Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE POR DENTRO Motor: Diésel 3.0 litros TDI de 225 CV. Transmisión: Tracción total 4 Motion, con caja de cambio manual o Tiptronic de 6 velocidades. Suspensión: Delantera y trasera independiente con brazos transversales superpuestos. Frenos: Discos ventilados en ambos ejes con ABS, EPBD, ESP y asistente de frenada. Dirección: Cremallera asistida. Velocidad máxima: 212 km h. Aceleración: 8,9 segundos de 0 a 100 km h. Consumo medio: 12,8 litros cada 100 km. Largo ancho alto: 4,75 1,92 1,72 metros Capacidades: Maletero, 1.570 litros. Depósito, 100 litros. Garantía: 2 años sin límite de km. Precios: Touareg 3.0 V 6 4 Motion, 49.920 euros. Touareg 3.0 V 6 4 Motion Mot, 53.350 euros. significativo en cuanto a prestaciones se refiere; con el sistema de alimentación con inyección directa y tecnología piezoeléctrica heredada directamente de los motores del Phaeton junto a la unión del turbocompresor de geometría variable y el intercambiador de calor de última generación. Los adelantamientos son ahora más rápidos y seguros, se mejora en 2,5 segundos la aceleración de 0 a 100 km h y por lo tanto el aplomo en carretera. Con las nuevas prestaciones, los consumos han crecido algo respecto al R 5 TDI, pero no en la misma proporción en la que lo han hecho las posibilidades dinámicas. Hay que reconocer que 12,8 litros cada 100 kilómetros de consumo medio puede parecer algo alto, pero merece la pena respecto a las satisfacciones que otorga. Si lo que nos importa es reducir el consumo, con una conducción más relajada es sencillo rebajar la cifra hasta poco más de 10 litros. Las capacidades todoterreno han mejorado de igual manera que las prestaciones en carretera. Las querencias de tracción son siempre óptimas en terrenos medios y hay que tener en cuenta que la prueba la hemos realizado con una condiciones muy favorables, sin exceso de barro o con superficies deslizantes. Aun así, se ha desenvuelto a las mil maravillas, sin mayores problemas pues es muy fácil de conducir. El interior o la carrocería exterior no ha sufrido ningún cambio y, todo sea dicho de paso, le hace falta para hacerlo más moderno y atractivo, al igual que sus competidores, que son cada vez más agresivos. Peugeot 125 Geopolis Ciudadano con estilo propio No todo los scooters no iguales. Este que probamos tiene la rueda grande, que le da más estabilidad, está bien terminado y puede montar incluso frenos con ABS POR J. M. PÉREZ LAGO entro del amplio mercado de scooter 125 los hay para todos los gustos, pequeños o grandes, potentes o económicos, y este Geopolis, que sin duda se sitúa entre los más elaborados del segmento. Es grande y bien terminado, con una acertada mezcla de líneas curvas y rectas, con un escudo frontal que deja claro su origen, con unos faros inspirados en los del Peugeot 407. Es un scooter de rueda alta con sus virtudes (estabilidad y aplomo a alta velocidad) y sus defectos (menor espacio bajo el asiento y tal vez algo menos de manejabilidad) De chasis va sobrado, es común a toda la gama- -hasta 400 c. c. -y las suspensiones son bastante firmes y cumplen sin problemas, lo mismo que los frenos, potentes y con buen tacto. El motor es de diseño propio, con culata de cuatro válvulas e inyección electrónica, supera la norma Euro 3, rinde 15 CV y es capaz de superar los 110 km h reales en carretera. El asiento es de dos alturas, sin llegar a encajonar al piloto pues la distancia al ma- D Motor: Monocilíndrico 4 T Cilindrada: 124,8 c. c. Refrigeración: Líquida Alimentación: Inyección electrón. Embrague: Automático Transmisión: Por correa Ruedas: 110 70 16- 140 70 16, sin cámara Peso: 150 kg Altura asiento: 805 mm Precios: Premium, 3.349 euros; City, 3.499; Executive, 3.949. nillar es la correcta, lo que permite ir al pasajero cómodo, pues dispone de espacio suficiente y reposapiés plegables muy amplios. Al llevar el depósito de gasolina bajo la plataforma central, és- ta no es plana del todo y el espacio para los pies y transporte queda un poco limitado. Bajo el asiento cabe un casco tipo jet, lleva guantera con llave y toma de corriente y un gancho tras el escudo donde colgar alguna bolsa. Como en otros Peugeot, el cuadro de instrumentos es muy completo y fácil de leer de un solo vistazo. Aparcarlo tampoco es problema, tiene caballete lateral y central. Subirlo es sencillo para cualquiera y trae de serie llave codificada antirrobo. En el tráfico diario se desenvuelve perfectamente y destaca por su buena aceleración desde parado, la respuesta al acelerador es suave, sin golpes bruscos que puedan desequilibrar al maniobrar entre los coches, y la velocidad punta más que suficiente para la ciudad, aunque como todos los 125 se queda corto en carretera. El consumo no llega a los cuatro litros y, unido al depósito de 13,5 litros, le da una buena autonomía, con lo que se ahorran visitas a la gasolinera. Está disponible en tres acabados y el más equipado dispone de ABS y sistema de frenada combinada PBS, un plus de seguridad a la hora de frenar, una cadena antirrobo unida al chasis, desbloqueable sólo desde el interior del maletero. Puedes elegir entre cuatro colores metalizados, azul, gris, negro y naranja y además la gama de accesorios es muy completa, sobre todo dirigida a aumentar el confort y la protección al piloto.