Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Luis Miquilena PADRE DE LA CONSTITUCIÓN DE 1999. ANTIGUO MENTOR POLÍTICO DEL PRESIDENTE VENEZOLANO La patria está en peligro. Chávez busca la dictadura LUDMILA VINOGRADOFF CARACAS. El ex presidente de la Asamblea Constituyente, Luis Miquilena, de 88 años, es el padre de la Constitución de 1999, que el presidente Hugo Chávez pretende cambiar para perpetuarse en el poder. También fue su ministro de Interior, hasta que en 2002 se distanció de su gobierno. No niega ser el papá político del comandante cuyo doble juego y talante autoritario, no percibidos por él al principio, causaron su distanciamiento. Hoy pide con toda urgencia que los venezolanos rechacen el proyecto dictatorial del mandatario. ¿Cuándo y por qué empieza a distanciarse usted de Chávez? -Desde el mismo momento en que toma el camino de la arbitrariedad y de violar la Constitución. Iba por el despeñadero antidemocrático. Me di cuenta de que era un farsante y un autoritario. Allí comenzaron mis desavenencias con él, que se fueron profundizando y agravando. A tal punto que en una oportunidad le pedí una reunión trilateral con Fidel Castro, que duró cuatro horas. ¿Y qué dijo Castro? -Fidel estuvo de acuerdo conmigo. Dijo que en Venezuela no estaba planteada una revolución de ese tipo. Nunca como la cubana. Eso fue en la isla de Margarita, cuando se celebró la Cumbre de las Américas de 2002. Chávez me propuso que continuara con él, pero yo no quería. Incluso llegó a ofrecerme la Embajada en Estados Unidos, pero la rechacé. -Tras cinco años de silencio usted reaparece de repente pidiendo perdón a Venezuela. ¿De qué se siente culpable? -Mis disculpas fueron por hacer uso de mi referencia personal para alertar contra el proyecto de Chávez de cambiar la Constitución, con lo que no me siento identificado. Había mantenido silencio esperando ver el desarrollo de los acontecimientos para no andar a cada rato en los medios repitiendo lo mismo. ¿Chávez ha cumplido alguna vez la Constitución actual? -Jamás. En la práctica no ha hecho sino violarla sistemáticamente. ¿Y qué pretende? -Legalizar sus tropelías y arbitrariedades, es decir, la violación continua a la ley. ¿Por qué pide rechazar su proyecto de reforma constitucional? -Porque pretende eternizarse en el poder mediante la reelección indefinida, concentrar en sus manos todos los poderes, como el judicial y electoral, y todos los recursos financieros y monetarios del Banco Central y Petróleos de Venezuela. ¿La reforma se aproxima al modelo cubano? -No copia la revolución cubana, parece más bien un minestrón, incluye también una hoja de parra para aparentar un viso democrático. Se basa en un autoritarismo y centralismo a ultranza por parte del Ejecutivo. Con su proyecto desaparece la propiedad privada, le pone unos elementos de engañifa y unos señuelos atractivos de contrabando como la reducción de la jornada laboral a 36 horas y el fondo social para los trabajadores informales, que no son materias constitucionales en ninguna parte del mundo sino de la legislación laboral, con lo que sigue engañando a los pobres. ¿Cómo va a impulsar esta contrarreforma, por llamarla de algún modo? -No estamos en presencia de una reforma, sino de una nueva Constitución, que cambia totalmente la anterior. Se pone al margen de todos los principios y valores democráticos. Mi llamamiento al país y al mundo no tiene como objetivo agrupar en torno a mi nombre un proyecto político. Están en juego la democracia y las libertades. La patria está amenazada. Todos debemos unirnos para que se abran los ojos frente al peligro que significa el proyecto de Chávez, que es instaurar una dictadura en Venezuela. ¿Ratifica que Chávez es el principal responsable de la corrupción? -Por supuesto. Cuando estaba al frente del Ministerio de Interior me di cuenta de su liberalidad y del relajo moral con que manejaba los recursos y fondos públicos. Por eso me fui. ¿Le consta que Chávez financia a políticos de Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Colombia y otros países? -Mientras yo estuve en el poder le puedo garantizar que no ocurrió. Actualmente lo está haciendo de forma descarada, como es el caso del maletín de 800.000 dólares descubierto en la aduana de Argentina. Ya Chávez no tiene escrúpulos para disimular la corrupción. Maneja al país como si fuera su hacienda particular. ¿Qué pasará si Chávez impone su proyecto? -Hasta ahora todo indica que lo va a imponer a troche y moche debido a la estructura electoral fraudulenta y al uso abusivo y clientelar de los recursos públicos. La oposición no está en condiciones de llegar a todo el país para concienciar sobre lo dañino del proyecto chavista. ¿Entonces ve a Chávez más allá de 2013 cuando finaliza su mandato actual? -Esto puede durar poco o extenderse. Lo seguro es que no tiene visos de perdurar en el tiempo. Creo que viviré lo suficiente para ver el desenlace de este drama y haré todo lo posible para que salgamos de esta pesadilla. Luis Miquilena se siente muy defraudado por el autoritarismo de Chávez AP