Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 7 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Indisciplina Ya nadie usa el usted en la escuela ¿Cómo tratar al profesor, de tú o de usted? Los voces que en los últimos tiempos se alzan en favor de erradicar el tuteo en las aulas siembran la polémica. Más allá de las palabras, se echa en falta el respeto POR MILAGROS ASENJO amírez, salga usted a la pizarra. Le toca resolver el problema... Así se dirigía el profesor a sus alumnos en la escuela española de mediados del siglo XX e incluso de décadas posteriores. Los estudiantes respondían entonces con respeto, e incluso con temor, a los requerimientos de sus profesores. Pero, con el paso del tiempo y la evolución de la sociedad, esas formas han caído en desuso y no son pocos los que atribuyen a tal informalidad los crecientes problemas de convivencia en las aulas y el más que alarmante índice de fracaso escolar, que tampoco es privativo de España. R En este escenario, las palabras del presidente francés, Nicolás Sarkozy, en las que pide que los escolares traten de usted a sus profesores y se pongan en pie cuando éstos entren en clase, han suscitado la polémica, como no puede ser menos cuando está en juego la educación de las nuevas generaciones. Unos creen que trasladar esa propuesta a nuestras escuelas sería volver a la época del Florido pénsil Otros aplauden la iniciativa, y apuestan por devolver a la escuela aquellos formales usos y normas de urbanidad. Entre las voces que se han alzado en favor de erradicar el tuteo entre profesores y alumnos destaca, por ejemplo, la del Defensor del Pueblo, Enrique Múgica. Pero, ¿cómo es la relación entre docentes y discentes? ¿Se ha degradado tanto como para reimplantar ese distante respeto que apadrina Sarkozy? En la actualidad, no hay normas genéricas sobre cómo han de tratar los alumnos al profesor, ni sobre la forma en la que debe dirigirse éste a sus discípulos. En la enseñanza universitaria conviven el tu y el usted y la orientación depende en gran parte del docente. El usted dirigido al profesor está más extendido. En tanto que el alumno es tratado de usted especialmente en Ciencias Jurídicas y en algunas carreras sanitarias, pero no tanto en las demás. En los niveles no universitarios, llamar de usted y por el apellido a los alumnos ha pasado a mejor vida; es como el recuerdo de una fotografía que amarillea y en la que unos duros pupitres y unos viejos mapas evocan imágenes de antaño. Hoy, como norma, los profesores tutean a sus alumnos, y los pequeños tutean a sus maestros. Y si les llaman seño o profe es porque están en un periodo de su vida en el que la afectividad juega un papel importante. Ausencia de buenas maneras Llamar de usted a los alumnos evoca el recuerdo de esas viejas fotografías que ya amarillean ABC El problema surge en Secundaria, donde la rebeldía, la indisciplina y la ausencia de buenas maneras son rasgos muy acusados. Hay numerosos centros privados y concertados en los que predomina el usted para dirigirse a los profesores, pero desde luego no es el caso de los institutos públicos. Y a los alumnos se les sigue tuteando como norma. Agustín Escolano, catedrático de Historia de la Educación y protector de la rica y entrañable historia de la escuela española, señala que el cambio de usos en las aulas corre en paralelo a los que a lo largo de los últimos 40 años se han producido en la sociedad: La escuela es el reflejo de la sociedad dice. No obstante, considera excesivo que el Estado imponga las formas que deben imperar en el aula Tomás Alonso dirige el Instituto de Secundaria Tomás y Valiente de Madrid. Sostiene que lo importante es la auctoritas del profesor y que el tratamiento debe basarse en el respeto mutuo. Hay que hacérselo comprender a los alumnos y sentar las bases desde el principio. Así no se tomarán el codo cuando les des la mano Además, deben saber que el profesor y el alumno no son colegas, sino que existen dos niveles diferentes y eso, a veces se traduce en llamarle de usted En tanto que Carmen, maestra desde hace 23 años, resalta que más allá de las palabras, los alumnos deben tener muy claro el respeto y la consideración al profesor