Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Huracanes Luchar y convivir con la furia Hasta ahora, el Dean ha sido el más devastador de la temporada. Los ciclones tropicales suelen asolar, entre junio y noviembre, el corazón tropical del Atlántico americano, un paraíso que se torna en infierno POR PEDRO TOUCEDA unque no es la única parte del planeta que los padece, el paraíso del mar Caribe se convierte de junio a noviembre en un escenario surcado por diversos ciclones tropicales que causan a menudo desolación y muerte en numerosos lugares. El Dean y el Félix han puesto de manifiesto en las últimas semanas la pequeñez humana cuando la naturaleza desata su furia. Miles de turistas evacuados, decenas de muertos a su paso, un sinfín de viviendas destruidas. Convivir con la cólera de los huracanes durante meses resulta una lucha titánica en la que nunca se puede bajar la guardia. El doctor Michel Rosengaus, coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional de México, lleva años en el ojo del huracán. En nuestro centro ha habi- A do mucha tensión en las últimas fechas, aunque ésta suele quedar oculta por la gran cantidad de trabajo. Pero cuando termina el evento se siente una sensación de haberse bajado de un tren en marcha. Es entonces cuando se puede reflexionar sobre los aciertos y errores y, en ocasiones como la del Dean sentir tristeza por las víctimas habidas. Los horarios en las jornadas críticas suelen ser agotadores, pues llegan a hacer, con pequeños descansos, turnos que rondan las 72 horas. Pero las vidas que se salvan gracias a su labor son la mejor recompensa. Los pronosticadores que realizan el trabajo rutinario de emitir los boletines asociados con el estado del tiempo usual, son los mismos que hacen las tareas adicionales que requiere el seguimiento de ciclones tropicales. Este grupo está formado por 18 personas. Dependiendo de la distancia y dirección de avance del fenómeno, se emiten avisos para cada sistema cada 12 horas, seis horas, tres horas o, ya cuando está muy próximo a tierra mexicana, inclusive cada hora. La coordinación en esos momentos con otras entidades estatales resulta clave. Ésta se hace a través de la estructura del llamado Sistema Nacional de Protección Civil, que se ordena desde la Secretaría de Gobernación... También corre de nuestra cuenta la información sobre los ciclones tropicales para los noticiarios de televisión y un gran número de medios nacionales e internacionales. Trabajar en meteorología manteniendo la objetividad en esas condiciones de tensión y alarma es difícil. A cambio de esto, se crea un fuerte lazo de unión entre nosotros. Todos aquí intentamos mantenernos amables y corteses, pero 72 horas de turno Lazos de unión continuo afectan a cualquiera. Hasta ahora, en Puerto Rico no ha tocado este año ningún gran ciclón tropical, pero hace más de un lustro se puso en marcha Huracanes y casa segura una efectiva campaña para educar y prevenir a la población en el caso de peligro. En nuestro país ha pasado algo muy curioso en las últimas décadas- -cuenta Astrid Díaz, arquitecta, divulgadora y una de las promotoras de dicha campaña- Por muchos años existió aquí la idea de que nuestra isla estaba bendecida y un gran tubo divino se tragaba los huracanes. Pese a los antecedentes históricos que existían como el del san Ciriaco, que en agosto de 1899 dejó más de tres mil muertos esa idea estaba muy extendida en los 70 y los 80, pues durante bastante tiempo los huracanes habían pasado de largo. Entonces, cada vez que había una alerta, lo único que se aconsejaba a la El Iván (2004) retratado por el astronauta de la NASA Edward Fincke AFP En los 80, mucha gente en Puerto Rico compraba bebidas para fiestar en espera de los huracanes, ya que llevaban años pasando de largo... Hasta que nos asoló el Hugo