Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Con la madre Teresa de Cálcuta jovencísima, tan tímida como guapa y de mirada inocente. Era además la primera inglesa que se casaba con un Heredero desde hacía más de tres siglos. Desde el principio, en este matrimonio ha habido tres diría después Diana, tras separarse de su marido en diciembre de 1992. El divorcio llegaría el 28 de agosto de 1996. Fueron años de declaraciones explosivas, en parte grabadas en vídeos que su mayordomo difundiría con el tiempo; de comportamientos estrafalarios; de bulimia y algún intento de suicidio; y de coqueteo con otros hombres. Según Tina Brown, Diana no fue buena estratega, sino que se perdió en el tacticismo en su intento de rebelarse contra el entorno real. Nunca pareció pensar más allá del día dos asegura. Buscó actividades caritativas en Su última imagen en vida, en un hotel de París las que volcar la compasión por los demás, como su campaña contra el sida y la lucha contra los campos de minas, pero no tuvo un objetivo claro para su inmediata vida. En The Chronicles of Diana Brown no desvela nada especialmente singular. Todo lo que puede saberse sobre Lady Di ya ha sido publicado; y donde persisten las conjeturas, difícilmente se establecerá una verdad corroborable. Los últimos documentales de televisión sirven más bien para dejar las cosas como están. Así ocurrió con Diana: los testigos en el túnel que, en todo caso, exculpa a los paparazzi del accidente. El libro de Brown considera que la hoy Duquesa de Cornualles había renunciado a la posibilidad de casarse con el Príncipe de Gales tras la muerte de Diana, y que estaba dispuesta a seguir una relación desde fuera. Incluye alguna nueva persona en la lista de hombres con los que Diana tuvo amoríos al separarse de Carlos, y viene a restar credibilidad a una inminente boda con Dodi Al Fayed, porque Lady Spencer parecía estar pensando en mudarse a Nueva York, atraída por el escenario de los famosos estadounidenses. En estos diez años- -afirman los príncipes Guillermo y Enrique- -ha habido un estruendo de gente hablando mal; con el tiempo, la gente parece haber olvidado las maravillosas cosas que hizo De ahí que sus hijos hayan querido que hoy el estadio de Wembley se llene para recordar esa otra cara de Diana, no la de la tragedia, sino la del ser humano. Es el mejor modo de devolverla a la vida dicen. FOTOS: ARCHIVO ABC carencia de estima, Diana fue una estudiante con resultados académicos por debajo de la media. En cambio, tenía talento como cantante y sobresalía en los deportes: le hubiera gustado ser bailarina. Guillermo y Enrique recuerdan esa afición de su madre. Muchas veces la pillábamos bailando, y nosotros salíamos de la habitación algo confusos de ver que nuestra madre estuviera simplemente dando vueltas en su baile han declarado en un programa especial de la BBC. Pero las exigencias de su clase la llevaron a una actividad más adecuada a la espera de un conveniente matrimonio, por lo que comenzó a trabajar a tiempo parcial como aprendiza en una guardería. Fue entonces cuando comenzó a salir con el príncipe Carlos. Diana era la candidata perfecta para una boda real: orígenes aristocráticos, soltera y no divorciada, anglicana y, según todas las fuentes, virgen. Tales fueron los consejos que recibió el Heredero, al parecer también invitado a seguir a escondidas su relación con Camilla Parker Bowles mientras no alterara la paz de la Familia Real. La que se llamó boda del siglo se celebró en la catedral de San Pablo de Londres el 29 de julio de 1981, poco después de que Diana cumpliera veinte años. El enlace fue aclamado por los británicos, en lo que fue un ilusionante momento para la nación. Junto al gris Carlos aparecía una chica Tabloides, negocio y mala conciencia Diana vende. A pesar de haber muerto ya hace diez años, cualquier noticia sobre ella es llevada a portada por los tabloides. Rara es la semana, por ejemplo, que el Daily Express especializado en urgar en la teoría de la conspiración (implicación de los servicios secretos en el accidente) no saque alguna primicia en primera página. Pero la prensa sensacionalista aborda la figura de la difunta Princesa de Gales desde una cierta mala conciencia, después de que en vida de Lady Spencer los tabloides fueran implacables con quien, con el tiempo, ha sido vista como víctima digna de compasión. El shock de su muerte llevó al pacto de no publicar fotos escabrosas del accidente, lo que se ha mantenido hasta ahora, cuando algunas de esas imágenes han sido difundidas en el extranjero. Es sobre todo el público británico el que vela por su buena memoria. La mayor parte de la población estuvo en contra de que Channel 4 emitiera recientemente alguna de esas fotos, aunque fueron parcialmente tapadas para no mostrar el cuerpo de Diana. La prensa sensacionalista aborda la figura de la Princesa desde una cierta mala conciencia