Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE ARTE Y NATURALEZA EN EL NORTE DE ITALIA SUIZA Lago de Como Trento AUSTRIA HUNGRÍA Vicenza CROACIA BOSNIA Y HERZEGOVINA Brescia Verona Mantua ITALIA CÓRCEGA Roma Mar Tirreno CERDEÑA N Mar Mediterráneo 0 Km 200 SICILIA Mar Jónico ABC Agenda Cómo llegar. Air Italy (salidas desde Madrid y Barcelona) Tel. 91 4585563 www. airitaly. eu airitaly. spain aviareps. com La Arena de Verona, antiguo coliseo convertido en escenario de las óperas más espectaculares rá en el año 2008 los 500 años del insigne arquitecto Palladio, con materiales que vendrán de todo el mundo: dibujos y textos del propio autor, además de documentos de Miguel Ángel, Rafael, Bramante... y así, hasta Le Corbusier, complementados con obra plástica de contemporáneos. Mantua, también naturaleza y arte, recuerda a los Gonzaga, pero sin olvidarse de dar de comer al hambriento. Y mucho. Trento es una sorpresa. Es más que el apellido de un concilio. Ya debía de ser vieja en el neolítico, del que hay buenos testimonios, pero no ha parado de acumular memoria desde entonces. Y Verona, bueno, Verona es una ciudad risueña, aunque la dentadura característica de sus castillos y murallones dan fe de quiénes eran güelfos y quiénes gibelinos. Por eso los Montescos y los Capuletos. Y por eso la casa de Julieta- -sí, la Julieta enamorada de Romeo, la shakespeareana pareja- -es real, aunque hubo que improvisar un balcón, falso de toda falsedad, el más fotografiado de la historia, para contentar a los viajeros. Verona es tam- Para saber más www. turismo. mantova. it www. tourism. verona. it www. arena. it www. vicenzae. org www. provincia. brescia. it turismo Mantua nunca olvida dar de comer- -y bien- -al hambriento No son los celos los que hablan. Además del lago y de sus enclaves (veintiocho al borde del agua) el viajero tiene cinco ciudades prodigiosas que plantan cara a la Serenísima, eso sí, con el máximo respeto. Son Verona, Vicenza, Brescia, Mantua y Trento, en un arco de 150 kilómetros y con un par de aeropuertos a media hora de cualquiera de ellas. Como todo en Italia, dan para un fin de semana, una semana o la vida entera. Presumen, con razón, de oferta para todos y durante todo el año: historia, arte, enograstronomía, deporte y naturaleza, dos elementos desdibujados bajo el peso de la cultura, pero que en esta zona son importantes en invierno y en verano. Brescia, a la altura de Milán, tiene muchas piedras pero abundan los bosques, los parques naturales y la alta montaña, para nieve, senderismo, mountain bike trekking Brescia, con el fondo de los Dolomitas, está entre el rugido de las Mille Miglia y el pacífico ojeo de pájaros. Vicenza apura la preparación de una exposición que conmemora- En Verona, la casa de Julieta es real, pero hubo que improvisar un balcón, falso de toda falsedad, el más fotografiado de la historia bién la familia Scala, pero esa es otra historia... Cada año, la ciudad de Verona abre, agradecida, su hermoso teatro romano a Shakespeare y su Arena, su circo, a la ópera. Todo el verano la música amansa a las fieras que un día rugieron en este recinto. Hoy se darían un festín con quienes ocupan, al caer la tarde, las butacas temporales en el coso. Por si vuelven, es mejor sentarse en las gradas. ¿Los compositores? Mandan los italianos, faltaría más. El repertorio, popular, pero cuidado con mimo. Aída es, dicen, el montaje más espectacular, desde que inauguró las temporadas en 1913. Este año terminarán con una Traviata que llenará de figurantes y coro de lujo un espacio equivalente a cuatro mil asientos, dedicado al escenario. No se oye ni un ruido, a pesar de los noctámbulos que toman copas y helados fuera, en la plaza; las voces son buenas y la orquesta se luce, pero, a ratos, el hilo se pierde: no es la acústica, ni el cansancio de un día sin parar, ni la pobre Mimí. Es el mal de la piedra, el vértigo repentino ante los arcos desmochados del viejo coliseo.