Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 6 07 VIAJES Puede parecer un rincón de la India, pero es Isla Mauricio, el Ganga Talao (Lago del Ganges) presidido por el dios hindú Shiva (azul) y su esposa Parvati Isla Mauricio Lujo asiático en África (Viene de la página anterior) sión de 1.865 km cuadrados (un poco menos que Tenerife) Isla Mauricio cuenta con 330 kilómetros de costas, playas de fina arena blanca, rodeadas casi por completo por una barrera coralina, una especie de protección natural contra el oleaje y los peces peligrosos. Pero más que por paisaje (que no está nada mal) Mauricio lla- ma la atención del viajero por su paisanaje. Turistas y locales conviven perfectamente, tan bien como las diferentes religiones y culturas que componen el panorama social mauriciano. Los holandeses llevaron consigo esclavos africanos. Luego llegaron los indios para el cultivo de las plantaciones de caña, y tras ellos, los chinos que se hicieron con el comercio. La población mauriciana ac- Isla Mauricio es, ante todo, un destino de playa sin aglomeraciones. Arenas coralinas blancas y mar turquesa tual conjuga 33 idiomas con 90 formas religiosas distintas. Un 52 son hindúes, el 26 católicos y el 17 musulmanes. La lengua oficial es el inglés, aunque también se habla el francés y sobre todo el creole (mezcla de ambos con leguas africanas) Y a pesar de todo, no se conocen enfrentamientos de importancia. Junto al barrio chino de Port Louis, la capital, la mezquita Jummah abre sus puertas a todo el mundo, y un poco más allá la iglesia de la Inmaculada celebra misa. En el Grand Bassin (rebautizado como Ganga Talao: Lago del Ganges) que ocupa el cráter de un volcán extinto, los hindúes encienden lamparillas a Shiva. Dicen que en 1897 un brahman vio en sueños que el río Ganges, que nace en los Himalayas, tras desembocar en el Golfo de Bengala reaparecía 5.000 kilómetros después en esta laguna de Isla Mauricio. Desde entonces, los hindúes que deben peregrinar al menos una vez en su vida al río santo ya no necesitan viajar hasta la India. Estas aguas son tan sagradas como aquellas. Playas, montañas, cráteres, selvas y ríos. Blancos, negros, mulatos, amarillos y cobrizos. Todos los colores, los aromas, los sonidos y también todo el silencio. Hoteles de lujo que hacen del tópico una realidad. Amalgama armoniosa para el disfrute de los turistas. Hay que aprovechar que todavía no son demasiados.