Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Fresca como una lechuga l sentido del humor es uno de los dones menos habituales con el que los mortales somos premiados y, para mí, uno de los síntomas más evidentes de inteligencia o carencia de ella. Ya Santa Teresa de Jesús, mujer brava y pensadora fundamental, lo concretó en aquella maravillosa máxima que rezaba que un santo triste es un triste santo argumento que bien podría aplicarse a los intelectuales, habituados en confundir sus propias amarguras, frustraciones o incapacidades con la seriedad, lo que los convierte la mayor parte de las veces en unos tristes, pedantes insufribles, a los que la historia acaba desdeñando más pronto de lo que ellos creen. Por este motivo me gusta destacar las obras de autores que, gozando de todo el reconocimiento y prestigio de la crítica, además del de los lectores, que es el más complicado e insobornable, se lanzan a la arena de la sátira y el sentido del humor, con libros más frescos, y menos graves. El viaje de una hoja de lechuga es el título de la obra que se alzó con el galardón del II Premio Llanes, cuyo objetivo es potenciar el género de literatura de viajes, único en este sentido en el entramado inextricable de los premios nacionales de todo tipo y motivo. Ángela Vallvey es la autora de esta obra que, según el jurado: Es un libro de viajes bastante novedoso porque no se centra en la gastronomía y en la geografía, sino que ha hecho una especie de viaje emocional El jurado estuvo presidido por Fernando Marías, del que también formaban parte Rosa Regás, Pedro E Páramo, Pepe Monteserín, Luisa Castro, Marta Rivera de la Cruz y Eugenia Rico, así como Ramón Pernas, en representación de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, Silvia caldesa de Llanes, que decidieron otorgar por unanimidad el premio a un trabajo que conjuga humor y la capacidad de sorprender al lector En la primera edición del Premio Llanes resultó ganador el escritor sevillano Juan Eslava Galán, premio Planeta entre otros muchos en su dilatada trayectoria, con su obra Viaje a la costa de las Ballenas El libro de Ángela Vallvey es un desengrasado y divertido itinerario junto a sus protagonistas, por el valle de Alcudia, enclavado en la sierra Morena, lugar donde Miguel de Cervantes sitúa el episodio de los rebaños del Quijote en una irónica analogía de aquel pasaje con lo que los viajeros de hoy pueden encontrarse. El periplo transcurre hacia las ciudades y los pueblos muy literarios de la Mancha para, seguir las huellas geográficas del arte y la historia de lo que fue Castilla la Nueva en palabras de la escritora, en lo que es también un homenaje, según mi modesta opinión, a su tierra de origen. Así lo desvela ella misma cuando declara: Es un libro muy personal. Hablo de unos paisajes que, si no en mi infancia, lo cierto es que sí estaban en mi imaginación particular y ha merecido el interés de plasmarlo en un libro. Es un viaje emocional en el que introduzco a una parte muy pequeña de mi familia. Me resultó muy grato y placentero escribirlo Contra el demérito con el que algunos tachan la literatura de género, éste es un libro lleno de hallazgos y concebido con un sentido lúdico de la literatura, sentido en vías de extinción que nutre algunas de las páginas más gloriosas de la historia de la literatura. Estoy de acuerdo con su autora cuando asegura que este tipo de escritura para mí es la más seria de todas las literaturas. Los escritores satíricos en el fondo somos autores morales y hablamos de cosas importantes Una lectura más que refrescante, de una autora que sabe reírse de sí y de los demás, fresca como una lechuga, muy apetecible en momentos intelectuales tan propios de la ideología magra y la pura grasa cultural. Con la lectura de este libro me pasa como con su autora: incluso cuando no se está de acuerdo, disensión muy sana para no acabar siendo clones, la inteligencia adopta formas más suaves para el entendimiento, y el sentido del humor consigue tender puentes de amistad muy sólidos. No es poco en estos tiempos tan agresivos, encontrar una pluma tan bien dirigida por una mano con tanto talento. Pérez, flamante editora de Imagine, y Dolores Álvarez