Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Español pero moderno Imanol Arias y su saludable afición al vino mo los dúos que hizo con Leonor Watling, Ana Torroja, Rafa Sánchez o una Alaska que estuvo simpleen la familia. A fin de cuentas él se crió con una guitarra en las manos mientras acompañaba a su padre, Jesús Sánchez, que formó parte del grupo Los tres de la Bahía y de ahí la afición. Con Manuela no será igual puesto que al vivir separados el roce no es tan continuo pero los genes son los genes y si la niña lleva una artista en su sangre da igual que el Atlántico le separe de su padre. Otro tipo de celebración fue la que se organizó en la inauguración de la bodega Cepa 21 que, junto a los hermanos José y Emilio Moro, cuenta con accionistas tan conocidos como el futbolista Ronaldo, el actor Imanol Arias, el empresario Fernando Martín o José Antonio García Calvo. Fue el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el encargado de inaugurar las instalaciones en un acto en el que Imanol Arias, que ya rueda de nuevo la serie Cuéntame cómo pasó ahora centrada en el año 1975 con la muerte de Franco, destacó que su entrada en el mundo del vino le ha permitido dormir hoy el sueño de Morfeo y atribuyó todo el mérito a su predecesor en el uso de la palabra (José Moro) Voy descubriendo en el mundo del vino que hay cinco o seis personas que son soñadores de vinos. Moro soñó un día un proyecto, lo ha hecho realidad y nos ha puesto a soñar a los socios, y aún no hemos despertado. Ojalá que nunca despertemos de este sueño sentenció el artista. A la fiesta se sumaron Juan Echanove, Pastora Vega, el joyero Emiliano Suárez que está feliz con la llegada al mundo de su segundo hijo, la modelo Estefanía Luyck y el cantante de los Celtas Cortos, Jesús Cifuentes, entre muchos otros. Por supuesto, la fiesta estuvo muy bien regada con los mejores caldos de la bodega. e veo en la obligación (y en la devoción) de reivindicar a Manolo Escobar. No puede ser posible que alguien lo considere uno de los personajes que hunden España. Cielos. Pero... ¿en qué país vivimos? (por utilizar el título de la primera película que Manolo hizo con Concha Velasco) Como no me meto ni con la policía ni con señoras mayores no lo voy a hacer con Curry Valenzuela, que es quien ha incluido al almeriense entre los torpedos que van directos a la línea de flotación patria. Y todo porque en una entrevista en 20 minutos dijo que no volvería a cantar ¡Y viva España! ni por todo el oro del mundo. Porque es muy de otra época, de otro tiempo. Pero si Manolo Escobar debe de ser el cantante (o político o encofrador) que más ha utilizado la palabra España, incluso si no contamos el conocido pasodoble (que también cantó la belga Samantha) A ver, así por encima: España, mi embajadora (canción) Cosas de España (espectáculo) Moderno pero español Viva el sol de España (las dos, canciones incluidas en la película En un lugar de La Manga Suspiros de España (canción de su álbum de pasodobles así como título del elepé donde incluía una versión de Mi querida España con la tuna de Montes) Sin olvidar En tierra extraña del tercer volumen de la Selección Antológica del Cancionero Español su monumental contribución a la copla. Como para generar dudas sobre sus actividades antiespañolas. Hasta al senador McCarthy le habría parecido suficiente. Venía a cuento la entrevista, hace meses, de su espectáculo de cabaret autobiográfico De Manolo a Escobar Pero decía más en ese peculiar artefacto teatral donde sólo se acompañaba de un pia- M mente genial y animó al personal como pocas al cantar con Bosé la canción Bandido Todo eso fue sobre el escenario. Abajo, entre el público, algunos de los amigos y fieles al artista se reunían en la zona vip que es la que se reserva para los que tienen foto asegurada y