Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 7 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Golpe de mano joy. Es posible que tengan razón los que le acusan de no patear suficientemente el territorio y de dedicar demasiados días de la semana a Madrid donde Mariano Rajoy quería tenerle en los maitines de los lunes y, además, estaba obligado a asistir a las sesiones del Senado; es posible también que no acertara al imponer de segundo a Vendrell, que no cayó bien en ningún momento. Se equivocó también con Montse Nebreda, no siempre es oro lo que reluce. Nebreda se ha movido entre la deslealtad y la ambición, y sus equivocaciones han sido dardos mortales lanzados contra Piqué. Y quizá Piqué no supo entender qué es lo que quería la gente del PP respecto al Estatut. Pero aun así, Piqué es de lo mejor que tiene el PP- -o tenía- -y su dimisión no es una buena noticia para Mariano Rajoy. Creía Piqué que en Cataluña era necesario un mensaje alejado del antinacionalismo de épocas anteriores, pero se encontró al llegar allí que los supuestamente suyos no apostaban por ese mensaje, sino por el radical, y además un porcentaje alto de votantes estaban por la labor de arremeter contra los nacionalistas por moderados que fueran. Piqué era consciente de su soledad, no hacía falta ser muy perspicaz para darse cuenta de que no sólo no era bien recibido, sino que no gustaba su manera de abordar la cuestión catalana. La tarde del jueves Piqué se enteró de que algunos destacados populares se daban palmadas en el hombro celebrando su marcha. Peor para los que lo celebraban: el Partido Popular pierde a uno H a habido ruindades y mezquindades, como explicaba Piqué en su carta a Ra- de los mejores, pero si Rajoy no ha sabido defenderlo suficientemente, es problema de Rajoy. El golpe de mano urdido desde tiempo atrás finalmente ha llegado a buen puerto. En Barcelona han brindado con cava algunos dirigentes del PP, pero también en el PSOE están exultantes: saben que Piqué era un capital importante, aunque no hubiera tenido buenos resultados. Centraba el partido y En el PSOE están exultantes con la dimisión YOLANDA CARDO de Piqué. Saben que éste era uno de los mejores del PP hacía buenos análisis para Mariano Rajoy. Rajoy solía decir que el PP tenía dos agujeros, Andalucia y Cataluña. Arenas se encargó del andaluz y lo hizo con éxito, se ha dejado la piel pateando todos y cada uno de los pueblos y ha cantado las alabanzas del PP y de Rajoy acodado a la barra de bares de tres al cuarto, para ver si conseguía votos a base de desplegar su capacidad de seducción. El resultado ha sido espectacular- -se ha visto en las municipales- -y en el PP miran con cierta tranquilidad hacia el sur pensando que se pueden arañar diputados en las generales. Cataluña seguía siendo un grano para el PP, pero Piqué iba a contar con nuevo equipo y nueva estrategia. Estaba incluso ilusionado con la nueva etapa, en la que iba a intentar corregir errores. Pero no le han dado oportunidad. Frente al disidente Piqué, el emergente Juan Costa. Que se ande con ojo, que alguna de las muchas camarillas que hay en Génova no han visto con buenos ojos que se le haya encargado la elaboración del programa electoral. De momento nadie le cuestiona públicamente porque saben que tiene hilo directo con Rajoy, Costa es ahora hombre de Rajoy y trabajará para él con la misma lealtad e independencia con la que trabajó en tiempos para Rodrigo Rato. Pero debe estar atento, Génova se ha convertido en un lugar de recelos. Parece mentira que sea así, pero lo es. Y lo grave es que eso ocurre cuando faltan ocho meses para las generales. El PSOE andaba manga por hombro, pero se ha recuperado entre otras razones porque hay gente en el PP trabajando más para su propia conveniencia que para la conveniencia del partido.