Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 6 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Gordon Brown hizo tanto por renovar el laborismo como Blair, pero en el primero siempre pesó más una fuerte visión igualitarista G. Brown La ambición del hijo del pastor Proclamado hoy líder laborista, el miércoles sustituirá a Blair como primer ministro. Brown culmina así la larga marcha de una biografía política que comenzó a los pies del púlpito presbiteriano de su padre POR EMILI J. BLASCO FOTO: AP i padre fue un ministro de la iglesia. Para mí, mis padres fueron- -y su inspiración aún lo es- -mi compás moral. El compás que me ha guiado a través de cada etapa de mi vida. M Me enseñaron la importancia de la integridad y la decencia, de tratar a la gente justamente y del deber para con los demás Así se presentó formalmente Gordon Brown cuando a mediados de mayo fue confirmado como próximo líder laborista y seguro primer ministro. La infancia y adolescencia de Brown son tan definitorias de su carácter y aspiraciones, con la enorme influencia de su padre, pastor de la Iglesia Presbiteriana escocesa, que a la hora de analizar su personalidad humana y política hay que remitirse a aquellos tiempos tempranos. Si la biografía política de Tony Blair arranca después de que, comenzada la Universidad, colgara la guitarra eléctrica para interesarse por los asuntos públicos, la de Brown empieza a los pocos años de edad a los pies del púlpito de su padre, primero párroco en una barriada obrera de Glasgow, donde Gordon nació el 20 de febrero de 1951, y luego en el pueblo de Kirkcaldy. Mi padre fue una persona generosa que nos hizo ser conscientes de la pobreza y la enfermedad, de la injusticia y el desempleo. Me enseñó a tratar a todos con equidad; eso es algo que nunca he olvidado declaró. John Brown transmitió a sus tres hijos- -John, Gordon y Andrew- -un gran sentido del igualitarismo y la convicción presbiteriana de la necesidad de un Estado fuerte que castigue a los ricos