Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Un restaurador trabaja en el friso de la parte oeste del Partenón antes de su traslado del viejo al nuevo Museo de la Acrópolis Atenas Las Cariátides hacen las maletas Los griegos cuentan los días para la apertura del nuevo Museo de la Acrópolis. Lo más emocionante será el traslado de piezas, como las Cariátides, en una operación tan controlada como llena de suspense TEXTO: BEGOÑA CASTIELLA detalle la forma de llevar a cabo una operación tan delicada. A principios de septiembre serán las Cariátides, las elegantes jóvenes que sostienen el templo Erecteión, las que bajarán al nuevo museo. Ya fueron trasladadas desde su palco original al viejo museo en 1979 (sustituidas por copias exactas) donde se las puede admirar en una cámara de ozono para detener su deterioro. Cada una de ellas pesa la friolera de 185 kilos y dada su edad- -nada menos que dos mil quinientos añitos- -hay que tratarlas con mucho mimo. Arqueólogos en vilo alta ya menos para que se inaugure finalmente en Atenas el nuevo Museo de la Acrópolis, situado cerca de la mítica colina que preside el Partenón. Y se está preparando, con un despliegue espectacular de grúas, poleas y técnicos de todo tipo, la bajada de las frágiles y valiosas esculturas de mármol y obras de arte expuestas hasta ahora en el Museo situado dentro del recinto arqueológico, para su F colocación definitiva en el nuevo edificio. Bien merecería un viaje poder contemplar la escalofriante escena de ese descendimiento de estatuas de mármol, que recorrerán 75 metros por los aires hasta llegar a la elegante estructura de hormigón y cristal de varias plantas, diseñada por el arquitecto suizo- francés Bernard Tschumi y su socio griego Mihalis Fotiadis. Un equipo de restauradores y técnicos estudian hasta el último En total se prepara el traslado de trescientas esculturas y más de cien cajas con todos los tesoros mediante tres grúas y un tiempo de descenso calculado en dos horas y media para cada caja o escultura, es decir, cuatro al día. Un largo y dedicado proceso que estará vigilando toda la comunidad arqueológica internacional. Al fin y al cabo, la Acrópolis es uno de los monumentos cuya restauración es considerada modelo en Se prepara el traslado de trescientas esculturas y más de cien cajas repletas de tesoros arqueológicos bajo la supervisión de expertos internacionales el mundo; los arqueólogos griegos eligieron hace muchos años revelar y compartir todos sus estudios y avances con el resto de sus colegas internacionales. ¿Y el resto de Atenas? Bien, gracias, esperando la invasión de turistas que, por lo menos ahora, con las infraestructuras legadas por los Juegos Olímpicos, sufren menos. El aeropuerto es moderno y está bien comunicado por metro, suburbano y autobuses, que cumplen- -milagrosamente- -los horarios establecidos; el puerto del Pireo está adecentado y es más fácil encontrar los barcos que llevan a las islas. Y el metro funciona y cada año inaugura nuevas estaciones (parte de su prolongación está ahora en manos españolas, de constructoras como FCC y de tecnología avanzada, como Indra, para el billetaje) Y las carreteras, para quien sea valiente y se atreva a conducir en Grecia, están mejorando, en parte también por importantes consorcios de constructoras españolas. Si se lanzan, encontrarán fuertes emociones, mucho ruido de claxon y adelantamientos por la derecha y por la izquierda sin respetar señal alguna. Menos mal que luego los conductores se sientan, pacíficamente, en una terraza a disfrutar del día tomando la bebida nacional del verano, el frapè (batido helado de Nescafé)