Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 6 07 CLAVES DE ACTUALIDAD rismo. Se quiere aliviar la discapacitación sin saber el número de discapacitados; quedan por concretar las prestaciones a nivel mínimo; la relación entre plazas y población es inadecuada. En casos así, las leyes suelen verse desbordadas por la realidad, simple consecuencia del irrealismo. De Renfe a Iberia P Se quiere aliviar la discapacitación sin saber el número de discapacitados: la Ley de Dependencia, otra invención del zapaterismo H. MILLAN LA SEMANA EN UN BLOC Zapatero salva planetas e dice Zapatero a Rajoy que lo que falta de legislatura va a dedicarlo al cambio climático. Ya tenemos la clave luminosa del futuro, después del apagón brutal en el proceso de entendimiento con ETA propiciado por Zapatero. Como toda autocrítica le dañaría aún más, acude a la llamada cósmico- redentora de Al Gore. Ya le dijo a Gore que su documental apocalíptico sería distribuido en todas las escuelas de España. Miremos linealmente hacia el futuro planetario después de hurgar en las fosas del pasado nacional. Más molinos para energía eólica y de nucleares, no, gracias. Contradictoria posición ante la extremada dependencia energética de España y sin eficaz estrategia de presencia en la Unión Europea. deraba comedias tontas y alienantes. Durante tres décadas- -se recuerda al publicarse su biografía- -Doris Day fue la número uno en audiencia. Radiaba confianza, afabilidad, swing Hitchcock la lanzó al vértigo de una madre que busca al hijo secuestrado en El hombre que sabía demasiado su voz adaptó una canción como Qué será, será a la angustia. Ama de casa o mujer que trabaja, triunfaba también en el drama. Si era un modelo para otras mujeres, mucho peores los ha habido. L uente aéreo Barcelona- Madrid. Por la tarde, salgas a la hora que salgas, siempre cae algún retraso. Llegarás tarde a casa, a una cena con amigos, a la copa en una terraza. Tarde húmeda en Barcelona; atardecer de leve lluvia en Madrid. Larguísima media hora, ya embarcados. Explicaciones obsoletas que casi nadie cree. Oigo una apología de las terrazas de hoteles, para después de la cena. Terrazas desde la que se divisa el viejo y el nuevo Madrid, desde la cúpula de los grandes hoteles. En cincuenta minutos divisaremos la constelación de fuegos fatuos del Madrid de noche, viajeros exhaustos que se prometen ir en tren, sin empatía alguna con Iberia. Con sifón A VALENTÍ PUIG Ley y fundamento n el ejercicio político de la extrema racionalidad que se supone clave en cualquier política socialista desde Saint- Simon, la abundancia de ejemplos en sentido contrario demuestra que el racionalismo no lo es todo en política y que la demagogia no es exclusiva de nadie. A veces el PSOE legisla sin saber exactamente para quien, ni con qué fondos públicos y para qué plazos en el tiempo. Véase la Ley de Dependencia, algo similar en generación de expectativas a la anunciada dedicación de La Moncloa a la lucha contra el efecto invernadero. En los cálculos para aplicar la Ley de Dependencia, por ejemplo, el margen de receptores de asistencia varía en márgenes de un 50 por ciento. Entre 1,1 millones de ciudadanos y 2 millones, concretamente. El yerro en la estimación presupuestaria oscila entre 4 mil y 9 mil millones. Pero la Ley de Dependencia ya orbita en el mundo de los astros benefactores, como otras invenciones del zapate- E Doris feliz sistí en los años sesenta a un recital en el que se leyó una interminable letanía contra los Estados Unidos, comparando el napalm usado en Vietnam con las comedias cinematográficas de Doris Day y Rock Hudson, con Tony Randall como secundario adicto al dry martini y al psiquiatra. Me sentí más ofendido que solidario con el abuelo Ho Chi Minh porque desde niño he sido un espectador feliz de esas alegres piezas de Hollywood, pletóricas de diálogo ingenioso, de situaciones graciosas, de canciones magníficas y de un fino double entendre para la América confiada. La izquierda las consi- A dieta rigurosa, uno anda buscando una bebida asidua para este verano. Adiós a los gintonics burbujeantes con su lágrima de angostura, al cava con zumo de naranja, al whisky de malta con su poco de agua, a los vinos blancos perlados de frescor. Nada con teína o cafeína. Adiós a la cerveza blonda, al vino rosado con un buen arroz. No acierto con el sustituto. Tal vez un tinto ligero, algo fresco, de graduación baja, que admita la impertinencia sacrílega de unos cubitos de hielo. Ah, pero si ahí están el tinto con gaseosa, el vino tinto con sifón, consuelos imperecederos del estío peleón y ruidoso. Viene a la memoria, dosificando sifón y con su chaleco a rayas, el mayordomo de las marquesas opulentas y populacheras que Serafín dibujaba en La Codorniz Clasistas al revés aris Hilton podrá ser una gamberra adinerada pero, al contrario que De Juana Chaos, no se ha negado a llevar la pulsera telemática. Al final, resulta que pasará en la cárcel más tiempos que otros sentenciados por idénticos delitos, concretamente más que el 80 por ciento. Clasismo del resentimiento y de la envidia en la hoguera de las vanidades. vpuig abc. es P