algún titular que regalar a la prensa. Sin hacer declaraciones y con gesto serio llegó Gonzalo Miró, quien no sabe cómo evitar que le pregunten por Eugenia Martínez de Irujo. La pareja anda unas semanas distanciada pero mientras unos aseguran que es ruptura definitiva otras fuentes me insisten en que no está nada cerrado. Esta vez los protagonistas de la noticia han decidido no decir ni pío y dejar que sea el entorno, ese ente sin nombre que hace satélite del famoso, el que lance las aclaraciones desde un cómodo anonimato que deja abiertas muchas dudas. Como siempre, Ibiza será clave en el devenir de esta pareja que se enamoró en la isla pitiusa y superó la prueba de vivir un año separados (él en Nueva York, ella en Madrid) sin que a su vuelta se decidieran a compartir techo. Tal vez esa falta de decisión sea clave para entender ciertos recelos. Pero aparte de Miró, quien más disfrutó del concierto de Bosé fue la hija de Alejandro Sanz y Jaidy Mitchel, la pequeña Manuela, que estuvo como loca coreando cada tema del artista. La niña conoce a Miguel desde que llegó al mundo y es una admiradora total. Además, según me contó su madre, ha heredado la facilidad musical de Sanz por lo que no sería nada extraño que de aquí a unos años el músico pueda presumir de una nueva artista nista, sobre la famosa canción. Que es pura pandereta, que la escribieron unos flamencos, pero unos flamencos de Flandes (los belgas Caerts y Rozenstraten, que parecen personajes de Shakespeare, como Rosencrantz y Guildenstern) que no le gustaba y sigue sin gustarle porque tiene una letra imposible, que dice muchas tonterías y que es un pastiche de esos que dan temblores. Con toda la razón. El nacimiento de España (la tierra del amor) ya se sabe, fue entre toros, fandanguillos y alegrías. Un Big Bang al que faltan la gitana encima de la tele, el botijo y el hueso del jamón. Al creacionismo y a la teoría de la evolución va a haber que añadir el españolismo. Y luego está lo del refrán. ¿Desde cuándo Que viva España es un refrán? Tiene razón Manolo. Hay que ver la de tonterías por estrofa contenidas en el pasodoble que se convirtió en un himno para los turistas, como había pasado con El Porompompero canción de Juan Solano que Escobar escuchó al Príncipe Gitano cuando estaba en su compañía (Manolo en la del Príncipe, claro, como también había estado Rocío Jurado) Tras pedir permiso a Enrique Vargas, la grabó con el resultado por todos conocido. El Porompompero fue el primer himno manoloescobariano. El segundo, pues ya se sabe (sin menospreciar La minifalda Como escribió Arcadi Espada, ¡Y viva España! 3 es un himno a la sangría. Precisamente en la sangría es en lo único en que Georgie Dann no se caga. Perdón por el giro y la expresión, pero es su actual canción del verano. El hit estival del francés cuyo pelo se ennegrece más cada año lleva por nombre Mecagüentó Y ese to incluye el chiringuito, la colchoneta, el veraneo, la ensaladilla, las gambas a la plancha (gambas plancha dice él, como si se tratara de un camarero recitando) la paellera o el bungalow. Hay un momento en que, después de todos los me cago del estribillo suelta Me dan ganas de mandarlo todo a la Y evita, a buenas horas, la palabrita. Al lado de esto, hasta Pablo Carbonell con su oda al alcohol resulta más fino Esta noche tengo botellón La otra candidata a canción del verano es la versión de Mi carro de El Koala. Versión a la que se ha sumado Manolo Escobar (igual que Raphael se ha unido a la campaña de Aquarius) El carro de El Koala es un coche tuneado pero al final, superado el corral, ha vuelto al clásico, a Manolo Escobar. Ex funcionario de Correos, ex fabricante de pantalones vaqueros, ex presentador de televisión Goles son amores merece capítulo aparte) coleccionista de arte, cantante y español. Muy español.