Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ El sexo de los osos as mujeres llevamos demasiados años siendo zorras para cambiar a osas así como así. Soy una osa dice el lema de la campaña simbólica y feminista que informa del verdadero sexo del oso madrileño que se encarama al madroño. A ver si nos entendemos, si se encarama (estoy pensando en el perro de mi hermana cuando voy a verla o en el orangután que se quiso beneficiar a Julia Roberts en la selva de Borneo) el bicho tiene más posibilidades de ser macho que hembra. Bueno, supongo que las no madrileñas estamos exentas de asumir la naturaleza plantígrada y podemos seguir con nuestro tradicional calificativo de zorra (cabra tampoco está mal) Ya lo recordaba Bette Davis: cuando un hombre da su opinión es un hombre; cuando la da una mujer, es una zorra. Y un hombre ha dado su opinión sobre la ministra Magdalena Álvarez llamándola especie de ministro marimacho al parecer, por cómo se dirige a los demás, subordinados o no, que no sé qué tendrá que ver el marimachismo con la mala educación. Y anda que también el insultador ha quedado en buen lugar (meterse así con una pobre señora mayor) En esta nueva competencia de encantadores piropos masculinos, zorra sigue siendo preferible a marimacho. Mujer que en su corpulencia o acciones parece hombre, según del DRAE. O sea, que un calificativo semejante (en el caso concreto, y en el de todas las ministras actuales, descartamos la corpulencia) se vuelve contra el que lo emite si éste es hombre. La parte buena del asunto es que si te llaman marimacho no te pueden llamar zorra porque el segundo término tiene un contenido esencialmente femenino que contradice el primero. Además, eso de marimacho es tan antiguo L Paz Vega, absolutamente en forma, dos meses después de dar a luz, en una de sus primeras salidas: una noche musical en las Ventas Juan José Lucas y la Presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez, entre otros. Del espectáculo, los actores Juan Carlos Naya y Verónica Megod; del mundo del deporte los futbolistas Iker Casillas Pato Clavet y Fernando Romay; de los toros, los diestros Antoñete y Luis Miguel Encabo junto al crítico de ABC Vicente Zabala; del Derecho, el académico Juan Antonio Sagardoy; por la empresa, Juan José Abaitua; la literatura estuvo reJuan Delibes y Joaquín Bardavío; el humor por Cesar Cadaval de los Morancos; y así hasta un total de cuarenta y dos parejas de famosos jugadores. Natalia Figueroa y Raúl se encargaron de entregar los galardones en una ceremonia que también contó con la presencia de María Teresa Campos. presentada por los escritores ABC ce. Bimba Bosé, Amaral, Blanca Romero, Fonsi Nieto y algunos más se sumaron al evento del portal de internet más buscado por los amantes de la música y con la sorpresa de una actuación privada del grupo Smashing Pumpkins que hizo las delicias del personal. La Fiesta también para no perderse fue la que se celebró en el Teatro Calderón para presentar MySpa- Por todo lo alto sa, Plácido Domingo, Antonio Banderas o Eduardo Chillida han recibido en ediciones anteriores este trofeo que elige a personas o instituciones que contribuyen al mantenimiento y la exaltación de los valores y costumbres de aquellos pueblos en los que el viñedo y el vino forman parte de su historia, su cultura y su idiosincrasia. mano de Macarena Blanchón fue fundamental para el buen rollo que se consiguió esa noche. Por ser amante y conocedora del fruto de la vid y de la trascendencia agrícola, empresarial y cultural que éste tiene es por lo que el jurado del premio Prestigio Rioja decidió que la presidenta del Banesto, Ana Patricia Botín, era la mejor candidata para su galardón anual. Tras recibir la estatuilla y diploma representativos del Premio de manos del presidente de La Rioja, Pedro Sanz Alonso, y del presidente del Consejo Regulador, Víctor Pascual Artacho, Ana Patricia Botín aseguró durante sus palabras de agradecimiento que la Denominación de Origen Calificada Rioja es una institución de referencia en España que ha traspasado nuestras fronteras por su tradición, por su calidad y por su imagen Vargas Llo- como una sartén con agujeros para asar castañas. Tan rancio. Otras expresiones semejantes tampoco es que suenen mejor. Virago, por ejemplo, aunque ésta no sirve para insulto excepto en la Real Academia o por ahí. Ponerle Virago a una moto es razón suficiente para que una chica que mida las palabras no se la compre (ni se suba de paquete) Igual que no puedes ir por ahí con un Mitsubichi Pajero (Montero en donde se habla español) aunque alguno de importación se ha visto. ¿Y la Honda Pantheon? ¿Pero quién quiere montar en una moto cuyo nombre suena a muerto? No se nace tonto, se llega a serlo. Menos clara está la máxima de Simone de Beauvoir en El segundo sexo (no se nace mujer, se llega a serlo) A veces la tontería tiene que ver con la religión llevada al extremo. Ahí está Mohamed Jatamí, el ex presidente iraní, siendo criticado en su país por estrechar la mano a mujeres durante un viaje a Italia. Porque en Irán están prohibidos desde el 79 los apretones de manos entre hombres y mujeres. Me parece bien que no se acerquen. Nadie en sus cabales querría estrechársela, digo yo, al presidente Comosellame (El que tiene los ojos como olivas de cuquillo en su nombre indio) Al lado de éstos, o del kurdo que mató a su hija en Londres por besar a un novio no deseado por el padre, hasta Chesterton resulta simpático y menos antiguo. Aunque soltara disparates (considerados ahora, claro) Con estilo, eso sí. Aunque escribiera (en Lo que está mal en el mundo que a principios del siglo XX la mujer se había rendido al hombre, que había admitido oficialmente que el hombre había tenido razón siempre, que la taberna (o el Parlamento) eran más importante que el hogar y que la política no era una excusa para beber cerveza, sino que era una sagrada solemnidad ante la que podían arrodillarse nuevas adoradoras femeninas (Emmeline Pankhurst, la pionera sufragista, y compañía) O cuando afirmaba que la cuestión no era si las mujeres servían para votar; era si los votos eran lo bastante buenos para las mujeres. Desde luego lo fueron después de Chesterton para todas las marimachos que llegaron lejos. De Golda Meir (el único hombre del gabinete, según Ben Gurion) a Angela Merkel, de Indira Gandhi a Margaret Tatcher. Nosotros, que vamos por detrás (hasta de la India) tenemos a Clara Campoamor, para quien los votos también eran buenos (no así para Victoria Kent) Campoamor es la primera de las candidatas para poner su careto en las monedas de euro futuro. Vaya, también podían haber puesto en la lista a la osa.