Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Un lío de vida sentimental Vilallonga Begoña fue su cuarta y última mujer, pero, cuando enfermó, volvió con su anterior esposa, Syliane. Sus relaciones con John, hijo de su primer matrimonio con Priscilla, fueron gélidas. Pero encontró al hijo perdido en Fabricio, vástago de Syliane POR TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO o soy la marquesa viuda dijo Begoña Aranguren a ABC tras la muerte de José Luis de Vilallonga, con quien estuvo casada desde 1999 a 2002. Su voz tenía el tono ácido que produce el orgullo femenino al ser herido y la detonación de la inflexibilidad de un carácter que desea reafirmar, más allá de una sonada separación y colosales batallas familiares, la condición inamovible de su estado civil. Mujeres ha habido y hay que, sabedoras de la existencia de una amante con la que compartir a su marido, han desatado su humillación en una frase: Tendrá a la que sea, pero yo soy la Catedral Sin embargo, no parece ser éste exactamente el caso de la periodista vasca, ya que hacía años que no convivía con Vilallonga. Cuando éste enfermó con seguro destino hacia la muerte, aceptó el ofrecimiento de su ex esposa Syliane Stella Morell- -contrajeron matrimonio en París en 1974, unión que se rompió en 1995- y, así, pasó el desmoronamiento de su salud en el hogar que Syliane había formado con Jorge Bascones, el hombre que había enamorado a la mujer, dicen que antes de su separación del aristócrata. A su muerte, acaecida en Mallorca el 30 de agosto, en unos días en los que lutos y cruces cayeron sobre varios personajes conocidos, siguieron unas jornadas de silencio en las que se dejó ver una familia dolorida. Pero no estaban todos. En la esquela que ABC publicó el pasado día 2 como recuerdo del Excelentísimo Señor Don José Luis de Vilallonga y Cabeza de Vaca, marqués de Castellbell, Grande de España, Officier de la Y Légion d Honneur, figuraban sus hijos, John y Carmen; su hermana, su cuñada, sus sobrinos, sus primos, la mayoría con títulos en su haber; Syliane Stella, Jorge Bascones, Fabricio Pastor... Begoña Aranguren no figuraba. También estuvo ausente del funeral celebrado el día 3 en Sant Antoni de Padua, en Barcelona. La cuarta ex esposa del marqués (o tercera si descontamos a Ursula Dietrich, con quien sólo estuvo casado tres semanas) dijo a esta periodista que, aunque muchos me insisten para que vaya, no voy a hacerlo No estoy dispuesta a aumentar el circo, aunque como creyente le diré una misa aquí, en Madrid Circos mediáticos aparte, Begoña olvidó que había participado en algunos, aunque esgrima que fue en defensa propia. La cuestión es que, durante la separación ella y él se dijeron de todo menos bonito. Pero Aranguren no lo tiene en cuenta y ante la muerte recuerda las palabras de su tío, el filósofo José Luis Aranguren, que afirman que la ética y la estética deben ir unidas Palabras que también aplicó en las ocasiones en las que llamaba a Syliane para pedirle que no expusiera más ante la Prensa a José Luis con un espantoso pijama gris, ni lo hiciera cuando ya no podía hablar ¡Con lo que él era! exclama dolida. Si a ella la familia del marqués de Vilallonga la ha dado por desaparecida, de reaparición repentina puede hablarse en el caso de John, hijo del primer matrimonio del marqués con la aristócrata inglesa Priscilla Scott. En declaraciones a ABC en abril de 2001, el padre dijo que no mantenía relación alguna con el primo- José Luis de Vilallonga besa a su esposa Begoña tras contraer matrimonio civil génito y que el niño le pidió a los 6 años- ¡ah la disciplina inglesa! que no lo besara. Pero aquel hijo perdido lo encontró en Fabricio Pastor, hijo del primer matrimonio de Syliane, que incluso dejó de relacionarse con su madre para volcar su capacidad afectiva en José Luis. Precisamente a Fabricio achacó Begoña el fracaso de su matrimonio, llegando incluso en una ocasión a denunciarlo por maltrato, por lo que fue condenado a pagar una multa. No extraña que se planteara la elección propia de estos casos: Él o yo El marido eligió al hijo. Con el paso del tiempo, la herida del desdén no había cicatrizado y Begoña escribió un libro, Vilallonga, un diamante falso que parecía una venganza que ella calificó de terapia La escritora acusó a Fabricio de manejar al hombre que lo reconoció como hijo, ya que sólo actuaba como manager y administrador. Arangu- A. BALLESTEROS ren, no obstante, basó su justificación en que ella también tiene hijos y no estaba dispuesta a que prevaleciera, con el tiempo, la imagen que de ella dieron otros. La periodista conoció al aristócrata en 1964, aunque el amor hizo acto de presencia durante el rodaje de la serie de televisión Epílogo en la que el entrevistado sabe que el programa se emitirá después de su muerte. En el plató en el que conversó con Vilallonga quedó fascinada por su planta, por el hombre que le pareció el más bello de entre todos los que había conocido, a lo que había que añadir su cultura, su inteligencia, su sentido del humor. Pero está demostrado y constatado que el amor obnubila y, al desaparecer, lo que fueron méritos van a dar al cajón donde se enredan las piezas del fracaso. (Perfil de José Luis de Vilallonga en páginas siguientes)