Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE No me pises que llevo chanclas Vivir un festival no sólo es acudir a los conciertos. En la mayoría de ellos hay diversas actividades paralelas para llenar las horas de los asistentes, desde actuaciones teatrales y certámenes de cortometrajes hasta todo tipo de raves y fiestas paralelas. Es importante planificarse el día, porque a veces uno no da abasto- -reconoce María Hernández- Yo suelo ir a los conciertos por la noche y la mañana la dedico a la playa. Es fundamental llevarse tapones para los oídos- -aconseja Sonia Mayorala- pues nunca sabes a qué hora te va a tocar dormir; también es primordial usar protección solar, porque un montón de gente se quema por estar tantas horas al sol. Tampoco hay que descuidar la cartera. Lo normal es que no pase nada, pero nunca dejes el dinero y la documentación en las tiendas. Otra cosa que recomiendo es no llevarse las chanclas a los conciertos. Es que por mucho que uno diga aquello de no me pises que llevo chanclas -asegura Roberto- al final acabas con los pies pisoteados, las chanclas rotas y tienes que volver a la tienda de campaña a caballito, como los niños pequeños ternacional- -nos comenta Chema Corral, jefe de prensa del Ayuntamiento de la localidad coruñesa- El año pasado nos visitaron unas cien mil personas de entre 18 y 35 años. Al principio venían sobre todo neohippies pero ahora acude gente de todo tipo que se une a la celebración en un ambiente de convivencia y respeto al entorno. Ese respeto al entorno también es primordial en el festival Músicos en la Naturaleza de Gredos. El festival, que nació el año pasado, busca atraer a la sierra abulense a un público de entre 30 y 50 años. En este caso los enclaves para hospedarse suelen ser casas rurales. Según fuentes de la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León, en la primera edición la gente dio un gran ejemplo. Habíamos contratado un equipo de limpieza para después del concierto de Sting y lo cierto es que se tardó sólo media hora en limpiar el recinto. El público había metido todos los desperdicios en bolsas y los había depositado en los cubos y las papeleras PAU BELLIDO El festival de Ortigueira, que cumple 29 años, es uno de los más concurridos una lista inmensa de e- mails A veces, con la gente que conoces un año, te vas al siguiente a otros festivales. Esto me sucedió a mí con unas amigas mexicanas. Según Roberto, de 30 años, los festivales son como una filosofía de vida para el verano. La música, la tienda de campaña, las cervezas, los amigos... Es como un mundo caracol con música dentro y donde te llevas todo a cuestas. Lo importante es pasarlo bien y no gastar demasiado dinero Si incluyes el precio del bono, en un festival de varios días te puedes gastar entre 300 y 400 euros- -dice Sonia- Aunque me imagino que habrá quien se lo monte para ahorrar todo lo posible. También hay festivales donde son gratis tanto las actuaciones como la acampada. El de Ortigueira es uno de ellos, lo que ocurre es que en estos sitios suele haber demasiado mogollón. Ortigueira, donde abundan los grupos gallegos y la música celta, es un festival que cumple en esta edición veintinueve años. Es el único en España que ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico In- Mundo caracol Prodigy, una de las atracciones del Creamfields Andalucía EPA (Pasa a la página siguiente)