Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE ESLOVENIA ABC N HUNGRÍA AUSTRIA ITALIA Hodos Celje Bovec Liubliana Novo Mesto CROACIA 0 40 Km Datos útiles Cómo llegar: Adria Airways (www. adria- airways. com) ofrece vuelos directos a Liubliana desde Barcelona y Madrid. Alojamiento: El hotel Union (Miklosiceva, 3) es una buena opción. Para fans del diseño: Celica (Metelkova, 8) En Idrija, Kenda Manor tiene el encanto de un antiguo palacete. Comer: Chez Eric (Mestni, 3) en Liubliana, ofrece comida tradicional con acento francés. Los aires italianos se condensan en Cubo (Smartinska, 55) Para sentirse como un esloveno, Pri Skofu (Recna Ulica, 8) Información: www. slovenia. info Puente sobre el Liublianica en el centro de la capital eslovena identificarse con los nuevos cuando asuma la Presidencia de los 27 en el primer semestre de 2008. La pujanza económica sonríe al país, y eso se refleja en su apertura al exterior y su turismo, donde el español crece a pasos agigantados. Y algo mágico debe tener Eslovenia con el número tres: tres son las franjas y colores de su bandera- -con los tres picos del Triglav y las tres estrellas, un símbolo que se asocia a la independencia; tres los aceites de su variada cocina (el de oliva, el de girasol y el de calabaza) y tres las orquestas filarmónicas, la más antigua- -asentada en la capital- la eslovena, de la que fueron miembros honoríficos figuras de la talla de Haydn, Beethoven o Brahms, y que llegó a estar dirigida por Gustav Mahler. Cualquier recorrido por este país debe partir de Liubliana, la ciudad que, según la leyenda, fue fundada por los Argonautas tras haber robado el Vellocino de Oro. Y aunque resulta romántico pensar que fue Jasón el que expulsó de lo que era una laguna al dragón que hoy es símbolo de la ciudad- -lo que de algún modo la hermana con Barcelona, con la que comparte a San Jorge como patrón- se tiene constancia de que sus primeros asentamientos datan de hace más de 6.000 años. Como Madrid, Liubliana, en una depresión montañosa, es una de las pocas capitales de país en Europa que no está bañada por un río principal, sino por un afluente, el Liublianica, lo que no le resta ni un ápice de encanto. La ciudad es barroca y neoclásica en su centro, acaparado por la plaza de Preseren, el Ayuntamiento y la Catedral de San Nicolás; bulliciosa en su mercado al aire libre; altiva desde la atalaya de su castillo medieval; romántica en cada uno de sus puentes- -el de los Dragones, el de los Zapateros, el de Trnovo y, por supuesto, el Triple- alternativa en la zona de Metelkova; joven- -un 25 por ciento de su población lo conforman estudiantes- -en las terrazas que toman las dos orillas del río... Al arquitecto Joze Plecnik, del que ahora se cumplen cincuenta años de su muerte, el tercer héroe local, se debe su entrada en la contemporaneidad. Él la dotó de su trazado más moderno después del terremoto de 1895, y le regaló muchos de sus monumentos más significativos: la imponente Biblioteca Nacional; el Mercado Cubierto, que sigue la curvatura que le impone el Lliublianica; el Teatro al Aire Libre y la Escuela de Diseño, de aires medievales; la columna de Napoleón; alguno de sus puentes más bellos y hasta el cementerio. El hecho de encontrarse en el centro y ser la ciudad principal de un Siglos de piedra El dragón es el símbolo de la ciudad país tan pequeño hace que todo esté a tiro de piedra. A una hora hacia el suroeste, la costa, 42 kilómetros donde Eslovenia se funde con el Adriático y hace más evidente su vocación mediterránea, con enclaves imprescindibles en las ciudades de Koper, Piran y Portoroz (nombres de tres en tres) A medio camino, Idrija, un encantador pueblo cuyas minas de mercurio llegaron a ser las más productivas de Europa- -con el permiso de las de Almaden- -y que ahora ofrece sus paisajes y su tradición ligada a los antiguos bordados. Hacia el sur, los famosos caballos de Lipica, emparentados con los purasangre españo- les introducidos por los árabes en nuestro país. Hacia el noreste, Maribor, la segunda capital. Y hacia el norte, los Alpes, con parada obligatoria en Velika Planina, una estación de esquí preparada para el senderismo y con uno de los asentamientos de pastoreo más antiguos del país, con sus construcciones de forma circular y tejado a dos aguas, y en las que convivían hombres y animales Tres últimos consejos: Déjese seducir por los vinos de este país- -los terranos son una buena opción- -y acompáñelos con el tradicional prsut un jamón curado emparentado con el prosciuto italiano; disfrute en la capital de sus zonas verdes: la bajada a pie desde el castillo, el encanto del parque Tivoli o los huertos de Trnovo, cuyas propietarias- -las más que conocidas trnovcanke o señoras de Trnovo -continúan vendiendo los productos que cultivan en el mercado al aire libre de Liubliana; y atrévase a aprender algunas palabras de este idioma endiablado- -que incluso cuenta con una forma especial en los verbos cuando nosotros se refiere sólo a dos personas- -y entrará en contacto con el calor de este pueblo, más cercano al nuestro de lo que pueda parecer a simple vista. Mar Adriático Cerknica