Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 7 07 CLAVES DE ACTUALIDAD M. Pau Janer La planta trepadora Asidua de todas las salsas del nacionalismo convergente, ninfa que no da abasto, sonrisa lacada, novelista del país de Lilliput, Maria de la Pau, la ambición que no cesa TEXTO: SERGI DORIA FOTO: YOLANDA CARDO Maria de la Pau Janer, sonrisa perenne de peluquería y ubicuidad catódica edianoche del lunes 17 de octubre de 2005. Maria de la Pau Janer, autora de la novela Pasiones romanas exhibe su sonrisa profidén a los reporteros gráficos portando entre sus broncíneas manos el trofeo del Planeta, verbigracia, cien kilos. No era la primera vez que trincaba la millonada. Hacía dos años que la editorial del señor Lara Bosch le había dado una especie de anticipo como finalista por Las mujeres que hay en mi verbigracia, veintipico kilos. Todo parecía seguir el guión establecido: Maria de la Pau peroraba su falsa modestia en un castellano de acento mallorquín, como esos discos de vinilo que bambolean el tono deformados por el uso... Mientras la ninfa desgranaba tópicos, el escritor Juan Marsé, miembro del jurado, hacía dibujos con expresión ausente. Había olisqueado con su nariz de boxeador que se resiste al tongo, las dudosa calidad de unas Pasiones romanas agraciadas por un cheque pero que no resistían un chequeo literario. Como John Gardfiel en Cuerpo y alma Marsé lanzó un crochet de izquierda: Este premio no tiene nada qué ver con la literatura, pero nuestro cometido tampoco... La ninfa, más acostumbrada al halago que al reproche, se agrió. El creador del Pijoaparte siguió su golpiza crítica: la novela ganadora dejaba al descubierto la carpintería, las tuberías y las ínfulas literarias La ninfa ya no sonreía. O sí. Una sonrisa- rictus amenazante. Alguien se atrevía, ¡y cómo se atrevía! a establecer la justa proporción entre el peso de la estilizada ninfa y la anorexia de su prosa. Juega a enfant terrible espetó la mallorquina contrariada. No tengo edad repuso el correo- M so Marsé. Sí, a veces se pasa la edad, ése es el problema contratacó Janer con los incisivos a punto de mordedura. Pero Marsé, como Gardfield, sentenció cachazudo: No te confundas. A mí me interesa la literatura y a vosotros la vida literaria... Aquella noche comenzó a cuartearse una vida literaria bendecida por la cara bonita de su protagonista. A punto de cumplir los cuarenta, Maria de la Pau escuchaba por fin a alguien que le cantaba las cuarenta. Hija del escritor Gabriel Janer Manila y nacida en Palma de Mallorca, Maria de la Pau estudió en el colegio Pedro Poveda y en el Institut Ramon Llull de la capital palmesana. Doctorada en Filología Catalana, es profesora titular de Literatura en la Universidad de las Islas Baleares. Desde su debut en 1988 con Els ulls d ahir Maria de la Pau no paró de recoger galardones literarios, entre otros el Sant Joan por Màrmara el Carlomagno por Natura d anguila o el Ramon Llull por Lola hasta desembarcar en la literatura castellana saltando desde la nave planetaria. Dicen que más vale caer en gracia que ser gracioso Maria de la Pau era guapa de cara y tan puntillosa en su aliño indumentario como Maria Antonia Munar, la líder de Unió Mallorquina que con el seis por ciento de votos manda en ses illes La caraguapa y el acento le iba de perlas (majorica) a TV 3 para cubrir la cuota balear como televisión de los països catalans Divorciada de su primer marido, el catedrático Joan Oliver, a quien conoció en la Universidad, Maria de la Pau encontró el amor en TV 3 cuando presentó con el psiquiatra Joan Corbella Coses de la vida Y, cosas de la vida, se casó con Corbella en enero de 2005. Asidua de todas las tertulias y todas las salsas del nacionalismo convergente, la ninfa no daba abasto. Presentaba Els llibres i la vida o el universitario Campus 33 Colaboradora de los diarios barceloneses era capaz de tocar cualquier tema insustancial, siempre que no vulnerara su statu quo políticamente correcto. Su sonrisa perenne de Big Sister de peluquería ocupaba toda la portada de los libros facturados paraSant Jordi. Con tanto premio y tanta ubicuidad catódica no faltaba la pregunta del becario: ¿No teme que le Sonrisa y peluquería Iba en las autonómicas baleares en la lista del PP, pero, sin cortarse, criticaba a Rajoy y elogiaba a Convergència. Ahora, ha dejado a sus electores con un palmo de narices