Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 7 07 EN PORTADA Viernes 11 de julio. 20.00 h. ratura emocional y la frustración ante el ultimátum. Convocatorias similares se celebran en todas las comunidades autónomas. El Gobierno afirma que la amenaza de asesinar al concejal es un pulso al Ejecutivo y un desafío a la sociedad. El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, hace un llamamiento a los partidos y a los ciudadanos para que muestren fortaleza moral 144 horas Más de 50.000 personas se congregan en la Puerta del Sol de Madrid para manifestarse contra el chantaje de ETA. Los vecinos de Ermua vuelven a concentrarse, al igual que hicieron durante la mañana. María del Mar Blanco lee una carta dirigida a su hermano: Quiero que sepas que te estamos esperando... Aumenta la tempe- Mensajes en la Puerta del Sol R. PRIETO que cambiaron España Mari Mar Blanco Era cariñoso y protector POR BLANCA TORQUEMADA FOTO DANIEL G. LÓPEZ PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN MIGUEL ÁNGEL BLANCO i madre adoraba y adora Ermua. Como ella dice, allí conoció a mi padre, se casó, nos crió a nosotros... Allí le han pasado las mejores cosas de su vida Dos jóvenes gallegos de Orense, Miguel Blanco y Consuelo Garrido, emigraron al País Vasco en busca de un futuro más luminoso, al filo de los años setenta. Recalaron, cada uno por su lado, en el pueblo vizcaíno de Ermua, donde se conocieron. Él tenía 20 años, ella 18. La joven Consuelo había aprendido el oficio de modista, aunque pronto decidió dedicarse sólo a su familia, y Miguel era albañil. Ambos creyeron que habían encontrado su lugar en el mundo: una localidad tranquila, destartalada pero acogedora, cerca de Éibar, en la que nadie se sentía forastero. A los cuatro años de su boda, nació Miguel Ángel. Un trasto. No paraba- -dice su hermana Mari Mar, haciéndose eco de los relatos de sus padres- Era un crío travieso, muy nervioso. Todo su afán era tirar patatas y manzanas desde casa. ¡Desde la ventana de un quinto piso! M Muy unido a su madre Mari Mar Blanco Con el tiempo, esa febril actividad la canalizó como cabezonería positiva. Siempre se empeñaba en hacer muchas cosas, y en terminarlas bien. Por eso se licenció en Empresariales con muy buenas notas en Sarriko, en Bilbao Mari Mar nació seis años después que Miguel Ángel, y él se tomó muy a pecho su papel de hermano mayor: Era entrañable y cariñoso, y, a veces, excesivamente protector- -evoca- Cuando mi madre me ponía tope de hora para volver a casa, él ya estaba un rato antes buscándome por los bares para que no hubiera líos. Tenía una relación muy especial con nuestra madre. Le contaba todo. Yo siempre he ido más por libre, pero él estaba más apegado. Quería quedarse en Ermua, estaba pensando en comprarse un casa allí, y yo era todo lo contrario, ¡me apetecía marcharme y por eso hice Turismo! Siempre nos interesó mucho la política, a los dos, y a Miguel Ángel, el asesinato de Goyo Ordóñez le marcó. Volvió de su funeral destrozado, y poco después salió elegido concejal Así, Míguel (con acento llano, como le llamaba Mari Mar) comenzó a simultanear su cargo público con el trabajo en una empresa de asesoría en Éibar y con su afición a la música. Era batería del grupo Póker Mari Mar guarda en su corazón, grabado a fuego, último día que vio a su hermano: Fue el 9 de marzo de 1997, un domingo, cuando cogí el avión a Londres. Quería perfeccionar el inglés para, después de Navidad, irme a trabajar a Canarias. ¡Fíjate, a Canarias! Todos los proyectos se vinieron abajo. Regresé en julio para acompañar a mis padres en la angustia de la espera después del secuestro Lo que vino después se ha escrito ya muchas veces. Hoy Mari Mar trabaja en la secretaría de un senador y preside la Fundación Miguel Ángel Blanco, con lo que alimenta cada día la llama en memoria del joven concejal asesinado: No estoy al frente de la Fundación porque me reconforte, sino porque cumplo con una obligación. Últimamente a las víctimas se nos llega a decir que vivimos de esto, cuando todas y cada una tenemos nuestro trabajo. Lo ideal para nosotros sería poder quedarnos en nuestra casa y no tener que recordar cada día que no se puede traicionar a los muertos No alberga ninguna esperanza en un cambio de rumbo de Zapatero, porque no veo gestos significativos. Creyó que se podía negociar con esas bestias y ahora tendrá que enfrentarse a la evidencia de las actas Sus padres, a raíz del asesinato, se trasladaron a Vitoria: Así mi madre está cerca de Ermua y puede ir con frecuencia al cementerio a poner unas flores en la tumba de mi hermano. Menos mal que mis hijas les han cambiado la vida. Nos han devuelto la alegría a todos, también a mí Andrea tiene cuatro años, y Leire está a punto de cumplir dos. La mayor le dijo a su madre hace unos días: Mamá, si el tío está en el cielo, ¿por qué no baja? Quiero verle La niña no comprende del todo, pero empieza a sentir el peso de la ausencia sin retorno del chaval que sonríe en una fotografía. Se me rompe el alma cuando la escucho. Con lo niñero que era Miguel Ángel, estaría feliz con sus sobrinas Ahora, en las vísperas de la manifestación del día 10 en Ermua, la hermana de Miguel Ángel sabe cómo le dolerá el regreso: Siempre me cuesta ir al pueblo. Cuando visito el cementerio, lo hago por la carretera de Marquina, no por la principal. Pero esta vez confío en que el acto convocado sirva para que no se esfume el espíritu de aquellos días, del que nació después el pacto antiterrorista con el que estuvimos a un milímetro de derrotar a ETA. ¡Me dan ganas de llorar sólo de pensarlo! Y evita remover enfrentamientos: Carlos Totorica ha sido un alcalde ejemplar que con nosotros se portó de maravilla. No me podía creer que tuviera algo que ver con la moción por la que se pretendió impedir al Foro Ermua utilizar ese nombre. Ermua ya no es una patrimonio de los que hemos nacido o vivido allí, es de todos El dolor de volver