Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE como solía decir con sorna su padre, un hijo de nadie. Debía de ser un recordatorio constante de la incapacidad de mi padre para tener un hijo propio. Al final comprendí el odio y la rabia y por qué debo acabar perdonándole Por aquel entonces, él también había encontrado un profesor inspirado, Stanley Thomas, que lucía camisas hippy y chaquetas de terciopelo. Bajo su influencia, empezó a despuntar. Cuando le permitieron incorporarse a los dos últimos cursos de arte en una escuela secundaria local, descubrió que había gente normal en el mundo que no te pegaba Aunque abandonó la escuela en 1974 sólo con un certificado en arte e incapaz de escribir o resolver sencillas operaciones aritméticas, había leído El origen de las especies y Mi lucha. Había devorado a Nietzsche y estudiado a Bertrand Russell y George Bernard Shaw. No sabía poner a hervir una tetera pero entendía de literatura, teatro, música y arte. Rodeado de chaperos, traficantes de drogas y retrasados mentales, me había convertido en una especie de excéntrico filosófico Después de unos cuantos empleos sin porvenir, empezó a trabajar en un hogar para enfermos mentales y probó distintas iglesias para ver si alguna satisfacía sus crecientes necesidades espirituales. Su madre le había bautizado en la Iglesia católica, y allí acabó dirigiéndose. Su primera inclinación fue convertirse en cartujo. Fue mi reacción a lo Hollywood. Quería huir del mundo y entrar en una orden silenciosa, porque el mundo había sido horrible Por suerte para sus amigos- -entre los cuales hay seis primeros ministros y varios miembros de la familia real- optó por un grupo sociable y conversador: los Frailes Franciscanos de la Expiación. Por fin tenía una familia. Tres títulos universitarios y dos doctorados después, trabajaba en la catedral de Westminster (como secretario de asuntos ecuménicos de Hume) donde aún permanece. Michael es Michael dice un amigo. Es muy querido. Le dan vía libre Para él, las conversiones de las celebridades son una distracción de su trabajo real: fomentar el diálogo entre fes. No es el epicentro ni el fin de mi existencia. En realidad es casi lo contrario de lo que hago Tras lo que concluye con una confesión asombrosa: Lo que me sucedió no es nada fuera de los habitual. Lo que tiene de poco habitual es que la mayoría de la gente no es tan estúpida como para escribirlo Excéntrico filósofo El padre Seed superó una trágica infancia marcada por los abusos y maltratos de su padre y el suicidio de su madre Daily Telegraph