Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Increíble, pero falso e vuelto a recibir el correo electrónico, y de remitente serio, que da cuenta del famoso matrimonio secreto. No el de Domenico Cimarosa (pese al carácter de ópera bufa del asunto) sino el de la relevante política y la conocida periodista. Ya saben, esta noticia no ha salido en ningún medio informativo por la censura del Gobierno... y bla bla bla. Este mensaje de autodestruirá en cinco segundos. Aunque desde lo de Isabel Preysler y Miguel Boyer tengo la mente (y cualquier otra parte de mi cuerpo) abierta a toda noticia que previamente me parezca increíble pero falsa, lo cierto es que el matrimonio secreto es un hoax de manual. O sea, una maniobra sin (aparente) ánimo de lucro para hacer creer verdadero algo que no lo es. El rumor que emparejaba al ministro socialista y al torero duró poco, pero porque no tuvo la ayuda de internet. Lo del matrimonio secreto da la impresión de que va a ser reenviado en bucle durante años. Y con la velocidad de las mentiras de toda la vida. Como esas de las que hablaba Churchill una mentira puede haber recorrido ya medio mundo antes de que a la verdad le dé tiempo siquiera a calzarse las botas Hace unos meses se paseó por la prensa, en ediciones digitales fundamentalmente, uno de esos hoax (sí, vale, hoax se puede traducir como engaño o bulo pero no es lo mismo, igual que un sándwich nunca ha sido lo mismo que un bocadillo; los extranjerismos enriquecen el idioma) Se trataba de la noticia de que George W. Bush era el presidente estadounidense con más bajo cociente intelectual de los últimos 60 años, según los estudios de un Lovenstein Institute que no existía. Es un hoax que empezó a circular en 2001 y que ya entonces fue recogi- H Íker Casillas y el doctor Ángel Martín. Una salida del jugador para asistir a una fiesta llena de vips nes. Pensando siempre en lo mejor para Rocío es como se dieron esos pasos que algunos no supieron interpretar bien. Es duro asumir la realidad, pero es justo y necesario encajar los golpes de la vida sobre todo cuando ya ha pasado un tiempo prudencial. La elegancia, cariño y profesionalidad con la que los médicos trataron a Rocío Jurado es un ejemplo que llena de orgullo a la medicina española tal y como me aseguran muchos especialistas. Por eso, un año después, duelen más ciertos comentarios. Cambiando de tercio, una fiesta de lo más divertida y llena de caras conocidas se celebró en la discoteca Gabana para presentar un nuevo sistema láser de depilación de la Clínica Menorca. El doctor Angel Martín actuó de perfecto anfitrión recibiendo a sus amigos, entre los que se encontraba el portero del Real Madrid, Íker Casillas. Tras la foto de protocolo, Casillas se relajó y disfrutó de la fiesta en la zona vip de la sala donde se reunió con su novia Eva González y donde también coincidió con Lara Dibildos, que es una mujer nueva desde que decidió cortar definitivamente su historia de amor con ABC Ni un pelo de más el jinete Alvaro Muñoz Escasi, que comparte piso en Sotogrande con un amigo. A la vista de todo lo que le contaban cada vez que el jinete decidía dar una vuelta con sus amigos, Lara ha optado por cortar esa relación pero salvar lo mejor de su amistad por el bien de su hijo Álvaro. Al más puro estilo Ana Obregón, Lara Dibildos quiere que su pequeño se críe con la cercanía de un padre y de ahí que haga tripas corazón con tal de que el niño pueda disfrutar de la compañía de los dos. Fiesta de hombres fue la que se celebró para el estreno de la película Ocean 13 en Madrid. A falta de George Clooney, un ramillete de chicos entre los que estaban Pablo Durán o Maxim Huerta se vistieron de Hugo Boss para llegar a la fiesta en una limousine y sentir en su piel lo que supone pisar una alfombra roja. No son Clooney ni Brad Pitt, pero es lo que hay. Mis gargantas profundas me cuentan que el más divertido fue el novio de Lolita, Durán, el más cariñoso el televisivo Maxim Huerta y el más caprichoso resultó ser el cocinero Sergi Ariola, quien al parecer exigió camisa negra y corbata a pesar de que el resto iban con la clásica pajarita sobre camisa blanca. do por el diario británico The Guardian como noticia (luego rectificaría) Llega marzo de 2007 y resulta que el hoax no estaba muerto, estaba de parranda y va y se distribuye en español a través de la agencia Efe (vía Washington) A lo mejor dentro de unos años vuelve a la carga. No es que sin internet, incluso sin medios de comunicación a pedales, estas cosas no pasaran, pero eran de otra manera. O no, porque también se repetían en bucle, aunque cambiaran de lugar. Es el caso del rumor de Orleáns (y que antes había sido de Ruán) Es decir, ese disparate que en 1969 corrió por la ciudad francesa de que había secuestros en probadores de tiendas de confección. Se decía que las chicas desaparecían y eran trasladadas a África para destinarlas a la trata de blancas. Por supuesto, había una red judía de por medio, cómo no. Daniel Schneidermann lo cuenta en Le cauchemar médiatique así como que lo primero que se publicó sobre el asunto fue ya para desmentirlo. Un boca a boca. Aunque también es verdad que el rumor se reprodujo en Toulouse, en Lille, en Estrasburgo y hasta en París. Y a mediados de los años 80 volvió a La Roche- sur- Yon y a Laval. El pasado siempre vuelve. A veces los creadores de hoax y ya vuelvo a la era de internet, se esfuerzan y nos arrancan una sonrisa (o dos) Como cuando, citando como fuente la Universidad de Michigan, se lanzó el rumor de que la carne de McDonalds no era de vacuno ni de caballo (ni siquiera de perro, gato o dragón de Komodo) sino de unos seres manipulados genéticamente. De unos bultos sin patas, sin cuernos, sin huesos (sólo cartílagos) sin ojos, sin cola, sin casi pelo, alimentados con tubos conectados a sus estómagos, con una cabeza del tamaño de una pelota de tenis y con un espantoso aspecto gelatinoso. Y lo más creativo de todo el paquete, que cuando las autoridades quisieron obligar a la empresa a retirar de los anuncios que las hamburguesas fueran de carne de res, McDonalds alegó que en latín res significa cosa y que ellos producían carne de cosa y, por tanto, no se trataba de publicidad engañosa. Desde luego, el delirante hoax no se olvidaba de añadir que la ingestión de la tal cosa causaba graves daños a la salud y que incluso se relacionaba con el Alzheimer. El periodista inglés Claud Cockburn (primo de Evelyn Waugh y abuelo de una de las actrices de The O. C. para más currículo) decía que no había que creer nunca nada hasta que hubiera sido oficialmente negado. Por eso negar es tan poco recomendable.