Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 8 07 EN PORTADA María San Gil La fuerza de la libertad (Viene de la página anterior) bulado como Pedro por su casa, era de ANV en Andoaín y había sido miembro de HB aunque se ganaba las habichuelas como director de su euskaltegui (escuela de euskera) Jamás me dijo quién era realmente Y hablando de jugar al despiste, no me resisto a preguntarle si a Zapatero le entiende. Pues no, le entendía mucho más antes. Pero ahora no, porque no quiere que se le entienda, porque no tiene voluntad real de que se sepa lo que quiere hacer y luego están esas obviedades que dice... ¿Nos toma por tontos? Son verdaderos ataques a la inteligencia Pero no es vano. La estrategia hace mella. ABC ha visto cómo en muchos compañeros de San Gil, que tanto la han echado de menos, cunde el desánimo. María José Usandizaga, portavoz del Ayuntamiento donostiarra, se preguntaba esta semana, reforzado el nacionalismo y vueltos los radicales a las andadas, quién le va a devolver ahora estos diez años perdidos... Nadie- -contesta la presidenta de los populares vascos- pero María José es a veces un poco pesimista porque lleva muchos años, desde la UCD, y eso pesa. Además, es verdad, que ahora ETA está más fuerte, vuelve a tener cauces de financiación, socialmente vuelve a estar legitimada y políticamente vuelve a estar en las instituciones. Con lo que nos había costado deslegitimar el terrorismo y que con Aznar tuvimos la fuerza y la gallardía de hacérselo ver a la gente; pero para eso teníamos un presidente de Gobierno que nos insuflaba un ánimo y una fuerza que es lo que nos valió a todos, a socialistas y a populares, y ahora vuelven a ser otra vez ellos los fuertes y nosotros con la cabeza agachada, y eso no puede ser. Esto no es fácil; pero tiene solución, lo que pasa primero porque Mariano Rajoy esté en la Moncloa. Si tenemos que derrotar a ETA es fundamental que haya otro partido en la Moncloa porque Zapatero va a seguir este proceso de alianzas con ETA, Zapatero va a seguir cediendo de forma voluntaria ante la ofensiva nacionalista. Pero no es que ceda por ingenuidad o por error, no, no, cede porque le viene bien a su proyecto de cambiar España por otra que no tiene nada que ver con la España de las autonomías, la España de los consensos entre los grandes partidos, la España que conocemos. Por eso Rajoy tiene que estar en la Moncloa y nosotros desde aquí tenemos que trabajar por ello con ganas, con esperanzas. Va a costar esfuerzo, pero merece la pena Porque San Gil niega tajantemente que vaya a dar un salto a la política nacional. Quiero llevar a Rajoy a la Moncloa, pero desde Euskadi. Yo concito mucho cariño porque soy la cara visible de una pelea que llevan muchos de mis compañeros de una forma más anónima. Mire a Regina Otaola, que no me canso de hablar de ella, otra mujer, porque además es mujer, que tiene un papel fundamental en la alcaldía de Lizarza donde está demostrando trabajo, tesón, gallardía, sentido común, lucha por la libertad, y está también siendo el centro del cariño del conjunto de España porque es una cara visible, pero eso es porque no se conoce a mi concejal de no sé qué pueblo del País Vasco, porque si lo conocieran repartiríamos ese cari- ño entre más Así las cosas, no es de extrañar que a estas rara avis avezadas en la supervivencia pura y dura los rifirrafes entre Gallardón y Esperanza, Zaplana y Camps... les suenen... a chino. Aquí es otra historia. No entramos a eso porque no tenemos tiempo. Nuestros problemas son más importantes Hoy la mirada de María San Gil está puesta en las elecciones generales porque hasta ahí ha lanzado el señuelo de su esperanza. Porque con Mariano Rajoy en la Moncloa nosotros afrontamos las autonómicas de una forma totalmente diferente. Para nosotros es fundamental que el presidente del Gobierno sea Mariano Rajoy con todo lo que eso conlleva, y no porque sea de mi partido, sino porque hace falta a la cabeza del Gobierno alguien con sentido de Estado, con capacidad de grandes consensos, con capacidad de derrotar a ETA, y no de ceder y de negociar... Eso, para quienes estamos aquí en la trinchera cotidiana, sería de una tranquilidad impresionante Y luego, ¿María lendakari? Pelearemos, y mucho, en las autonómicas. Llevamos treinta años de Gobierno nacionalista y eso no se acaba en dos días, pero avanzamos poco a poco. Me parecería impresionante poder llegar a ser la primera mujer lendakari, en primer lugar porque ya no habría un lendakari nacionalista, es decir, demostraríamos que somos una sociedad tan plural, que ahora es un nacionalista y ahora un no nacionalista, y no pasa nada. Cuando en el año 87 ganó el PSOE, no fueron capaces de asumir la enorme responsabilidad de tener un lendakari porque tenían el complejo de pensar que siendo vasco no nacionalista se es menos vasco. Eso es el colmo, es como si dijéramos que ser español del PP es ser menos español. El día en que en Ajuria Enea haya una lendakari no nacionalista y del PP sin complejos, se habrá producido un avance brutal, un avance para todos, hasta para los nacionalistas aunque ellos no lo quieran ver Quedan pocos bañistas en Ondarreta. Es la hora agostiza de la siesta. María corajuda, valiente, entera, no se despide con un gesto de cortesía: María abraza fuerte, y lo hace como se ríe. Como se ha reído a pesar del cáncer, a pesar de los que desearían verla muerta o exiliada, con la misma fortaleza con la que desplaza su silueta estilizada y se echa para atrás la imponente mata de pelo. San Gil Noain, la misma que al fin pudo mirar fijamente a la bestia enjaulada que acabó con la vida de su amigo Gregorio Ordóñez delante de sus ojos, está de vuelta. Que se preparen. Sin complejos Las tonterías de Madrid TVE ABC María San Gil clava la mirada en el asesino de Gregorio Ordoñez, García Gaztelu Txapote tras testificar en la Audiencia Nacional, el pasado noviembre. María, secretaria del jóven político popular, estaba junto a él aquel 23 de enero de 1995. A la izquierda, San Gil recoge los efectos de Ordoñez, tras su muerte