Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 7 07 CLAVES DE ACTUALIDAD De Rusia a España Los niños de la guerra bajo la lupa de la CIA objetivo de obtener datos confidenciales sobre la vida en la Unión Soviética POR PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL EN WASHINGTON Documentos desclasificados de la CIA detallan cómo durante la Guerra Fría la agencia organizó en España una masiva operación para interrogar a niños de la guerra repatriados desde Rusia con el o hace falta hurgar mucho entre los esfuerzos de transparencia de la CIA canalizados a través de internet (www. foia. cia. gov) para encontrar centenares de referencias a España: desde análisis sobre la consolidación del régimen de Franco en los cuarenta hasta el seguimiento de las actividades de ETA. Uno de los documentos más fascinantes es un informe, elaborado en 1963, pero todavía plagado de párrafos censurados, que revela una masiva operación de la Agencia Central de Inteligencia conocida como Proyecto Niños La historia se remonta a la guerra civil española y al envío a la URSS en busca de refugio de 5.000 hijos de familias en el bando republicano- -entre los nue- N ve y quince años de edad- -junto a un grupo de jóvenes destinados a ser entrenados como pilotos de combate. Durante los siguientes veinte años varios de esos miles de españoles fueron tratados por Moscú más como ciudadanos invitados que como refugiados. Disfrutaron de grandes oportunidades: educación superior y trabajos de índole técnica o científica. Con todo, sólo un tercio optó por la ciudadanía soviética. En 1956, el régimen de Franco aceptó una repatriación voluntaria, y unos 2.400 niños de la guerra volvieron a su país de origen en quince tandas sucesivas. Este flujo de españoles sovietizados fue motivo de inquietud para el régimen, pero para el espionaje estadounidense supuso una multitudinaria fuente poten- El presidente Zapatero, junto a varios niños de la guerra en diciembre de 2004 en Moscú ABC cial de valiosa información sobre la URSS. Según la propia CIA, tal convergencia de intereses propició la creación en marzo de 1957 de un centro de interrogatorios en Madrid, con múltiples funcionarios de Estados Unidos a las órdenes de un responsable de la agencia, entonces dirigida por Allen W. Dulles. Ese centro- -que contó con el respaldo y la cooperación de las autoridades españolas- -estuvo operativo durante cuatro años. Fueron interrogados 1.800 niños de la guerra. Curiosamente, en su fase inicial el Proyecto Niños estuvo a punto de ser abandonado ante los pésimos resultados obtenidos en una operación similar con los supervivientes de la División Azul, que en la Segunda Guerra Mundial luchó junto a los alemanes en el frente ruso. Por su aislamiento y resistencia frente a sus captores soviéticos, el interés de la información ofrecida por estos ex prisioneros españoles resultó mínimo. Sin embargo, la reticencia de Washington se esfumó en cuanto supo que algunos de los niños de la guerra habían tenido acceso a la industria militar soviética. La CIA envió a Madrid a varios de sus especialistas para aprovechar al máximo esa ventana sobre un mundo cerrado. Ante el valor de la información acumulada se fue multiplicando también el número de interrogadores: de treinta en noviembre de 1958 se pasó a más de un centenar a principios de 1960. Los detallados interrogatorios se preparaban de antemano, ajustados al historial de cada una de las personas convocadas con el concurso de la policía española. Debió hacerse un intenso esfuerzo de organización para mantener un ritmo de trabajo constante y seleccionar con precisión los grupos llamados semanalmente a prestar declaración