Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE El ritual veintidós troncos de pino quemados y tratados con productos químicos. Un símbolo en Villarejo un Festival de Creación de Exteriores Hitos del Rodenal, en busca de instalaciones originales que completaran estos parques de arte La ayuda de alumnos y profesores de algunas universidades cerró el círculo del proyecto bautizado como Hitos del Rodenal, en recuerdo a los pinos de esta variedad que se convirtieron en cenizas. En febrero de este año empezaron a subir al monte las obras, en medio de las grandes lluvias. Se atascaban los camiones. El cuadro adquiría el aspecto de una lucha de gigantes, como lo fue la pelea contra las llamas. Unas botellas de plástico y carbón. Cuando sopla el viento, se escucha a la perfección un sonido que parece agua, en el hito de Ablanque El tronco señala el lugar donde murieron los once miembros del retén Concha Márquez, creadora del proyecto, en el hito de Ablanque El ritual obra de Verónica y Pilar Soto, de la Universidad de Granada, es la puerta de entrada al hito de Villarejo de Medina, un pueblo de veinte vecinos en invierno y entre semana. Se han utilizado veintidós pinos, once y once, quemados en el incendio y tratados con productos químicos para convertirlos casi en piedra. Apuntan al cielo, algo más que una insinuación. Unos metros más allá, el trabajo de Carlos Callizo, de la Universidad de Murcia, también está cargado de valor simbólico. Dos troncos verdes, y, balanceándose entre ambos, un tercero que señala directamente al lugar donde murieron las once víctimas de aquel julio. Entre los escultores que acudieron a la llamada de Concha Márquez están Linda de Sousa, portuguesa, aunque lleva media vida en España, y Carlos Sevilla, que trabaja el hierro- es mi medio -en una nave- taller cerca de Brunete (Madrid) Esta mañana, Linda y Carlos pasean por el hito de Villarejo con la piel erizada. Carlos, que pronto se construirá una casa en la zona, como otros artistas, ha aportado un obelisco bautizado como Puerta de la luz Está entre la tierra y el cielo, con once huellas, un mensaje que llega fácilmente a los visitantes afirma. Linda, en cambio, fijó su atención en Blanca, la única mujer que murió aquel día. La he situado en un círculo vicioso, agotada entre la vida laboral y la casa, como están muchas mujeres, y luego he colocado una interrogación: ¿y cuando logramos salir de ese círculo, qué hacemos? El segundo hito inaugurado está en Ablanque. El ayuntamiento cedió 40.000 metros cuadrados en los que vemos dos instalaciones y casi una decena de esculturas, como el Varón quemado de Damián Gironés, o uno de los famosos osos de colores de dEmo. Las instalaciones tienen en teoría fecha de caducidad, este verano, hasta que tomen el relevo los ganadores del siguiente Festival de Creación de Exteriores Hitos del Rodenal, mientras que las esculturas serán permanentes. En los pueblos cercanos, Villarejo y Ablanque, podemos ver además las intervenciones de paisajistas de prestigio, como Eduardo Mencos. Me hice una casa y un jardín hace quince años no muy lejos, y me dolió especialmente lo ocurrido afirma. Quizá por eso ofreció su ayuda a Concha Márquez, para situar las obras en los hitos y para embellecer Villarejo. Hemos intentado rescatarlo estéticamente, ajardinarlo, pintar las paredes de las casas. Creo que con pequeñas actuaciones puedes hacer que la vida sea más grata, y que la gente tenga una excusa para descubrir estos pueblos