Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE ESCENARIOS DE LUCHA CONTRA LA SEGREGACIÓN WASHINGTON ESTADOS UNIDOS Little Rock ARKANSAS TENNESSEE Memphis CAROLINA DEL NORTE Greensboro Atlanta GEORGIA Alaska Birmingham Selma Montgomery ALABAMA es posible recorrer la histórica ruta Selma- Montgomery, siguiendo el trayecto de las simbólicas manifestaciones de 1965 y las cargas policiales en torno al puente Edmund Pettus. Al tercer intento, bajo la protección de los tribunales federales, se pudo llevar a cabo esa marcha reivindicativa. Cuatro meses después, el presidente Johnson rubricaba el Acta de Derechos de Voto, eliminando las restricciones electorales utilizadas contra los negros. Todo el delta de Mississippi también está repleto de este tipo de lugares especiales, pero un poco más arriba, en Arkansas, otro punto de referencia es el Central High School de Little Rock. Un magnífico instituto de bachillerato que sirvió para plantear el primer pulso contra la segregación educativa ante el Supremo. Para evitar la integración de nueve estudiantes negros, el gobernador Orville Faubus llegó a desplegar efectivos militares de la Guardia Nacional. Desafío que el presidente Eisenhower atajó con tropas federales. La Administración Clinton convirtió ese centro educativo en monumento histórico. En la ciudad de Memphis, el Motel Lorraine- -también reconvertido en museo- -se mantiene congelado en el tiempo: a las 6.01 del jueves 4 de abril de 1968, con dos Cadillac todavía aparcados frente a la habitación 306. El momento en el que Martin Luther King, al frente de una huelga de barrenderos negros, fue asesinado por James Earl Ray, provocando una oleada de disturbios raciales que como la pólvora se propagaron por todo el país. A modo de colofón, la capital federal, Washington, forma parte de estos peregrinajes. El centro de la ciudad está dominado por un magnífico parque donde se apiñan los grandes monumentos y centros de poder político. Entre ellos destaca el Memorial de Lincoln, dedicado al decisivo presidente que lideró la Unión durante la Guerra de Secesión y firmó la proclama que con tres párrafos emancipó a todos los esclavos. Frente a esta tribuna de piedra blanca es donde en agosto de 1963 se concentraron 250.000 personas, una quinta parte blancos, en petición de trabajo y libertad para los afroamericanos. Hacia el final del mitin, tras varias horas de arengas de todo tipo y actuaciones musicales, Martin Luther King tomó la palabra y pronunció uno de los discursos más elocuentes en la historia de la oratoria pública: Tengo un sueño... Aunque cuatro décadas después, ese magnífico sueño no se ha cumplido del todo, su historia sigue mereciendo la pena. Hawai Dos Cadillac en Memphis En Memphis, el Motel Lorraine se mantiene congelado en el tiempo a las 6.01 del jueves 4 de abril de 1968. Momento en el que Luther King fue asesinado por James Earl Ray la injusticia encarnada en las leyes de Jim Crow (llamadas así por un caricaturizado y burlón personaje negro de ficción) que desde los años posteriores a la Guerra de Secesión hasta los sesenta impusieron un estricto y penado sistema de segregación racial en buena parte de Estados Unidos. Otro museo más pequeño, regido por la familia, muestra toda clase de efectos personales de Martin Luther King con gustos refinados en su vestuario. Esta singladura puede llevar hasta lugares como Greensboro, Carolina del Norte, donde un grupo de universitarios inició el 1 de febrero de 1960 unas de las campañas más importantes del movimiento de los derechos civiles. Ezell Blair, David Richmond, Joseph McNeil y Franklin McCain se sentaron en la sección para blancos de la cafetería de los almacenes Woolworth. Una pacífica insurrección, que inspiró actos de desobediencia civil en otras partes del Sur, y que es contada en el Museo Histórico de Greensboro con planes para convertir el edificio original de esa protesta en un museo. Con diferencia, el mayor pero triste protagonismo de esta epopeya se concentra en Alabama donde los poderes públicos hicieron bastante más por reprimir las protestas. En la ciudad de Montgomery, Rosa Parks se negó en diciembre de 1955 a dejar vacante su sitio en un autobús municipal provocando un largo boicot que sirvió para convertir a Martin Luther King en Martin Luther King, el líder. Ahora, Rosa Parks tiene su propio museo. Otro punto obligado en Alabama es la ciudad de Birmingham, que se ganó el sobrenombre de bombingham por la violencia represiva empleada contra las reivindicaciones de los negros. En Alabama también AP