Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 7 07 GENTE BEATRIZ CORTÁZAR Al punto La erótica de los políticos Marta Sánchez en la Plaza de Chueca de Madrid. Un día del Orgullo Gay con muchas anécdotas ucho se ha escrito y fabulado sobre la famosa erótica del poder. Hay leyendas urbanas que circulan cada dos por tres sobre las idas y venidas en las trastiendas de los despachos oficiales de los políticos. Historias sobre sus armas de seducción, sobre las peligrosas relaciones de algunos diputados y hasta confidencias off the record sobre poderosos con periodistas (de ambos sexos) que traspasan el límite de la intimidad para llegar donde los micrófonos no tienen entrada. Estas semanas los franceses están viviendo su particular culebrón de faldas, separaciones e infidelidades que tiene al electorado pegado a los últimos chismes como si fuera la audiencia de un reality con buenas dosis de sexo. La ruptura de Ségolène Royal y su marido François Hollande, la doble vida de los Sarkozy, el atractivo de algunas ministras... Como siempre, los galos suelen ir por delante en esos asuntos, pero aquí tampoco nos quedamos mancos. A pesar del pacto de silencio que existe y se estila, al final hay escándalos o situaciones que traspasan los límites de la prudencia. Una de esas situaciones incómodas y hasta ridículas, que ponen de manifiesto que aquello de la erótica del poder es verdad, la presencié durante la boda de la hija de Dámaso González con el hijo de Sebastián Palomo Linares. La ceremonia fue preciosa y el banquete nupcial que se celebró en la finca EFE M JAVIER PEIRO La modelo y presentadora de televisión Paloma Lago estuvo de fiesta, en la que organizó una firma relojera centenaria y cubana de Palomo y Marina Danko, en Aranjuez, una auténtica delicia. Todo estuvo perfecto, la decoración, el catering, la música, los vestidos, los novios... Emocionada y bellísima apareció una Marina Danko que gana con los años. Lució un vestido rosa palo de Óscar de la Renta y un aderezo de brillantes que ella misma había dibujado para la firma de joyas en la que trabaja. Estuvo encantadora y pendiente de todo hasta el punto de que, al día siguiente, sin apenas haber descansado puesto que el baile duró hasta las diez de la mañana, se hirió en un pie al cambiar unos maceteros de sitio. Siempre atenta y activa, Danko no sólo cuidó los detalles, sino que también organizó una comida para los más de cuarenta invitados que se quedaron en Aranjuez. Pero volviendo al incidente que vi con mis propios ojos, la cosa no fue a mayores pero sí resultó bastante incómoda para algunos de los comensales que se encontraban en la mesa donde se sentó José Bono y su mujer Ana. Como mandan las normas de la buena educación, en estas fiestas los matrimonios no deben sentarse juntos y de ahí que los Bono compartieran mesa pero no servilleta. Al lado del ex ministro se sentó una Festejos muy animados