Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 8 07 VIAJES Sapa El paraíso de las mujeres nube Miles de turistas visitan cada año Sapa (Vietnam) en busca de las tribus que habitan los valles contiguos formando un extraordinario mosaico de colores, costumbres y estilos TEXTO Y FOTOS: FRANCISCO LÓPEZ- SEIVANE e la estación central de Hanoi sale cada noche un tren con destino a Lao Cai, la última población en el norte de Vietnam a la que llega el ferrocarril. Enganchados al larguísimo convoy, las dos unidades del Victoria Express relucen como joyas entre el resto de los viejos vagones. Están reservados a los clientes que se alojarán en el exclusivo Hotel Victoria de Sapa y tienen todo el aire decimonónico del legendario Oriente Express Una de las unidades es un elegante vagón restaurante y la otra un coche cama con todas las comodidades, así que el viaje de apenas ocho horas se convierte en una agradable experiencia. A pesar del lujo, el Victoria Express se balancea y traquetea como los tre- D nes de antes, meciendo a los pasajeros en sus literas. El ambiente en el vagón restaurante es de fiesta. Las voces, risas y brindis de un grupo de vietnamitas, camaradas divirtiéndose a su manera en viaje de incentivo, rompen el silencio habitual. Unos pocos extranjeros, los viajeros más habituales, los observan sin complacencia y se retiran temprano, dando la impresión de que huyen del jaleo para refugiarse en la intimidad de sus cabinas. En Cao La nos recibe por la mañana un auténtico diluvio. Todavía queda una hora de camino en coche por una serpenteante carretera de montaña antes de llegar a Sapa. Pero en las montañas de Hoan Lien, que los franceses denominaban Alpes Tonnkineses, las trazas de la civilización se desvanecen entre la sempiterna nie- bla que las cubre y el viaje transcurre entre nubes grises de algodón que velan el paisaje. Por fin, llegamos a esta curiosa ciudad, asentada a mil seiscientos metros de altura y rodeada de crestas y picachos. Hasta la llegada de los franceses no era más que un mercado tribal, un abrigado cuenco donde las numerosas tribus de los alrededores se encontraban para comerciar, pero su clima fresco lo convirtió en un buscado balneario de montaña donde los galos podían huir del calor asfixiante de la llanura. Que nadie se engañe, Sapa no es un apacible y bucólico valle de altura, sino un paraje abrupto, erizado de colinas afiladas como dientes de tiburón, donde los jirones de niebla dejan ver sólo por momentos la sobrecogedora belleza de un paisaje ciertamente dramático. Las viejas casas francesas encastradas en las laderas de los morros dan un extraño toque señorial a esta población en la que sólo se puede subir o bajar, ya que, aparte de la elegante laguna y sus riveras, todo es una suce- Paisaje impresionante Un campesino, bajo la lluvia, trabaja en su bancal, con el fondo del valle En las montañas de Hoan Lien, que los franceses denominaban Alpes Tonkineses, las trazas de la civilización se desvanecen entre la sempiterna niebla