Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 8 07 VIAJES En cubierta, de charla, pero también de recitales y música: el trasfondo cultural del viaje se enriqueció esta vez con la presencia de los escritores en el Mir Ruta Xacobea De todos los itinerarios posibles para el Camino de Santiago, el más olvidado fue el primitivo de Palestina por mar hasta Iria Flavia, cerca del actual Padrón, y luego por tierra hasta Compostela POR MANUEL FRANCISCO REINA FOTOS LUIS VERA Caminos de Mar y Viento celtíbera reina Lupa, la reina loba asentada en la zona de Fisterra, acabara abrazando la fe del cristianismo, a pesar de ser acérrima defensora de las tradiciones paganas celtas, tras toda suerte de milagros, como la curación de su hijo y heredero de una ceguera de nacimiento cuando accede a dar posada al séquito de Santiago y su cuerpo. Para los que gustan de los lugares preñados de historia es preciso decir que, siglos antes, ya era un lugar visitado de manera iniciática por personajes como los emperadores Vespasiano, Trajano o Adriano, al reclamo de los mitos sobre aquel lugar donde se enclavarían los altares del sol celtas, reconvertidos en templo del dios Helios y Júpiter por los romanos, y donde, creían, se producía el fin del mundo, no a la manera del pensamiento medieval que suponía que los barcos caían en un enorme abismo plagado de mons- uchas son las rutas que se han dibujado sobre los mapas de Europa para realizar la ruta Jacobea desde que en la época sueva, en los siglos V y VI después de Cristo, se redescubriera la tumba del apóstol y, más tarde, se impulsasen las peregrinaciones a la misma en el S. VIII con Alfonso II el Casto, convirtiéndose, para toda la cristiandad, en lugar de bula y peregrinación casi obligada. De todos los itinerarios posibles, el más olvidado fue el primitivo de Palestina por mar has- M ta Iria Flavia, cerca del actual Padrón, y luego por tierra hasta Compostela. Según cuentan las tradiciones recogidas en el Códice Calixtino del siglo XI, llevaron las reliquias del santo varón desde el lugar de su muerte, en Jaffa, la actual Haifa, donde Herodes Agripa lo decapita en el año 44, por todo el Mediterráneo, hasta las costas españolas, tocando los puertos de la península Ibérica, bajo la dominación romana en tiempos del emperador Claudio. Recoge el códice medieval toda clase de prodigios, como que el barco no llevaba velas, y que la