Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 9 07 EN PORTADA Madre Teresa La noche oscura (Viene de la página anterior) Varios expertos en teología consultados por D 7 subrayan cómo, en realidad, la denominada oscuridad o noche espiritual afecta al sentimiento de la fe, y no a la fe en sí, que se mantiene firme a pesar de esos sentimientos De hecho, siguiendo el Catecismo de la Iglesia católica, se puede comprobar cómo esta noche oscura ha afectado, en mayor o menor medida, a hombres y mujeres de Dios en todos los momentos de la Historia, desde Abraham hasta la Virgen María, pasando por Santa Teresa de Lisieux, San Pío de Pietrelcina o Santa Teresa de Jesús. Así, el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, aseguró esta semana que el vacío interior sufrido por Teresa de Calcuta es algo muy conocido en la tradición cristiana al tiempo que afirmó que el contenido de estos escritos, precisamente, agigantará más aún su figura Sin duda, el más conocido es San Juan de la Cruz, quien dejó escrita su convicción de que, en estas noches oscuras del alma el fiel no se aleja de Dios, sino que, al contrario, parece como si se hu- biera acercado demasiado Tampoco hay que olvidar cómo el mismísimo Cristo, el hijo de Dios, en el Huerto de los Olivos, sintió ese abandono, al igual que el propio San Pedro. El padre Ángel García, presidente y fundador de Mensajeros de la Paz, convivió con Teresa de Calcuta durante muchos años. De hecho, fue el sacerdote que, durante los funerales, bendijo su tumba. En su opinión, las dudas de fe demostradas por la beata son normales. En realidad, todos los que trabajamos contra la injusticia y la miseria desde una óptica de fe, a veces nos sentimos tan solos y comprobamos tanta maldad que volvemos los ojos al Cielo... y en ocasiones tienes la sensación de que Dios está comunicando Para el sacerdote, saber de sus dudas engrandece su figura. Era, además de una santa, una persona de carne y hueso, que reía y lloraba como todos. Si a la mayor parte del mundo le asaltan dudas de fe en su vida cotidiana, imagina lo que le sucedería a Madre Teresa, rodeada de muerte, lepra, sida, abandono... En un próximo libro sobre su vida, el padre Ángel recuerda algunos vuelos compartidos con la beata de Calcuta, en los que la religiosa recorría los asientos para coger la comida que sobraba y dársela a sus monjas. Era una mujer extraordinaria, muy dura. Tenía una fuerza inmensa, pero yo la he visto discutir en persona con jerarquías civiles y eclesiásticas, y nadie se atrevía a quitarle la razón Por su parte, José Luis González- Balado sostiene que, pese a lo que muchos puedan opinar después de saber de la noche oscura de Madre Teresa, su recuerdo permanecerá vivo por décadas y por siglos. Madre Teresa fue, ya en vida, un personaje universal. Y resulta que, diez años después de su muerte, lo es cada vez más A veces, Dios comunica El mismo Cristo La gota de amor que llenó un océano Sé bien que lo que realizamos es menos que una gota de agua en el océano. Pero si la gota faltase, el océano carecería de algo proclamaba la religiosa en la década de los ochenta. Y lo cierto es que el legado dejado por Madre Teresa de Calcuta es, cuando menos, un gran mar de amor y solidaridad para con los más necesitados. A la muerte de la santa de los pobres las Misioneras de la Caridad eran 3.914, divididas en 594 comunidades esparcidas por 123 naciones. Tras el anuncio de la beatificación de Madre Teresa, la congregación disponía de 4.470 hermanas, dispuestas en 697 comunidades que realizaban su trabajo con los más pobres de entre los pobres en 131 países. Todo ello sin contar la rama masculina de la orden, que congrega a medio millar de religiosos, y a las decenas de miles de voluntarios que acuden a comedores, hospitales y escuelas gestionadas por las Misioneras de la Caridad. La obra de Madre Teresa se extiende por todo el mundo, al igual que su mensaje de compromiso hasta dar la vida por los olvidados, los oprimidos, los que no tienen nada. Desde la ciudad de la alegría a Nueva York, pasando por el propio Vaticano, Madrid e incluso Bagdad. Con Diana, en el Bronx, en junio de 1997. Ambas morirían en septiembre