Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE La princesa junto a Hitchcock, quien descubrió el ardor de su gélida hermosura metía poner un inmenso reino a sus pies. Parece bastante plausible que Ray Milland también estuvo seducido por su joven compañera de rodaje en Crimen perfecto y esa historia secreta tiene asimismo mucho de turbulento cuento de hadas pasional. Fue Hitchcock quien explicó por vez primera ante una Grace Kelly seducida por el gran arte del narrador de historias de terror uno de los misterios de esa atracción fatal: Una escena de amor debe filmarse como un crimen. Y un crimen debe filmarse como una escena de amor Esa turbadora relación entre el sacrificio amoroso, la pasión y el descarrío criminal está muy presente en la historia inmensa de los cuentos de hadas y terror. Las relaciones entre Cary Grant y Grace Kelly en Atrapa a un ladrón rodada en los altos de Montecarlo, precisamente antes de que la futura princesa conociese a su futuro príncipe, tienen esa misma ambigüedad turbadora. Y la belleza en apariencia fría de la princesa en ciernes habla de su condición de ser frágil, ser de ilusión, perdido en un mundo implacable, como ocurre, parcialmente, en Mogambo donde Ava Gardner encarna la turbulencia de las pasiones a flor de piel y Grace Kelly es la heroína cuya callada pasión estará muy cerca del sacrificio. Convertida en Su Alteza Serenísima, la Princesa de Mónaco, Grace Kelly, llegaba a su reino encantado arrastrando las luces y sombras de una inmortalidad ya ganada en los estudios fotográficos de Nueva York y Hollywood, fotografiada por los más grandes maestros de su tiempo, Irving Penn, Richard Avedon, JacquesHenri Lartigue, Cecil Beaton, Tony Armstrong- Jones, Howell Conant, Mark Shaz y el maestro SOLANGE PODELL Erwin Blumenfeld. Varios de esos fotógrafos ocupan un puesto importante en la historia de la fotografía contemporánea. Bien podría glosarse ad infinitum el atractivo y la gracia que tuvo aquella princesa de estudio publicitario para esos maestros del retrato y la fotografía de moda. Abismos de pasión Encarnó la belleza de los cuentos de hadas y terror GETTY IMAGES Pero una primera evidencia se impone: ellos descubrían en Grace unos encantos que sus fotografías nos ayudan a comprender y que algo tienen que ver con el arte de mirar, andar, caminar, posar con gracia y en gracia. En verdad, el (falso) glamour y las historias principescas fueron un añadido postizo. Grace Kelly llega a ser princesa de cuento de hadas a pesar de las coronas y atuendos principescos. Sus tres películas con Hitchcock- Crimen perfecto La ventana indiscreta y Atrapa a un ladrón -dicen lo esencial: el hada o la princesa de cuento puede precipitar abismos de locura y pasión para prometernos la ilusión de una vida feliz. Las brujas comadres de Hollywood lo decían de otra manera: Todos los hombres sueñan con pasar una noche con Marilyn. Pero sueñan con pasar toda una vida con Grace Kelly Promesa e ilusión que perduran más allá de la muerte de Grace, como bien nos recuerda el río sin retorno de los homenajes póstumos. Algunas pistas, entre muchas otras posibles: la canción de Billy Joel, el blues de Eels, la balada de Paul Gilbert, el episodio de Criminal Minds el homenaje de Mika, el cantante que sueña con la princesa encantada en su Beirut natal para despertarse aterrado en un Londres desencantado, en busca de ilusiones perdidas...