Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 9 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política El centro o ha acertado el PP este verano, y le va a ser difícil a Rajoy mantener la escasa distancia que le separaba del PSOE hace unos meses si no toma medidas para cambiar la imagen actual del partido. Zapatero ha vuelto a cogerle delantera, ha reaccionado con inteligencia cuando parecía mortalmente herido tras las municipales y autonómicas y el PP, en cambio, ha entrado en una dinámica de la que no puede salir nada bueno. El espectáculo veraniego de puñaladas traperas ha sido como para que Rajoy entre en Génova firmando cartas de cese, con algunos de sus colaboradores más cercanos dando ejemplo de irresponsabilidad manifiesta dejándose llevar por rencillas personales y por afán de protagonismo, mientras otros dirigentes volvían al mensaje ultraderechista que tanto daño ha hecho al PP y que siempre ha sido un filón para Zapatero y Blanco a la hora de descalificar al adversario. Y mientras eso ocurría en un PP que tiene que replantearse cómo encarar los seis meses previos a las generales, Zapatero se apuntaba a la moderación y a la aparente cordura después de tanto disparate. Sabe el presidente que sólo ganará si consigue captar voto de centro, ese centro que había abandonado. Pues bien, se ha puesto a la tarea, y para su satisfacción comprueba que ese espacio lo ha dejado el PP absolutamente vacío, a disposición del primero que quiera ocuparlo. El centrismo de Zapatero va a durar menos que un pastel a la puerta de un colegio si vuelve a ganar. Estos cuatro años de gobierno han servido para conocer perfectamente cómo se mueve y cómo actúa el actual presidente de Gobierno. Pero el problema pa- N ra Rajoy no es lo que haga Zapatero después de ganar, sino si él, Rajoy, es capaz de impedir que Zapatero vuelva a gobernar. Y sinceramente, si no mete mano a la maraña que vive el PP actualmente, Zapatero tiene todas las papeletas para hacerse nuevamente con el triunfo a pesar de que hace nada Rajoy tocaba la victoria con la punta de los dedos. No quiere cambiar su equipo y en su derecho está de no hacerlo. Rosa Díez encabeza un proyecto que podría restar votos al PSOE... pero también al PP TELEPRESS Pero sí puede exigir a ese equipo seriedad, rigor, que cumpla la estrategia que él marca y que aparquen las discusiones de tono ínfimo a las que se han dedicado este verano. O Rajoy ejerce su autoridad y lleva adelante sus planes, o ya puede ir pensando en releer los textos con los que aprobó las oposiciones a registrador de la propiedad. Nunca un presidente de Gobierno le había puesto más fácil a un líder de la oposición ganar las elecciones, y nunca un líder de la oposición había contado con un partido menos dispuesto a trabajar seriamente para ganar, y más dispuesto a cometer todos los errores prohibidos, desde abandonar el espacio político en el que podían cosechar votos, hasta empezar con rivalidades personales que siempre, pero siempre, acaban pasando factura. Y a todo esto surge una nueva formación, la que apadrinan Savater, Martínez Gorriarán y Rosa Díez. Tiene gancho, credibilidad y capacidad de hacerse notar. En el PSOE la infravaloran y hacen mal, si llegan hasta marzo pueden arañar votos de la izquierda. Pero que no se confíe Rajoy, también le pueden arañar votos al PP. Porque hay mucha gente que ha votado PP y no se siente de derechas, pero en Rajoy encontraban mensajes acordes con sus ideas de centro. Gente que cuando ve el protagonismo que se da en el PP a ciertos personajes absolutamente ultras, cuando ve las salidas de tono en la crítica al PSOE, las frases desabridas y las peleas entre compañeros del mismo partido, sencillamente miran hacia quienes acaban de aparecer en escena con otro planteamiento político y vital. Vital. Porque la manera de defender las ideas es tan importante como las propias ideas.