Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 8 07 CLAVES DE ACTUALIDAD La polémica surgía al demostrarse que las imágenes que ilustraban la expedición rusa eran, en realidad, de la película Titanic Posteriormente se comprobó que el error se debía a Reuters. Son cosas que ocurren en los medios de comunicación. Pensamos que esta campaña en contra de la expedición rusa se plantea de forma equivocada. Que se defina esta situación como una presunta carrera por la conquista del Ártico es erróneo, ya que debe solucionarse por medio de la cooperación internacional y no en forma de rivalidades entre países Alexander I. Kuznetsov EMBAJADOR DE RUSIA EN ESPAÑA El Derecho Internacional decidirá de quién es el Ártico TEXTO: EDUARDO SÁNCHEZ FOTOS: DE SAN BERNARDO ¿Cómo analiza la polémica surgida tras la expedición realizada por su país al Ártico? -No hay ninguna razón para que se pueda hablar de crisis como se ha planteado desde los medios de comunicación. Rusia tiene una experiencia de décadas en el Ártico. Éste es sólo uno más de los programas de investigación que se han realizado en los últimos años. Pero no hemos realizado una acción unilateral por varios motivos. Primero, el trabajo para reunir las pruebas de nuestras reivindicaciones está amparado por el Derecho Internacional. Segundo, nuestra labor es la misma que están llevando a cabo el resto de países árticos. Y, por último, siempre hemos colaborado internacionalmente en el campo científico. Si hubiera sido otro país no habría llamado tanto la atención, pero en los últimos tiempos se nos presenta ante cualquier conflicto como agresores. -Canadá ha anunciado que va a enviar nuevas tropas a la zona y que incluso construirá dos nuevas bases en el Ártico. ¿Podría militarizarse el conflicto? -No lo creo. En todo caso, debe haber una cooperación entre países. Hay reglas del juego que quedaron establecidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar en su artículo 76. En él se determina que la frontera exterior de la plataforma continental, la continuación submarina del continente, es de 200 millas. No se trata de un asunto de soberanía continental, ya que lo único que poseería el demandante sería la explotación de los recursos naturales de la zona. El problema es que no existe ningún precedente. Ocho países, entre ellos España, han presentado demandas para comprobar que su plataforma se extiende por encima de las 200 millas; la Comisión no aceptó esas reivindicaciones. Nosotros lo hicimos en 2001, pero El embajador Alexander I. Kuznetsov recibió a ABC en la legación rusa en Madrid las pruebas fueron entonces insuficientes. -La cordillera Lomosov puede aportar un poco de luz. Tanto Dinamarca como Rusia afirman que les pertenece. ¿Cuáles son sus pruebas? -Es muy difícil demostrar que las plataformas continentales de Rusia o de cualquier otro país ártico se toquen. Estamos reuniendo pruebas para demostrar nuestra propiedad. Hay que tener en cuenta que la función de la Comisión sobre el Derecho del Mar no es solucionar las disputas fronterizas entre países. Para ser reconocida la frontera, las funciones y derechos de cada uno primero deben ponerse de acuerdo los litigantes. ¿Se equivocaron los científicos al colocar la bandera, al olvidar la trascendencia internacional que podría tener este acto? -Es ridículo plantear esta cuestión. Cualquier explorador planta su bandera como un acto simbólico y no representa una reivindicación política. Cuando llegaron a la Luna, los americanos colocaron su bandera, pero eso no significa que forme parte de su territorio. Una cosa es lo que hacen los científicos bajo su propia legitimidad, y otra la campaña de propaganda llevada a un terreno negativo. -Con un 25 por ciento de las reservas de crudo, estará de acuerdo con que la importancia del Ártico trasciende el ámbito geográfico... -Por el momento la explotación no se plantea de forma práctica, sino en términos puramente jurídicos. ¿Cómo es posible hablar de explotación si el Derecho Internacional no reconoce todavía a ningún país la pertenencia del territorio? -El científico ruso Artur Chilingarov afirmó tras depositar la bandera que el Ártico es ruso ¿Suscribe estas palabras? -Los científicos pueden emitir cualquier tipo de opinión, pero esto no es reconocido por el Derecho Internacional. Su misión es reunir las pruebas. En nuestra opinión nos pertenece, pero esto tiene que ser reconocido.