Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ El señor de la ecografía l hombre es un animal que se repite. La mujer, también. Cada vez que una Miss se alza con el triunfo en un certamen se lleva mecánicamente las manos a la cara. No a lo Macaulay Culkin (una en cada mejilla) sino en bóveda sobre la nariz (no sé si lo enseñan en las escuelas de misses) El hombre (los hombres) Cada vez que un equipo de fútbol asciende a Primera División (a veces también a otras categorías) se repite la imagen de un montón de tíos en calzoncillos brincando en el vestuario. Cuando llega el final de temporada no veo la información deportiva de los telediarios para evitarme el espectáculo de esos señores en ropa interior, normalmente espeluznante (la ropa interior) Hombres en calzoncillos es lo último que una espera encontrarse en los informativos. Bastante tenemos con Zaplana y Blanco. En publicidad tampoco me parece que haya una gran demanda del producto, pero ahí está. Por todos lados anda un señor en bañador que parece calzoncillo. Las campañas de Dolce Gabanna siempre tienen por donde meterles mano, con lo cual es evidente que cumplen su objetivo. A unos (a unas) les molestó hace meses el de la chica haciendo el pino puente con un chulo encima sometiéndola. Me pasa que no entiendo uno de los últimos. Me quedo como Lorca con Rubén Darío con lo de que púberes canéforas te ofrenden el acanto Sólo pillo que te y el (más que Lorca, vale) Se trata del anuncio de la colonia Light blue para hombre pura sensualidad mediterránea Hay una modalidad en movimiento para la tele y otra en foto. En ésta se muestra a un tío buenorro acostado en una lancha, brillante (por E Difícil será que la cantante Edurne pase desapercibida, aunque lo intente, con su tipo y su melena lisa y rubia platino mundo de los barcos de lujo. Desde las cartas manuscritas que aparecieron hasta el anillo de su esposa que tenía en la mano uno de los pasajeros que murió. La baronesa disfrutó transportándose hasta el año 1912, pero se estremeció con algunos pasajes de lo más tristes y habló de la desgracia que vivieron todos aquellos que viajaban en el Titanic con rumbo a América con el único fin de salir adelante y encontrar su sueño americano. Muy pendiente de su hijo, Carmen Cervera ha sabido hacer de tripas corazón y respetar su vida de la misma manera que pide respeto para la suya. Es un secreto a voces que la relación que mantiene con su futura nuera no es la ideal, pero como mujer inteligente que es ha preferido callar y hacer que las cosas sean más faciles para todos. Además, ahora con sus gemelas apenas le queda tiempo libre para ocuparse de más asuntos que del cuidado de las niñas y sus colecciones de arte. Con Borja y Blanca viaja a menudo, les visita en Ibiza, se escapa a Valencia y hasta hace turismo. Ahora se supone que les ayudará con los SIGEFREDO preparativos de su boda y que ellos la harán madrina de su primer retoño. Si se ponen de acuerdo, hasta pueden hacer coincidir el bautizo del bebé que está en camino con el de las gemelas de la baronesa. Niños, y muchos, fueron los que se vieron en el preestrenode la nueva película Harry Potter y la Orden del Fenix en los cines Kinépolis de Madrid. En el clásico taxi inglés que trajeron desde el Reino Unido fue como llegó la divertida Miriam Díaz Aroca con su marido e hijo. Antes, entró en la sala la cantante Edurne que, si no fuera por su melena lisa rubia platino, los peques ni se hubieran enterado de que estaba en la fiesta. Tan discreta, tan prudente, tan poco dada a montar el numerito, Edurne se sentó en su butaca una hora antes de la proyección y disfrutó viendo cómo pasaban todos los invitados por la alfombra roja. La elegante y encantadora Cari Lapique con sus sobrinas y el televisivo Maxim Huerta con los hijos de una amiga, tampoco se perdieron esta velada de magia que promete nuevos record de taquilla. el aceite) y cuya entrepierna aparece vestida con un escaso bañador blanco (el que parece calzoncillo) Si se vieran las piernas enteras y los pies en primer plano podríamos pensar en una pintura de Mantenga, pero quedando el paquetón en primer plano podemos pensar en una revista gay. ¿Qué es lo primero que llama su atención cuando ve a un hombre? Mmmm, supongo que si nada más abrir los ojos lo que veo es ese bañador y su contenido, pues ello es lo que llama mi atención, qué remedio. Y eso que el paquetón del anuncio nada tiene que ver con el de David Beckham en esa foto que se ha publicado esta semana. Para mí que llevaba a Victoria ahí metida. También es verdad de que si al que me echo a las retinas es a Borja Thyssen (vía ¡Hola! en lo que me fijo es en el tigre que lleva no dentro sino tatuado en el brazo. Dice que es el símbolo de su novia en el horóscopo chino pero lo que parece es el estampado de una manta. Asimismo miraría la Harley- Davidson en el interior del casoplón. Una vez metí yo en el pasillo la Derby Variant para que no supieran que estaba en casa (técnicas de disimulo para espía provinciana) y casi me asfixio durante la noche. Se me ha olvidado aclarar que el tipo del anuncio de Light blue está despatarrado y con un brazo detrás de la cabeza, como si le estuvieran haciendo una ecografía. O sea, que además de los de alrededor del ombligo (que se notan rebrotados después de una depilación) nos muestra los pelillos del sobaco. Kit- Kat. La tradición de la vestimenta blanca de Wimbledon es muy elegante pero por mucho que regulen no pueden con la falta de mangas en las camisetas y con las axilas peludas y al aire de los chicos, mucho peores que el color en la ropa. Fin del Kit- Kat. El despatarrado. Mi duda es a quién demonios está dirigido el anuncio. Opción A, a las mujeres, para que compren la colonia a sus chicos. No sé. Me he dedicado a mostrar al buenorro repeinado a varias hembras y les ha parecido de mal gusto. Porque ni siquiera gasta la estética de torso desnudo pero pantalón hasta la rodilla de Matthew McConaughey. ¿Cuántas veces al año se pondrá camisa este chico? Claro que no he preguntado por el tipo de la ecografía en lancha a féminas de la especie de las yenis. Opción B, a los homosexuales, quizá la más razonable. Opción C, a los heterosexuales. ¿Y por qué iban a querer los heterosexuales mirar a ese tipo en lugar de darle una paliza? Por creerlo, erróneamente, claro, una amenaza con las chicas.