Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE El habitáculo es modulable, para viajar con seguridad y luego transformarse para disfrutar de su interior Costa Brava, durante una prueba del Campeonato del Mundo de Windsurf, que ha reunido a más de 2.200 personas y un total de 357 furgonetas Volkswagen de todos los tiempos, desde los T 1 a las novedades más recientes de la marca, los Multivan Atlantis y Startline, y el California Beach. Dentro de la gama T el modelo Atlantis es la opción más deportiva del Multivan, como se refleja tanto en su diseño dinámico y su equipamiento interior y exterior. Con este modelo, Volkswagen aporta un toque más agresivo a un vehículo que destaca por sus altos niveles de habitabilidad y calidad, en el que se unen las ventajas de una berlina de dimensiones generosas, con la versatilidad y facilidad de conducción de un turismo. Por su parte, el Multivan Startline representa una vuelta a los orígenes de este modelo, creado para ofrecer funcionalidad y robustez, además de versatilidad. El Startline es ideal para familias jóvenes habituadas a disfrutar de su tiempo libre de forma activa y dinámica. La capacidad de transformación del Multivan Startline se materializa en elementos como el Multiflex Board, que se equipa de serie, y hace que este vehículo ofrezca una espaciosa y confortable superficie de cama. El sistema Multiflex Board también se incorpora en el California Beach, la última propuesta de la saga California, que se posiciona como modelo de entrada de esta familia de vehículos ideados para los espíritus más libres, el turismo y el ocio. El nuevo California Beach cuenta con una mayor capacidad de almacenaje, gracias a la red portaequipajes del techo y las dos bolsas extraíbles del compartimento posterior, que complementan el espacio ofrecido por el amplio maletero. KTM 990 Super Duke La calle puede resultar divertida Una moto con un aspecto diferente que se puede disfrutar en los desplazamientos diarios en ciudad y carretera, muy deportiva y que transmite seguridad TEXTO: JM PÉREZ LAGO FOTOS: ABC C ada vez que pruebo una streetfigther me convenzo más: las deportivas RR ya no caben en nuestras carreteras, por las prestaciones que son capaces de desarrollar y por la persecución que sufre la velocidad. Y no soy el único, cualquiera que las prueba queda encantado de cómo van. Son cómodas de postura, se pueden usar a diario sin arruinarse, resultan igual o más de divertidas que una superdeportiva a la hora de hacer curvas y llevan una limitación de serie, que es la paliza que te pega el viento si mantienes velocidades elevadas. Nacieron como modificaciones de los usuarios y ahora las marcas nos dan el trabajo hecho. Son motos con manillar alto, chasis y frenos deportivos, motores potentes y llenos de par y por supuesto sin carenado, dejando a la vista la mecánica. Dentro de esta familia destaca la KTM Super Duke y la hemos podido probar a fondo, en carretera y en el circuito de Almería, una gozada. Con su conocido motor bicilíndrico como base, KTM utiliza un ligero chasis de acero multitubu- lar de sólo nueve kilos y un largo basculante trasero de aluminio para mejorar la tracción. Con respecto al modelo anterior se han modificado las distancias entre ejes y el lanzamiento de la horquilla. También se ha revisado la gestión electrónica del motor buscando mejorar la respuesta del acelerador y un menor consumo. De parar la moto se ocupa Brembo, con un conjunto completo de bomba y pinza radial de cuatro pistones y funcionamiento impecable. Las suspensiones son WP con horquilla invertida de 48 mm y monoamortiguador trasero, ambas multirregulables e incluso el amortiguador con reglaje de comMotor: Bicilíndrico en V Cilindrada: 999 c. c. Potencia: 118 CV a 9.000 rpm Cambio: 6 velocidades Embrague: Hidráulico Refrigeración: Líquida Frenos: Doble disco delantero 320 mm y trasero de 240 mm Ruedas: 120 70 17- 180 55 17 Altura asiento: 845 mm Peso en seco: 186 kg Precio: 12.499 euros presión a alta y baja velocidad, de gran calidad y muy bien puestas a punto para la moto. Estéticamente es angulosa y muy cortita, de líneas agresivas, con las salidas de los escapes elevadas al lado del asiento. No lleva ninguna cúpula, pero el faro delantero, con el pequeño tablero de instrumentos encima, desvía algo de aire del piloto. En carretera es muy ágil y manejable, sale todo sin pensar y transmite mucha seguridad desde el primer momento. La imagen agresiva de la moto no se transmite al motor, que es realmente suave y con un gran empuje a medio régimen. A su favor está el magnífico funcionamiento de las suspensiones, duras pero sensibles a los pequeños baches. Y los frenos, los mejores que he probado hasta la fecha. En su contra, pequeños detalles, como la pata de cabra difícil de accionar montado en la moto, la palanca de cambio, algo dura si vas con zapatos y las vibraciones en las estriberas. Aunque en carretera disfrutas con ella, es en el circuito donde se puede exprimir todo lo que lleva dentro... y es mucho. Lo que más me gustó es lo que se puede apurar la frenada, siempre te quedas con la sensación de que puedes hacerlo un poco más tarde. El paso por curva es demoledor, se puede abrir gas a fondo con la moto muy inclinada y los tiempos salen dejando correr la moto, la única pega es que las estriberas rozan pronto.