Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE POR DENTRO Motor: Motor diésel 2 l y 127 CV Transmisión: Tracción delantera y caja de cambios manual de 5 velocidades Suspensión: Delantera tipo MacPherson y trasera multibrazo Frenos: Discos ventilados en ambos ejes, con ABS, ayuda a la frenada de emergencia y control de descenso Dirección: Asistida tipo cremallera Prestaciones: Velocidad máxima, 178 km h, autolimitada. Aceleración, 11,5 segundos de 0 a 100 km h. Consumo medio: 7,6 l cada 100 km Largo ancho alto: 5,03 ó 5,15 1,87 1,48 metros Capacidades: Maletero desde 85 hasta 1.565 litros. Depósito, 65 litros Garantía: 3 años Precio: 27.350 euros tan con transmisión a un solo eje. Pues bien, ésta es la propuesta que nos hace Chevrolet, que ha puesto a la venta una nueva versión del todocamino Captiva, denominado 2.0 VDCi LS 7, un coche que cuenta con el conocido propulsor diésel 2 litros de 127 CV que está también equipado con filtro de partículas y que cuenta con un sistema de tracción delantera y caja de cambios manual de 5 velocidades. Con esta mecánica, el Captiva LS 7 ha homologado un consumo de 7,2 litros para 100 km. El acabado de la nueva versión LS 7 se sitúa entre el acabado LS y el LT. Y como equipamiento de serie dispone de control de estabilidad ESC, con todos los dispositivos que incorporaba hasta ahora, control antivuelco ARP, de descensos DCS y de tracción TCS, así como ayuda a la frenada HBA más el TSA, un sistema de ayuda cuando el vehículo tira de un remolque. El equipamiento de la nueva versión LS 7 añade, con respecto a la versión LS, además del ESC, los airbags laterales delanteros, las llantas de aleación de 17 pulgadas, la tercera fila de asientos, el sistema de control de la altura de la suspensión trasera y el sensor de aparcamiento. Al margen de los equipamientos citados, uno de los argumentos que quizá puede resultar más importante es el precio, que se sitúa en los 27.350 euros y que se posiciona como la opción de acceso a la gama con motor diésel. Por otra parte, no son menos interesantes las cualidades de un monovolumen con habitabilidad para siete plazas y, lo que no deja de ser también importante, con la carrocería de un vehículo todocamino, que difunde una imagen de libertad y gusto por la aventura y las actividades al pleno aire. Triumph Speed Triple Con ella empezó todo Una moto que es algo más que un modelo clásico, pues casi parece que viene tuneada de fábrica pero con todos los ingredientes para que nos enganche POR J. M. PÉREZ LAGO Algunos actractivos demás de su gama de clásicas Triumph tenía unas buenas motos deportivas que se desmarcaban de las demás por su motor tricilíndrico, pero que, de alguna manera, no dejaban de seguir la línea marcada por las japonesas. Hacía falta algo diferente y, allá por 1994, surgió la idea del tunning de fábrica Desde entonces, esta moto se ha mantenido en el mercado como una de las de mayor aceptación entre los adeptos a las streetfighters Permaneció sin apenas cambios hasta su renovación, en el año 2005, cuando su cilindrada subió hasta los actuales 1.050 c. c. y mantiene su origen de deportiva a la que se desnuda de todo lo superfluo, como demuestran sus faros delanteros al aire. Cuando te subes en ella, esto se nota en la posición de conducción, sobre todo en las estriberas del conductor, colocadas muy altas, algo muy bueno para la acción deportiva- -es muy difícil rozar con ellas en el suelo- -pero un poco incómodo para el día a día. También el de- A pósito de gasolina es un poco ancho, pero todo se arregla con el manillar alto, que da a la moto la agilidad que la hace tan divertida. Sobre un chasis formado por dos tubos de aluminio se monta un motor de tres cilindros en línea con inyección electrónica, un poco brusco, que destaca por su poderío en medios. Las suspensiones son totalmente regulables y bien conjuntadas. Al principio la moto me parecía un poco saltona pero aflojando los hidráulicos fue sencillo dejarla a mi gusto. No es una moto para carreteras bacheadas pero se puede conMotor: 3 cilindros en línea Cilindrada: 1.050 c. c. Potencia: 132 CV a 9.250 rpm Cambio: 6 velocidades Alimentación: Inyección Refrigeración: Líquida Frenos: Doble disco delantero 320 mm- trasero de 220 mm Ruedas: 120 70 17 180 55 17 Altura asiento: 815 mm Peso en seco: 189 kg Precio: 11.420 euros seguir un buen equilibrio firmeza- confort. Los frenos están al mismo buen nivel que el resto de la moto, dos discos delanteros de 320 mm, con pinzas de cuatro pistones y anclaje radial y uno trasero de 220 mm. Tienen gran potencia, pero, sobre todo, hay que destacar el buen tacto que tienen para el uso de todos los días: me explico, el primer toque sobre la maneta transmite una frenada suave y progresiva y si apretamos un poco más, entonces aparece una frenada potente. Estéticamente es una verdadera streetfighter sin ninguna protección aerodinámica, con sillín y guardabarros trasero muy cortos, para que se vea bien la rueda trasera. Me gustó el asiento, de doble altura, y que en la práctica funciona casi como un monoplaza. Otro rasgo de la Speed Triple son los escapes 3- 1- 2 con salidas elevadas y bonito sonido. La moto tiene un comportamiento muy noble y compensado en chasis, motor y suspensiones, con muchos medios que permiten olvidarse del cambio y más de 130 CV con muy buena aceleración. Los que la hemos probado sabemos que engancha y lo bueno es que cualquiera puede hacerlo en alguno de los concesionarios de la marca. Pero que no se diga que no lo advertí, quien la pruebe querrá repetir. jmperez abc. es