Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE PARQUE NATURAL DEL SANT LLORENÇ DEL MUNT I L OBAC N LÉRIDA BARCELONA TARRAGONA GERONA Parque Natural de Sant Llorenç neo á del Munt i L obac terr di Barcelona e M ABC ar M Datos de interés Cómo llegar Por autopista, por la E- 9 C- 16 (Barcelona- Tarrasa- Manresa) salidas 41 y 49. Por carretera, la B- 122 Tarrasa- Rellinars; BV- 1221 Navarcles- Talamanca- Tarrasa y B- 124 Tarrasa- Castellas del VallèsSant Llorenç Savall. Más información La Oficina del Parque Natural está en el kilómetro 14,8 de la carretera de Tarrasa a Navarcles en el término de Matadepera. Teléfono 93 831 83 50 Fax 93 743 33 00 Correo electrónico: p. santllorenc diba. es Página web: www. diba. es parcs El período que ha dejado una más honda huella humana es la Alta Edad Media En el parque natural no faltan las aves rapaces nolitos, tiene sentido gracias a la acción del agua sobre este tipo de roca. Además, a nivel subterráneo el agua ha modelado un impresionante conjunto de cavidades que ha derivado en una espectacular maraña de misteriosas cuevas, simas y madrigueras. Tiene magia el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l Obac. Cuenta con una rica vegetación con el encinar como protagonista que, por encima de los 800 metros, se enriquece con especies propias de lugares húmedos como el mostajo, el boj y el roble. En altitudes inferiores se encuentran más pinos y arbustos medite- Entre los más de 200 vertebrados destaca la gineta versas rapaces. Además, son especialmente interesantes las comunidades que pueblan roquedales y peñascales, así como también las poblaciones de murciélagos que ocupan algunas simas. Se percibe en el macizo de Sant Llorenç del Munt la huella del ser humano. A lo largo de los siglos, desde la prehistoria, se han ido acumulando restos que son testi- rráneos como el brezo blanco y el madroño. La base del macizo se halla ocupada por pinares de pino carrasco, que en las zonas en donde el sol es menos generoso es sustituido a menudo por el pino silvestre y el pino salgareño. La variedad geológica es superada por la gran variedad de especies vegetales y animales, en este último caso propias tanto de las regiones mediterráneas como del centro de Europa. Entre las más de doscientas especies de vertebrados destacan la salamandra, la culebra bastarda, el arrendajo, el mirlo común, el petirrojo, el jabalí, la gineta, la comadreja y di- De su variada fauna destaca la salamandra, la culebra bastarda, el arrendajo, el mirlo común, el petirrojo, el jabalí, la gineta, la comadreja y diversas rapaces monio de las ocupaciones de las diferentes etapas de la historia. El período que ha dejado una huella más profunda es la Alta Edad Media, época en que empezaron a formarse en los alrededores del macizo la mayoría de los núcleos habitados que constituyen los actuales poblados y ciudades. Lo más destacable de esta época son las iglesias románicas y, en concreto, el monasterio de Sant Llorenç del Munt, construido en la cumbre de la Mola. Una de les actividades socioeconómicas tradicionales más características del macizo, la de los carboneros explotando los alcinares, ha desaparecido ya, y solamente continúa teniendo vigencia y un cierto valor la explotación forestal, especialmente en las vertientes orientales y occidentales inferiores. La explotación agrícola, con predominio de los cultivos de secano, también ha perdido importancia. La viña, que en tiempos antiguos adquirió cierta notoriedad, ha quedado limitada a las partes bajas, y las cotas más elevadas, al quedar abandonadas, han sido nuevamente invadidas por el bosque. Siendo el agua por norma muy escasa, los regadíos son mínimos y se localizan mayoritariamente en la periferia de la montaña.