Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 7 07 CLAVES DE ACTUALIDAD A Zapatero, que no le gusta mucho la política exterior, se le ha visto pocas veces jugar en campo contrario AP de concentrar en calma. ¿Será ella quien lidere la derecha europea o el hiperactivo Sarkozy? Todavía no sabemos si Sarkozy lo quiere trastocar todo para que no se mueva casi nada o si es verdad que un impulso fáustico le condena al movimiento sin objetivo. Cuando ve a Merkel, Sarkozy siempre le pone la mano encima: ¿lenguaje corporal, paternalismo o afán de escenificar un jumelage político? Osadía hasta el límite y autocontrol constante: dificílmente complementarios. Más allá de los pactos del Airbus, Merkel avanza silenciosamente, sin vibración alguna, como un Rolls; Sarkozy trota, trepida, agita el cuello como un caballo de pura raza árabe. ¿Cómo saber con quien lo tiene peor Rodríguez Zapatero? LA SEMANA EN UN BLOC Tiburón o paloma s de forma respetuosa que no pocos políticos- -entre ellos, destacados socialistas- -atribuyen a Rodríguez Zapatero las características del tiburón, del killer Ha dado pruebas en su modo de controlar el PSOE, en sus remodelaciones de gobierno y en algún timing realmente exitoso. Despacha ministros con nocturnidad y premeditación. Conoce el viejo arte de enviar al motorista con los ceses. Resulta temible pero preserva esa mirada circunfleja de diputado del montón que nunca ha roto un plato. Candor ante las gentes de Aquí no hay quien viva dureza tajante al defenestrar insumisos de su partido. Como no le gusta mucho la política exterior, no le hemos visto dándole una dentellada a Kirchner o pasarse por el forro a Durao Barroso. Jugar en campo contrario no le va. Mezquindades y miserias a dimisión de Piqué es de las que descargan las baterías de los móviles. Ha tardado bastante- -lo conveniente- -en captar que, como en todas partes, en la política y el PP hay mezquindades y miserias En realidad, Piqué bien habría podido trabajar con el equipo electoral que había acordado con la dirección de Madrid pero ha preferido adherir su fragilidad a la permanencia de su hombre de confianza, Francesc Vendrell, quien cualquier día pudiera convertirse en un diputado autonómico mixto o aproximarse a CiU. Ahora, para algunos, el deseado es Vidal- Quadras pero lo cierto es que un primer mandato sin mayoría absoluta de Aznar tuvo que alejar a Vidal- Quadras de la escena catalana para llegar a los pactos del Majestic con Pujol. Pocos niegan que aquellos pactos funcionaron. E Emprendedores contra hidalgos rrastramos una inercia adversa a la creatividad empresarial, a las virtudes del capitalismo. Aunque uno de los cambios más positivos de los últimos tiempos sea una mejor valoración pública de la iniciativa empresarial, nos lastra el temor al riesgo. Eso procede de un recelo atávico sin fundamento y que afortunadamente va siendo superado. En estos momentos, incluso con el crecimiento que vivimos, hay quien le teme al futuro como si en su día la empresa y la economía no hubiesen sabido evolucionar y estar a la altura de la integración en la Europa comunitaria. Años después, también se decía imposible la inclusión de España en la convergencia previa al euro, pero se logró y seguimos creciendo. Lo mismo está ocurriendo con la globalización. L A VALENTÍ PUIG Otro ateísmo fensiva intelectual de los nuevos ateos, con libros como los de Onfray, el incordiante Chistopher Hitchens- -admirado por una derecha que no tiene presente lo que Hitchens defendía hace dos días- -y Richard Dawkins, entre otros, no pocos. Viene a ser una réplica a los postulados que está perfilando el pontificado de Benedicto XVI. A inicios del nuevo siglo, uno se pregunta donde están los Chesterton, los Bernanos, los Mauriac que sabían enzarzarse en la polémica y liderar la opinión católica europea. Seguramente comenzarían por decir que ese nuevo ateísmo en poco difiere del antiguo, como el laicismo tantas veces recuerda un rancio anticlericalismo. vpuig abc. es Chicle de verano M ascar chicle en público transmite una imagen de mandíbula irracionalista y de ensimismamiento pre- homínido. Del mismo modo que desapareció de los ascensores el rótulo antes de entrar dejen salir nadie enseña en la escuela o en el hogar que masticar chicle desfigura el óvalo facial más refinado. Vemos señoritas que andan por la calle masticando con la boca abierta, como atributo de una voracidad rústico- herbívora. Ahora nos dicen que el hombre dejó de ser cuadrúpedo y se irguió sobre las dos patas traseras para ahorrar energía. También dejar de mascar significaría un ahorro y trasladaría energías al discurrir mental. Ángela o Nicolás or mucho que se hable de una reaparición del eje francoalemán, ya no es lo mismo. Algún día habrá que optar entre Merkel o Sarkozy. A Merkel le está asomando una sutilísima ironía en esa mirada azul clara que llegaba amedrentada después de la injusta caída de Kohl y la obligada coalición con la social- democracia. Casi carece de cintura física pero trasciende el traje- pantalón de colores combinados con el movimiento sereno de sus brazos, explicativos, autorizados, convincentes. Tiene tanta paciencia como para crear consensos entre tribus salvajes y un algo clásico, O P