Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Soldados portugueses parten para Angola en 1961. La descolonización del viejo imperio luso fue un proceso necesario, pero que dejó abandonados a muchos en el camino AFP Portugal Las víctimas de la revolución Son los olvidados de la historia, los portugueses con posesiones en Angola y Mozambique, marginados en un proceso de descolonización en el que lo perdieron todo sin recibir compensación TEXTO: BELÉN RODRIGO. LISBOA a Revolución de los Claveles de abril del 74 pasó a la historia como una revuelta pacífica, un paso necesario para la llegada de la democracia a Portugal. Sin embargo, lejos del continente europeo, en las colonias africanas del imperio luso, la realidad fue muy distinta. Los portugueses que se encontraban en Angola y Mozambique, a donde habían acudido para defender los intereses de su país, se encontraron de un día para otro sin pa- L tria ni posesiones. Fueron los olvidados de la historia, los marginados de un proceso de descolonización incorrecto. Han pasado desde entonces más de 30 años y continúan a la espera de una reparación. Nos fuimos de allí porque nos obligaron recuerda María Clara Brandão, vicepresidenta de la Asociación de Expoliados de Mozambique (AEMO) Éramos portugueses porque las colonias formaban parte de Portugal Se ha contabilizado un millón de retornados y se han registrado unos 80.000 procesos de familias que dieron cuenta oficial de sus pérdidas, a la espera de poder recuperar lo perdido. Pero, por imposible que parezca, el proceso no ha avanzado y los afectados sólo han encontrado amables palabras del Estado portugués. Según explicó a ABC el presidente de AEMO, Vasco Rodrigues, sabemos que de los 80.000 procesos la mitad están informatizados, pero nunca se ha hecho un cálculo que permita saber de cuánto dinero estamos hablando Los acuerdos de Lusaca (1974) y de Alvor (1975) que daban la independencia a Mozambique y a Angola respectivamente, no contemplaron la defensa y salvaguardia de los bienes de los portugueses y extranjeros tras de la independencia. A su llegada a Portugal a muchos expoliados, totalmente en la ruina, no les quedó más remedio que volver a empezar desde cero. Ayudamos a la recuperación económica de Portugal destaca María Clara Brandão, y fuimos un factor decisivo en esa etapa a pesar de haber sido totalmente abandonados Llevan años luchando por lo que es suyo. Mi padre ha muerto subraya, pero sigo en la lucha por él, por todo lo que luchó en vida Tras muchas promesas y buenas palabras en junio del 2004, en la sesión de la Asamblea de la Re- pública, el ministro de Asuntos Parlamentarios presentó un informe conjunto de los ministerios de Hacienda, Exteriores y Seguridad Social para estudiar y proponer soluciones a las cuestiones pendientes relativas a los ciudadanos portugueses residentes en las antiguas colonias portuguesas La constitución de ese grupo de trabajo fue aprobada en el 2005 y ratificada por el actual gobierno. Sin embargo, siguen esperando a que el Ministerio de Hacienda nombre a su representante en el grupo. Después de todo lo que hemos luchado y sufrido nos agarramos a cualquier esperanza, y este grupo lo es, pero sigue sin funcionar se lamentan. No se cansan de defender sus intereses y, como pueden, sin hacer mucho ruido, intentan llamar la atención para que se sepa cuál es la situación. Otros países como Italia, Bélgica y Gran Bretaña ya han indemnizado a sus ciudadanos que se encontraban en Angola y Mozambique en los tiempos de la descolonización, recuerda Vasco Rodrigues. Incluso las empresas españolas que salieron de Portugal al ser nacionalizados sus negocios con la revolución ya han sido indemnizadas. Sólo faltan ellos. Este problema sólo tiene una solución por vía política y todas las instituciones creen que es una causa justa que debe ser resuelta