Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE El escudo nacional chino fue alzado en el palacio del gobernador minutos después de la devolución operar en la fábrica global Pero la integración económica de la ex colonia británica con China no impide a sus habitantes seguir presionando a favor de sus derechos democráticos. Una vez aclarado que no habrá sufragio universal en 2008, el jefe ejecutivo se ha comprometido a resolver esta cuestión antes de que acabe su mandato en 2012. Para ello, está previsto que elabore durante este mes de julio un denominado Libro Verde que los otros partidos ya están esperando ansiosamente, sobre todo los que conforman el bando democrático del Consejo Legislativo (Legco) En este órgano de sesenta diputados, treinta son elegidos directamente por el pueblo mediante circunscripciones geográficas y otros treinta son designados por ciertos sectores profesionales, pero el jefe ejecutivo sigue siendo nombrado por el comité de 800 miembros afín a Pekín. Una democracia made in China que, para el cardenal de Hong Kong, Joseph Zen, una de las voces más críticas con el régimen comunista, es frustrante Pekín debería confiar en Hong Kong y no temer que la democracia cause inestabilidad manifestó Zen, quien advirtió de que ahora hay menos libertad que antes porque muchos empresarios y periodistas no quieren disgustar al Gobierno central para no dañar sus intereses Tras superar varias graves crisis, Hong Kong vive una nueva etapa de esplendor que se beneficia del crecimiento del gigante asiático. Así que, de momento, sus pragmáticos habitantes prefieren disfrutar de las ventajas que les comporta ser chinos de primera para seguir contando con un PIB per cápita de 28.000 dólares (por los 2.040 de la China continental) que les permita emplear a criadas filipinas, apostar en las carreras los domingos y alegrarse la vista con las señoritas de Wan Chai. La urbe vive ahora una nueva etapa de esplendor económico gracias también al crecimiento del gigante chino ción global del 11- S, en 2001 y, posteriormente, apareció el SARS, a finales de 2002, que causó 299 muertos sólo en la isla. La gota que colmó la paciencia de los hongkoneses fue la propuesta gubernamental para promulgar el Artículo 23 de la Ley Básica, que la población interpretó como un ataque a sus libertades al hablar de delitos como sedición o traición. Como respuesta, medio millón de personas se echó a la calle el 1 de julio de 2003 exigiendo democracia, lo que asustó a Pekín y sentenció al jefe ejecutivo. A partir de entonces, el régimen comunista descubrió que era mejor no insistir en la cuestión política, sino afianzar sus ya de por sí estrechas relaciones económicas con Hong Kong. En julio de ese año, China firmó un acuerdo de cooperación económica preferencial con su Región Administrativa Especial, que dispone de su propio asiento en la Organización Mundial del Comercio (OMC) utiliza su moneda (dólar de Hong Kong) gestiona sus impuestos y presupuesto y hasta posee fronteras con el continente. La supresión de tarifas arancelarias en 23 áreas de servicios y el fomento de las inversiones en ambos lados permitieron a la antigua colonia consolidar su penetración en el mercado chino, copado por empresarios que se aprovechan de la barata mano de obra de la vecina provincia de Guangdong. Hong Kong no se habría recuperado sin la ayuda que supone el fuerte tirón de la economía china indica la economista jefe de la isla, Helen Chan. En este sentido, la Bolsa de Hong Kong se convirtió en 2005 en la segunda del mundo, superando a Wall Street en Nueva York, por la cotización de las empresas chinas, donde destaca la oferta pública de acciones del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) Además, cada año visitan la ex colonia británica trece millones de turistas chinos y la ciudad actúa como puerta de entrada y ventana al mundo del gigante asiático, ya que la eficacia de sus servicios financieros y logísticos, que suponen casi la mitad de su economía, y el tránsito de su puerto han facilitado que 3.800 grandes compañías internacionales se instalen aquí para La importancia del negocio Protesta contra la ley de sedición En China, sólo en Hong Kong se autorizan manifestaciones