Campillo, al- JESÚS GARCÍA Economía Vuelo hacia la calidad mo Penn Central, hasta entonces la mayor empresa de transporte del mundo, se declaró en quiebra el 21 de junio de 1970, en Estados Unidos. Su incapacidad para pagar créditos demostró que la calidad del papel comercial de las grandes empresas resultaba incomparable a la del Tesoro americano, como muchos creían. Es una época de quiebras y el momento decisivo para que las empresas de rating emergieran como instrumento para conocer la calidad crediticia de los emisores de deuda. Existen referencias en los archivos de Time. com y en la Biblioteca de Economía de Espasa Calpe, en Mercados financieros internacionales un manual del 91 firmado por Emilio Ontiveros, Ángel Bergés, Daniel Manzano y La crisis financiera actual es mucho más sofisticada y asusta cuando se observa la onda expansiva de la primera burbuja del crédito global. Partícipes de fondos de las cajas rurales españolas aparecen afectados igual que grandes fortunas con sociedades instaladas en paraísos fiscales. Bancos de inversión americanos y entidades comerciales, minoristas y jubilados de la Baja Sajonia, que temen por sus ahorros. La UE ha situado a las agencias de calificación de riesgos como chivo expiatorio de la crisis de las hipotecas basura, cuyo embrión, la caída del mercado inmobiliario estadounidense, amenaza con una cadena de impagos en el mundo. En suma, un episodio de corrupción típica del sistema financiero. La fiesta de la liquidez trajo arrobas de endeudamiento que dieron lugar a la etapa más fructífera de operaciones corporativas L a Pennsylvania and New York Central Transportation Company, más conocida co- Francisco J. Valero. de la historia financiera mundial. Esa euforia de dinero fácil la auspició en principio la rebaja de tipos a mínimos históricos de los principales bancos centrales del mundo. Las autoridades monetarias aparecen también como presuntos culpables de lo ocurrido. El gurú Stephen Roach, de Morgan Stanley, así lo insinuaba esta semana en cnnmoney. com. Aunque ni las agencias de calificación ni los bancos centrales han cometido los quebrantos, a ambos se les atribuye haber mirado para otro lado. La legión de damnificados crece. Desde Bearn Stearns, a Goldman Sachs para saltar el charco- -por sorpresa- -en BNP, y por supuesto en la banca alemana. Las cajas germanas han prestado 17.300 millones al Sachsen LB, participado en un 37 por el Estado de Baja Sajonia. Alexander Stuhlmann, presidente del West LB, ha alertado del rechazo de las entidades extranjeras a aportar crédito a los bancos alemanes. Se teme un credit crunch Y esto no ha hecho más que empezar. 90.000 puestos de trabajo volatilizados en la banca americana. Dice el gurú de Omaha, Warren Buffett, en CNN que algunos de los damnificados reportan pura ficción: que están ajustando el valor teórico que resulta de sus modelos en lugar de ajustar el valor al precio real que por ello se paga en mercado. Por eso se vaticinan nuevos sobresaltos. En España, la CNMV pide ahora que se retraten los fondos que tienen exposición en activos de dudosa calaña. Por qué no lo hizo antes. Hay cajas rurales con fondos invertidos en paquetes que contienen créditos basura disfrazados de Santa Claus, igual que fondos de alguna cooperativa, de Caja Mar, de la Caja Laietana y de Caja Navarra. Muchos creían que invertían en activos de calidad. Ahí está el fiasco. Los inversores más conservadores pensaban que ponían parte de su dinero a salvo cuando estaban en manos de los especuladores. ¿Y qué hacían mientras tanto la CNMV y el Banco de España? Como en las grandes crisis, los reguladores no quisieron intervenir en el sistema cuando vieron que empezaba a oler a podrido, hace muchos meses, por que no vale con advertir, igual que las agencias de calificación saben qué significa el event risk el riesgo cambia. La crisis amenaza con golpear a la mayor economía mundial y contagiar al resto. En España nos coge con un ingente déficit por cuenta corriente que hay que financiar, un endeudamiento familiar galopante y el euribor casi en el 4,8 que habla de tipos más altos en septiembre. Es difícil volar hacia la calidad en estas circunstancias. Lo mismo que en los 70.