Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE dijeron- -prosiguió- -que la iban a violar en un descampado. Ella insistía en que la dejaran irse. No la dejaron. Cuando se vestía, mi primo decidió atropellarla. Muchas veces. La estampó contra la pared de la fábrica; ella se levantaba y andaba, y así una y otra vez. Nos marchábamos ya, y decidieron quemarla. Aún movía los brazos. Le echaron un litro de gasolina Tras este relato, espeluznante, no resulta extraño que el grupo tuviera la sangre fría, antes de ser detenidos, de jactarse de la barbaridad cometida. En los círculos en los que se movían, nada recomendables, se jactaban: ¡Cuidado, que quemo; cuidado, que mato! o ¡Le hemos dado la muerte del Torete! La primera detención llegó unas tres semanas después del suceso. Ramón fue sorprendido por la Policía mientras robaba, junto a su novia, un jaguar Su testimonio fue fundamental para detener a Ramoncín Luego, cayeron El Malaguita en un poblado chabolista, y Rafita este último escondido en la furgoneta de sus padres. En octubre, durante el juicio de los menores, uno de ellos amenazó a la familia de Sandra con el gesto de cortarles el cuello. A Rafita apenas le quedan tres días de internamiento. Los informes técnicos que obran en poder del juez indican que su conducta sólo ha avanzado en dos aspectos: se lava y tiene interés por la carpintería. Por lo demás, se le aprecian accesos de ira, egocentrismo, inadaptación, hostilidad, marginalidad crónica, bajo autocontrol... y ha acumulado varias sanciones por agresión. La vida entre rejas para un violeta -apelativo que se utiliza en la jerga carcelaria para los violadores- -no es nada fácil. Funciona la Ley del Talión. Los padres de Sandra quieren que estos tres años de libertad vigilada los pase Rafita fuera de la Comunidad de Madrid y bajo permanente control. Mientras, ellos intentan seguir adelante, pese al tratamiento farmacológico contra la depresión de María del Mar y los cuatro infartos de Paco, su marido, sufridos en muy poco tiempo. Quieren que su caso y la Ley del Menor española acaben en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ya ha dicho que este Gobierno no tocará la ley, pese al clamor social. En octubre se revisarán las condenas de Ramón y Ramoncín Si nada cambia, dentro de 4 años serán ellos los que saldrán a la calle. Como Rafita Hostilidad, ira, agresiones... María del Mar Bermúdez, con la foto de su hija, Sandra Palo, asesinada en Madrid el 17 de mayo de 2003 Pero Rafita no cejaba en su empeño de causar el mal. Cometió varios intentos de agresión sexual, y se dio a la moda del alunizaje en escaparates de comercios. La madre se dedicaba a vender en el mercadillo del barrio vallecano de Entrevías lo que sus hijos, Francisco y El Bubu robaban en comercios. Así es como Rafita o Pumuki llegó a la noche del crimen de Sandra Palo, en semejantes compañías, entre las que no faltaban tampoco las del propio Malaguita que es su primo, y las de Juan Ramón Manzano Manzano y Ramón Santiago Jiménez, alias Ramoncín y Ramón respectivamente, los otros implicados en el crimen. Íbamos a dar un palo pero mi primo, al ver a Sandra y su novio, cambió de planes. A punta de navaja les obligó a meterse en el coche Así relataba Rafita en el juicio contra El Malaguita lo ocurrido aquel 17 de mayo. Me El cerebro del crimen del rol ya va por la cuarta carrera en prisión M. J. Á. MADRID. En la madrugada del 30 de abril de 1994 Javier Rosado, de 21 años y Félix Martínez, de 17, llevaron el juego de rol, ideado por el primero hasta el límite. Bautizado como razas trataba de seguir la estela de Hitler en un intento de mejorar la especie Así, esa noche, en un ritual macabro salieron a buscar a la víctima adecuada, provistos de cuchillos y guantes de látex: mujer joven, niño o viejo. Hasta que encontraron a Carlos Moreno, de 52 años, bautizado como Benito por los homicidas, un empleado de limpieza al que asesinaron y torturaron tras verle solo en una parada de autobús. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota escribió Rosado en un diario en el que describía con todo lujo de detalles el espantoso crimen. Para La estampó muchas veces los peritos forenses no fue fácil durante el juicio bucear en su mente para determinar si discernía entre el bien y el mal. Al final, y pese a sus intentos de hacerse pasar por loco- Tengo 43 personalidades distintas llegó a decir- prevaleció l a tesis de que se trata de un psicópata peligroso, sádico y carente de remordimientos Negó en todo momento los hechos y trató de inculpar a su amigo, el menor, pero no funcionó. Fue condenado a 42 años, que se reducen a 20. Ya ha cumplido las tres cuartas partes de su condena. Con las redenciones que se le han aplicado se espera que salga a la calle en 2009- 10. En este tiempo, y para acortar su pena, ha acabado tres carreras y ya va por la cuarta. Pero su mente sigue igual de enferma...