Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Chávez muestra las dos versiones de la Constitución venezolana. La actual, de color azul, en la mano izquierda, y la que debe ser aprobada, de rojo, como todo su atuendo el Gobierno recupera el control de la primera empresa del país. Desde 2003, Chávez se radicaliza en su antiamericanismo y en su revolución socialista, cuya exportación fomenta a base de petrodólares. Supera el referéndum derogatorio de 2004. Vence en las elecciones regionales de ese mismo año. Arrasa en las legislativas de 2005 (a las que no se presenta la oposición) Vuelve a ganar en las presidenciales de 2006. Cierra cadenas de televisión, expropia latifundios... Hoy, con todo el poder en sus manos, se prepara para perpetuarse en él. Pero, quizá nunca le haya abandonado el sueño de ser una gran figura de las grandes ligas. Ahora, que ni siquiera puede jugar una pachanga, tal vez aún se vea en sus sueños sin la boina roja en la cabeza, sino con una careta de catcher cubriéndole el rostro, sonriente... (Entrevista a Luis Miquilena en página siguiente) AFP LA CORRUPCIÓN CONSENTIDA Chávez nunca ha ocultado sus verdaderas intenciones: un asalto al poder, a todo el poder, vestido de legalidad s La cuestión es querer o no querer verlo MANUEL ERICE l entonces ministro de Educación de Chávez, Aristóbulo Istúriz, de origen cubano y castrista, aparentaba convicción cuando nos espetó a un grupo de periodistas, hace un año en Caracas: No tengan ustedes duda. Venezuela va camino de un régimen de orientación comunista No será por no insistir. Pese a que el propio Castro siempre ha alertado a Chávez del artificio de implantar en Venezuela con petrobolívares lo que su revolución originó en la isla de forma natu- E ral el mandamás venezolano no ha parado de avisar. Con el fantasma del enemigo externo- -el imperio- -y con robinhoodismo interno- -dinero de los ricos para los pobres, a fondo perdido- Chávez pretende alcanzar la última estación: la dictadura. Nunca lo ha ocultado, y menos desde que su Parlamento monocolor (por renuncia errática de la oposición, sí) le otorgara plenos poderes. Y ahora toca la Constitución, el vestido legal para embutirse el totalitarismo. Lo dice- -lo grita- en estas páginas, su arrepentido mentor político y padre de la actual carta magna, Luis Miquilena. La alarma no suena sólo por la deriva de un régimen cada vez menos libre y más corrupto. Chávez mantiene su imagen limpia con la táctica de cambiar de ministros como de casaca, pero no puede ocultar tan fácil el creciente abuso en todos los rincones del país. La alarma ensordece cuando se escucha o se lee defender el régimen y diluir el abismo que hay entre el socialismo de Chávez- Evo y el de Lula- Bachelet, por simplificar. Un miembro del PSOE me decía hace poco que la teoría de los dos modelos de socialismo Las dos izquierdas de obligada lectura) desarrollada por el ex guerrillero comunista venezolano Teodoro Pettkoff, es desconocer la realidad iberoamericana. Es mejor acomplejarse y taparse los ojos.