Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 8 07 CLAVES DE ACTUALIDAD ¿Dónde están los ecologistas? POR MATILDE HERMIDA Verano y humo El ecologismo informado puede ser pelma pero genera un debate imprescindible. Aunque en ocasiones se le echa la culpa de problemas que los poderes públicos no terminan de solucionar n pocas semanas se han producido desastres medioambientales de diferente orden: el hundimiento, gorgoteante de fuel, de un barco ante las costas de Ibiza, el apagón de Barcelona- -con pálidas réplicas en otras zonas- -y los incendios canarios, no los únicos ni seguramente los últimos del verano. Y, una vez más, escurridizos, los responsables políticos y económicos han hablado de los ecologistas como parte, si no de los problemas- -hay un límite para el cinismo- sí de las dificultades para hacerles frente. Por ejemplo, Luis Atienza, presidente de Red Eléctrica de España, insistió hace unos días en la negativa ecologista al desarrollo de tendidos en Cataluña para justificar el ataque de tinieblas, y, por su parte, el presidente del Cabildo canario, Paulino Rivera, se ha referido, pesaroso, al rechazo verde a que se limpien los bosques o se abran cortafuegos que minimicen los efectos de un posible incendio. E Y los ecologistas, entre tanto, mudos. Mudos o a lo suyo, pasando de que se les utilice cada temporada como excusa de cualquier tropiezo, confundidos todos en una interesada amalgama que suma organizaciones ecologistas reputadas, partidos políticos verdes todavía poco coherentes y preparados, grupos radicales de amplio espectro y vecinos simplemente contrarios a ciertas obras en sus pueblos. Juan Carlos del Olmo (WWF Adena, organización de implantación nacional e internacional, que colabora tanto en pequeños proyectos locales como en los de la ONU o los del Banco Mundial) asegura que está acostumbrado a estas descalificaciones ambiguas y que solo responde cuando el ataque se refiere a su organización en concreto. Theo Oberhuber (presidente de Ecologistas en Acción, con trescientos grupos de trabajo en toda España) dice que ahora mismo tiene más interés en la campaña de su organización, barco incluido, por el Medi- Del Olmo (WWF Adena) y Theo Oberhuber (Ecologistas en Acción) terráneo que en devolver estos puyazos. Eso sí, me parece curioso- -señala- -que quienes tienen la capacidad de decisión y el poder para hacer las cosas nos pasen a nosotros el balón; a nosotros, que únicamente podemos denunciar, informar y alertar. Si en Canarias no habían tomado las medidas de emergencia solicitadas hace tiempo y aparentemente previstas ya el pasado año, o si han tardado mucho en reaccionar, es ridículo que hablen de los ecologistas y que nos reprochen el estado de los montes. No es verdad que nos neguemos a que se limpien los montes, lo que pensamos es que se deben gestionar durante todo el año y eso es algo más que eliminar unos matojos En eso coincide Adena, que se plantea los bosques con una visión plurifuncional y no sólo productiva: los bosques ofrecen madera, pero también ejercen labores depurativas, aseguran la biodiversidad, el agua... Y esos factores deben de tenerse en cuenta al limpiar. En España, nuestro mayor problema con los bosques, así como en otros terrenos, es la falta de planificación o la mala planificación. No se trata de proteger un bosque, sino de plantearse unos