Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 8 07 OPINIÓN Lección del maestro ara el verano navarro- catalán y el otoño caliente que se prepara, una sugerencia de Tocqueville: Es a la vez necesario y deseable que el poder central sea activo y potente. No se trata para nada de hacerlo débil e indolente, sino solamente de impedirle que abuse de su agilidad y de su fuerza P Heroica viudedad la viuda de Arafat, la acaudalada Suha, le han quitado la nacionalidad tunecina. Cosas de negocios. Se le supone ahora en Malta, con un cuñado del presidente de Túnez. Al tomar Hamás posesión de Gaza, el uniforme militar de Arafat desapareció de su antigua casa. Acaba de venderse por unos cincuenta dólares, por un puñado de dólares. Nuevos rumores sobre su envenenamiento, sobre anticuerpos en la sangre. Y tan simpático que les caía a los líderes de la izquierda europea, como Castro. Mojitos, mesa en Tropicana cenas de madrugada en Ramallah, la pistola sobre la mesa, los fondos europeos en Suiza. Se iba a verle en peregrinación, se comentaban sus confidencias: las modulaba según su conveniencia y según la importancia fáctica de su interlocutor. Tanto cinismo dejó a los palestinos en un callejón polvoriento sin salida. Nadie le añora; ninguno de aquellos peregrinos de la izquierda europea rectifica. Fue más práctica su joven viuda. A El verano es una época ideal para aprobar asignaturas pendientes en cuanto a lecturas... o improvisar sobre la marcha VICENTE VICENS LA SEMANA EN UN BLOC Ni un sí ni un no os políticos como Zapatero llegan donde llegan porque suelen decir siempre que sí. ¿Ha sido Navarra el primer no conocido y explícito de Rodríguez Zapatero? Fue clamoroso su sí Venid y vamos todos -al nuevo Estatuto catalán al que luego pasó la garlopa. Al acecho de los ritmos electorales, lo que Zapatero tenía apañado con la decisión navarra se le puede colar por la taquilla de los trenes de cercanías en Cataluña. Son inasequibles a la demoscopia los bosques humanos de verano. El método Zapatero empapa el terreno poniendo cara de sí de puertas afuera y cortando cabezas de puertas adentro. L ahí platican cuando llega la noche azulada. Pasan las gacelas del verano con sus prendas posthippy de hilo y un rastro de loción repelente de insectos. Los dos amigos las miran, devoran una hamburguesa cartilaginosa, hablan de cosas fortuitas. Pasiones ocultas uien tiene la suerte de que la pasión de leer le sea a la vez un deber profesional conoce ese generoso y afable tempo de la lectura veraniega. Ahí están los libros que uno se lleva para leer en vacaciones- -una lista rehecha mil veces in mente -para que luego el azar disponga. En la papelería del pueblo de montaña o en el quiosco de la playa de repente está la tentación de esos libros que ya no pensábamos leer o que prácticamente ignorábamos: el detective sofisticado de autor ya en el olvido, la pequeña memoria de un político perdido en un cruce de la Historia, un clásico mal traducido y en edición medio descolada. Si uno había programado leer sobre la España actual, acaba zampándose libros sobre la segunda guerra mundial; si se iba a leer la última narrativa hispánica, lo que lea serán relatos románticos de horror y si se llevaba algo de Gunter Grass la lectura venturosa será Los tres mosqueteros No se oponga el lector a esas mudanzas porque casi siempre serán lectura que nunca se olvida. Q VALENTÍ PUIG Tabasco a la tempura iempre nos toca un vecino gastrónomo en la piscina comunitaria. Está muy orgulloso de su quehacer culinario pero en realidad lo que le gusta no es cocinar sino leer historia de la gastronomía. No me sorprende porque he conocido a varios afamados expertos en gastronomía que tenían un paladar de uralita. De todos modos, han pasado a estado gaseoso aquellos tiempos en los que la crítica gastronómica era una forma de literatura. Este año, el vecino gastrónomo está en vena cronológica y se le oye todos los días contando que el primer donut se horneó en 1947, que la primera hamburguesa es de 1904 o que el queso lleva en el mundo desde el año 5000 antes de Cristo. Lo sustancial es que con el material para inflamar el carbón de su barbacoa cualquier día nos va a intoxicar a todos. Ah, sí, la pizza es de 1519. vpuig abc. es S Escenas de verano e llaman Ricardo Jesús y tiene el guapo subido de esos jóvenes galanes de culebrón venezolano con botas de montar y gruesa mamá aspirante a matriarcado. Al final resulta ser el encargado de las tumbonas de la playa, superbronceado, seductor que se finge un poco canalla, becario de ciencias de la información. Su amigo del alma- -Luismi- -es un vigilante de la playa, más enclenque, con perilla, experto en ligar secretarias teñidas que no llegan a tiempo para colocar la toalla en la arena. En general, ni estudia ni trabaja: ve pasar la vida. Colegas de verano, L