Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 8 07 MOTOR Opel Agila Espíritu saludable Cuando entren en vigor los nuevos impuestos en función de las emisiones, coches como el nuevo Opel Agila obtendrán una categoría especial por su contribución ambiental y su función práctica POR P. DEL BRÍO E En el Agila, los pasajeros todavía se sientan altos y erguidos, pero la línea del techo se ha rebajado de forma dinámica y ahora forma una suave curvatura hacia la parte trasera. Con esta medida se ha conseguido rebajar el coeficiente aerodinámico y, en consecuencia, el consumo n el próximo Salón del Automóvil de Francfort, no sólo las grandes berlinas serán las protagonistas de certamen alemán. Esta vez tendrán que compartir portadas con coches mucho más modestos, como el nuevo Opel Agila, un automóvil eminentemente urbano que llega con el compromiso de superar a su primera generación, de la que se han vendido más de 440.000 unidades, quizá no demasiadas para el mercado global pero consideradas un éxito en un segmento muy difícil y competitivo, como el de los coches pequeños. En el próximo año, al menos en nuestro país, se comienzan a poner las cosas serias en materia de emisiones y por una vez parece que la medida es lógica, beneficiando a los modelos que menos gases emiten a la atmósfera y gravando más a los que más la ensucian. Coches como el nuevo Opel Agila, que no se venderá hasta el próximo año, comenzarán a verse con mejores ojos y no sólo porque su imagen sea en esta ocasión uno de los aspectos que más y mejor han cambiado en esta nueva generación del modelo alemán. El Agila siempre ha sido un coche muy práctico pero su estampa no era de las que cautivaban a primera vista. Opel ha realizado un profundo trabajo en este sentido para mantener las cualidades funcionales y mejorar notablemente su aspecto estético. En el nuevo Agila, los pasajeros todavía se sientan altos y erguidos, pero la línea del techo se ha rebajado de forma dinámica y ahora forma una suave curvatura hacia la parte trasera. Con esta medida han conseguido rebajar el coeficiente aerodinámico y, en consecuencia, el consumo. Este coche urbano es ahora 20 centímetros más largo (3,74 metros) y 6 cm más ancho (1,68 metros) pero también es 7 centímetros más bajo (1,59 metros) que su antecesor. Para mover este coche contará con tres mecánicas, dos de gasolina, que parten de un tres cilindros de apenas un litros y 65 CV y un 1,2 litros de cuatro cilindros y 86 CV Con el pri.