Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 6 07 EN PORTADA Ciclistas Sospechosos habituales POR PEDRO TOUCEDA Y MIGUEL ÁNGEL BARROSO i maillot a m a r i l lo está en el garaje de mi casa y pueden cogerlo cuando quieran. No tiene ningún valor. Lo que tiene valor para mí son los recuerdos Sin duda entre los recuerdos de Bjarne Riis, vencedor del Tour de 1996, estará la etapa de Hautacam, el puerto pirenaico que el corredor danés ascendió como un cohete con el plato grande. Su llegada a la meta, echando espuma por la boca y moviendo un desarrollo brutal, quedó para los anales del ciclismo. Por detrás, retorciéndose en las duras rampas, Miguel Induráin, el rey destronado. En su última participación en la carrera francesa finalizó undécimo, a más de catorce minutos del vencedor. Lo que se ha sabido ahora es que la hazaña de Riis en Hautacam y, en definitiva, su victoria en el Tour, se sustentó en el dopaje con EPO (eritropoyetina, hormona de síntesis que aumenta la cantidad de glóbulos rojos y mejora el rendimiento muscular) La confesión de Riis y de algunos de sus compañeros de aquel Telekom imbatible a mediados de la década de 1990 es el penúltimo capítulo de una serie de escándalos que han salpicado el ciclismo recientemente. Descalificaciones- -como la del maillot amarillo del Tour 2006, Floyd Landis- ajustes de cuentas- -el ex ciclista suizo Rolf Järmann asegura, sin pruebas, que todos los ganadores del Tour entre 1992 y 1999 consumieron sustancias dopantes- delaciones a cambio de importantes sumas de dinero, presiones para que ciertos corredores no participen en la próxima edición del M Tour... Un terremoto mediático que ha desplazado al ciclismo de las páginas de deportes a las de sucesos, al menos metafóricamente. La Operación Puerto realizada por la Guardia Civil en 2006 señalaba a Eufemiano Fuentes (médico de varios equipos ciclistas, y preparador de futbolis- tas, atletas, nadadores y tenistas) y a Manuel Saiz (el entonces director del Liberty Seguros) como mayores responsables de una trama de dopaje a gran escala. A pesar de que la Benemérita aseguró que había atletas, ciclistas, tenistas, futbolistas y baloncestistas implicados, sólo se han dado a conocer nombres de ciclistas. Es evidente que no podemos escudarnos en eso y que los casos de los últimos años son preocupantes e irrebatibles señala José Pipe Gómez, presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales. Pero no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. Hay una caza de brujas, el rumor cobra categoría de evidencia y se está haciendo mucho daño; la desmotivación de los corredores españoles es evidente, porque cada vez se sienten menos arropados por el público. Y eso que el ciclismo está a la vanguardia de la lucha antidopaje Ese hecho parece probado después del escándalo del Festina en el Tour de 1998, pero se da una gran paradoja: la persistencia de los tramposos y la descoordinación entre los diferentes estamentos ha provocado una catarata de Presunción de inocencia Tras devolver al ciclismo la épica de antaño, el anuncio del positivo de Landis en el pasado Tour fue todo un drama AFP