Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE La milicia como vía de integración y el patriotismo constitucional En Estados Unidos, fue en el Ejército donde se dieron de forma más neta pasos hacia el fin de la segregación, a la que sin embargo muchos negros volvían en cuanto salían del cuartel o regresaban de Vietman. En el caso de la actual guerra de Irak, el 11 de los soldados de EE. UU. muertos en Irak son hispanos. Pese a que representan menos del 9,5 por ciento del ejército, suman el 11 por ciento de los milicos muertos en Irak. En el censo de 2000, los hispanos se convirtieron, con el 12,5 por ciento, en la primera minoría, por encima de los negros. En el caso de España, el boom económico no se puede desvincular del demográfico. Gracias a la llegada de inmigrantes se ha podido superar el estancamiento de la natalidad y, según un estudio de Caixa de Catalunya, si no hubiera crecido la población el Producto Interior Bruto hubiera sido un 1,17 por ciento negativo, en lugar de un 2,6 por ciento positivo. En diez años la población ha aumentado en cinco millones, el mayor dentro de la Unión Europea. El padrón que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística indica que en enero de 2007 residían en territorio español más de 45,1 millones las personas, de los cuales casi cinco millones son extranjeros- -más de la mitad, extracomunitarios- es decir, cerca del 10 de la población total (frente al todavía 5,5 por ciento en el Ejército) Hijo de emigrantes gallegos que do parte en muchas misiones internacionales bajo mando de las Naciones Unidas o de la OTAN, que le han quitado rebabas franquistas. Aunque sólo representan el 28 por ciento de la tropa en el secarral de Paracuellos, junto a Alcalá de Henares, los rostros foráneos están por todas partes, son omnipresentes. Parece un verdadero Ejército inmigrante. ¿Qué tienen en común Carlos Alonso Palate, Diego Armando Estacio, Jeferson Vargas Moya, Yeison Alejandro Castaño Abadía, Yhon Edisson Posada Valencia y Jorge Arnaldo Hernández Seminario? Que eran hispanos, inmigrantes (es decir, pobres) tenían entre 35 y 19 años, y dieron su vida en España o por España en ataques terroristas pese a no poseer la nacionalidad española. Los dos primeros, ecuatorianos, murieron el 30 de diciembre del año pasado aplastados por los escombros de un aparcamiento de la T- 4 de Barajas volado por ETA. Los otros cuatro, militares integrados en el Ejército español, en acciones terroristas en zona de guerra: el último, peruano, en julio de 2007 en Afganistán, los otros tres, colombianos, hace exactamente una semana, en Líbano, junto a tres españoles. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, socialista, tardó tres días en comparecer ante la nación tras los atentados de Barajas y el de Líbano. Cuando el pasado martes se celebró el funeral por los seis muertos de Líbano, en la tórrida explanada de la sede de la Brigada Paracaidista, en Paracuellos del Jarama, tierra batida por la guerra civil, a las afueras de Madrid, la tensión era alta: los vítores a España y a dar la vida por ella si fuera preciso parecían extemporáneos, como si tan alto sacrificio no encajara en esta época que acaso Zapatero representa con involuntaria elocuencia. El presidente aguantó el chaparrón de la madre de uno de los colombianos, que le exigió seguridad para los que se la juegan la vida por una patria que no es la suya. Era mi mejor amigo dice Josie García Zamora, nacido en Guayaquil hace 20 años, con una mezcla de rabia y pena. Tienen que pasar estas cosas para que se tomen medidas que podían haberle salvado la vida a nuestros compañeros Con la familia dividida entre Ecuador (donde sigue su padre) y España, repite lo que ya es un lugar común: Aquí hay más futuro Con un abuelo y varios tíos en el Ejército de su país, alistarse en la Bripac era para Josie encontraron acogida en Holanda, José Luis Gómez Nogueira es un caso paradójico. Licenciado en historia, alcanzó el grado de comandante (fue boina azul en Mozambique, durante las primeras elecciones democráticas supervisadas por la ONU) y ahora está en comisión de servicios especiales, como civil, adscrito al Departamento de Asuntos internacionales en el Ministerio de Asuntos Exteriores, dedicado a terrorismo, desarme y no proliferación. Morgan como le conocen sus amigos, dice que el Ejército español está siguiendo los pasos que antes dieron otros, como el francés o el estadounidense, y que la presencia de inmigrantes en las unidades no es más que un signo de los tiempos, reflejo del resto de la sociedad A su juicio, la defensa también se mercantiliza. Los ejércitos se profesionalizan y el patriotismo pasa a un segundo plano El ex capitán Xosé Fortes Bouzán, expedientado durante la dictadura como impulsor de la Unión Militar Democrática, defendió en su día la objeción de conciencia, pero entre las virtudes de la mili destacaba su factor igualitario, de integración social. Ahora, tras Hiroshima y la globalización, la guerra ya no es un medio y el ejército ha dejado de ser el núcleo del Estado moderno y el patriotismo. La identidad nacional se forja mediante la cohesión social y valores compartidos, el llamado patriotismo constitucional que los inmigrantes pueden asumir. García inevitable. Como Jeferson, Vargas tiene vocación: Queríamos ser paracas por encima de todo. Aquí se está bien Ennoviado con una compatriota, quiere compaginar el diseño gráfico con la milicia. No tiene miedo: Soy católico y sé que si muero la gente que me quiere sufrirá, pero iré a un buen sitio. Sé que mi ptimo Jeferson está allí Sumando tropa y marinería (la Fuerza Aérea todavía no los admite) son 4.309 los inmigrantes que forman parte del Ejército español. Esa cifra representa el 5,5 por ciento del total. Sin embargo, en unidades como la Bripac o la Legión, que suelen ser enviadas a misiones internacionales de paz, el porcentaje se acerca a un 30 por ciento. El riesgo de que mueran inmigrantes en teatros de operaciones como el afgano o el libanés, donde ahora hay misiones ba (Pasa a la página siguiente) Palate, Estacio, Vargas, Castaño, Posada y Hernández eran hispanos, inmigrantes (es decir, pobres) y dieron su vida en España o por España en ataques terroristas