Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Contador (arriba) ha celebrado el triunfo de su primer Tour. Alonso REUTERS (izquierda) es el último pionero del deporte español, al abrir la puerta de la F- 1. Gasol (derecha) sigue demostrando su calidad en la NBA (Alonso) la Honda (Pedrosa) la Aprilia (Lorenzo) y las bolas de golf (Sergio) no pueden doparse. Es la política del avestruz. Países que tapan los ojos de sus crisis ensuciando triunfos ajenos. Una cruzada encabezada por la política y la prensa de un estado, Francia, que no celebra un Tour desde 1985 (Hinault) Que no observa un triste tenista al que animar en Roland Garros en busca del trofeo que un mallorquín ha patentado para su isla. Es la desesperación de una actuación que intenta esconder que el primer galo clasificado en el Tour 2007, Goubert, acabó en la vigésimo séptima posición, a una hora, seis minutos y treinta segundos del niño de Pinto. De una filosofía- -a la que se ha sumado Alemania- -que desea olvidar que no hay un Becker que echarse a la raqueta desde que Boris la colgó. Mientras tanto, esos morenos del sur, hasta hace no mucho temporeros con maleta de cartón, brindan por sus días de vino y rosas en F- 1, en motos, tenis, ciclismo, baloncesto, golf, balonmano, hockey sobre patines, enduro (Cervantes) y trial (Raga, Cabestany, Bou y Laia Sanz) Aquellos antiguos emigrantes comieron en la Europa del Plan Marshall y ahora, sus hijos, ingratos, dejan al continente sin cava. Estas son las pruebas del delito. Si no es Nadal, es Lorenzo. Si Balonmano, hockey y enduro Jorge falla una vez, gana Pedrosa. Cuando menos se espera, Sergio García aparece para poner la bola en el hoyo como un Guadiana de talento. Alonso, para colmo, deja a España sin aperitivo desde hace tres años, toda una desgracia para bares y cafeterías. Por los montes, Bou aprieta a Raga y Cabestany en el trial masculino, un motociclismo artístico cuya faceta femenina domina Laia desde hace siete años. Cervantes, entre el barro, los emula en el enduro. Y el remate inaguantable es que en los grandes eventos de selecciones también abusamos. Si los jugadores de hockey sobre patines y de balonmano cantan el himno sin letra con sus equipos, lo repiten con la camiseta nacional. El postre de la fiesta es que a Gasol y compañía se les ocurrió conquistar el Mundial de baloncesto y ahora piensan adjudicarse el Europeo. El sprint final es que Pereiro se apuntó el Tour 2006, a falta de su reconocimiento, y Contador le ha relevado. La prórroga de este panorama es que futbolistas como Torres se convierten en la atracción del mercado con su traspaso al Liverpool. El planeta Tierra no se que- AFP jará en este campo: los Mundiales y las Eurocopas de fútbol se los dejamos a los demás. Pero el mercado del balón también lo encabezan los clubes españoles. Es insoportable. Vayamos por orden. Alonso siempre arranca primero. Santana, Blume, Haro, Ángel Nieto y Ballesteros fueron hombres que abrieron puertas desconocidas en los años sesenta. Cuarenta años más tarde, Alonso (Oviedo, 29- 7- 81) puede decir con orgullo que en el siglo XXI rompió moldes que parecían imposibles. En un país sin solera en la F- 1, el asturiano ha sido, como Nieto, autodidacta. En 2005 consumó el primer título español en la F- 1, preludio de un doblete que será triplete si Ron Dennis no decanta su favoritismo por Hamilton. Rara avis en la prensa internacional, la calidad del asturiano no se discute. Es la excepción que confirma la regla. Los ataques provienen de los tabloides de Fleet Street y se De Santana a Alonso El éxito de Gasol ha potenciado la apertura de la NBA al baloncesto europeo y Navarro es el último ejemplo; en trial somos los reyes, con Raga, Bou, Cabestany y Laia Sanz basan en su rivalidad con Lewis. Es su propio equipo, McLaren, el que le mueve la silla para que un inglés recupere el trono en un negocio inventado por Ecclestone. Rafa Nadal (Palma, 3- 6- 86) sí ha visto la envidia de cerca, por culpa de los McArthur del dopaje. El único tenista que se atreve a destronar a Federer ha sido señalado desde Francia con sospechas bañadas en sensacionalismo. Eufemiano Fuentes ha puesto en el punto de mira a cualquier español. Nadal ha respondido con tres Roland Garros de saque. Alberto Contador (Pinto, 6- 12- 82) es el compatriota que más ha sufrido los ataques en contra de su reconocimiento mundial. Sobrevive entre el Pinto y el Valdemoro de la limpieza. Doctores y ex ciclistas franceses y alemanes, sin un paisano que echarse a la crónica, han organizado un acoso general para desacreditarle en el llano de la duda, en la montaña de los rumores y en la crono (Pasa a la página siguiente)