Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 6 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Ice Lens de Heather Ackroyd Dan Harvey, trabajo sobre el hielo en el viaje de 2005 Ecoactivistas Arte contra el cambio climático Farewell, que atrajo al escritor Ian McEwan o al escultor Anthony Gormley, regresa. La fiebre verde seduce a los artistas TEXTO: JUAN FRANCISCO ALONSO FOTOS: CAPE FAREWELL Creadores que retratan el calentamiento de la Tierra. El proyecto Cape l Noorderlicht, una goleta de dos palos construida a principios del siglo XX, puede recordar a alguno de aquellos barcos en los que Gabriel de Castilla o James Cook descubrían el mundo y el frío extremo. Pero la misión de su tripulación, hoy, no es hallar sino recordar, no es cartografiar sino crear obras de arte bajo la inspiración de un paisaje que, tal vez, esté cambiando para siempre. Hemos entrado en una situación donde tenemos que pensar en las necesidades de las personas que no han nacido. Y no en las de nuestros hijos. Quizá ni siquiera en las de los hijos de nuestros hijos, sino en generaciones posteriores dijo el escritor Ian McEwan, autor de Amsterdam Expiación o Sábado uno de los invitados a los viajes E del grupo Cape Farewell (capefarewell. com) El proyecto nació en la mente de David Buckland, fotógrafo y videoartista británico, un ecoactivista preocupado porque en treinta años debemos modificar realmente nuestros estilos de vida, y no sé si los seres humanos tenemos la capacidad para la clase de cambio que es necesario A partir de esa reflexión vino lo demás, el barco, las expediciones, los artistas, y su misión de notarios: retratar el mundo que se va, el deshielo, las zonas árticas desgajadas, y transmitir el mensaje al gran público. Buckland, antes que Al Gore y su verdad incómoda, pensaba que el grito de alerta que lanzaban los científicos no estaba llegando al conjunto de la sociedad, ni siquiera a los políticos, y que la intervención de escrito- res, fotógrafos o pintores podría ayudar en ese objetivo. La primera expedición zarpó a final de mayo de 2003 desde Troms Noruega, la puerta del Ártico, con destino a los fiordos de Spitsbergen vía Bear Island. Avanzamos derechos hacia un iceberg. Todo el mundo está muy nervioso, incluido yo. El cielo, azul. Dos grados de temperatura, pero uno no lo siente... escribió en el cuaderno de bitácora el fotógrafo Gautier Deblonde. A su lado viajaban el pintor David Hume, Premio Turner en 1996, la oceanógrafa Sarah Fletcher, la novelista estadounidense Gretel Ehrlich o el director de cine David Hinton. Era una aventura completamente nueva: ojos acostumbrados a mirar en medio de la inmensidad blanca. ¿Quién dijo que la geo-