Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Zaragoza y la novela Histórica erminan este domingo las innumerables Ferias del libro que han granado estas fechas, de Madrid a Cádiz, de Santiago de Compostela a Málaga, por los cuatro costados de papel de la geografía española. Entre las muchas actividades relacionadas con el fomento de la lectura y la necesaria relación de los autores con su público, comienza a cobrar peso la Feria del Libro de Zaragoza, desde que se hicieran cargo de sus actividades la Asociación Aragonesa de Escritores con Magdalena Lasala como presidenta, Javier Barreiro y Julio Blanco, así como el omnipresente y eficaz Juan Bolea, todos autores de reconocida valía y prestigio en la palabra escrita. Una de las actividades ligadas con esta feria, y cada vez con más prestigio, es el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad Zaragoza, que ha celebrado su tercera edición como premio de referencia no sólo por lo reñido y serio de su concesión, sino por el debate que genera una materia tan falta de discusión en profundidad. El alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, y su todavía concejal de cultura en funciones, Rosa Borraz, aseguraban que este debate sería potenciado el próximo año con un aumento de dotación del premio, así como con encuentros relacionados con la discusión literaria del género, coincidiendo con la fecha histórica de los sitios de Zaragoza y la Expo, para que la ciudad se convierta en un referente nacional de la Novela Histórica La escritora María Pilar Queralt presentó la obra ganadora de este año, La gran marcha de E. L. Doctorow, publicada en España por Roca editorial, del que dijo que siendo un libro riguroso, nos habla de la cara oculta de las cosas, y eso es algo fundamental T en una novela histórica Queralt formaba parte del jurado junto a José Calvo Poyatos, Fernando Martínez Laínez, Alfonso Mateo Sagasta, León Arsenal- -ganador de la edición anterior- Magdalena Lasala, Juan Bolea y Eutimio Merino. La novela se midió en las deliberaciones finales con las novelas de María Bordihn, Manuel Lozano Leyva, Almudena de Arteaga, y José Luis Corral. Según destacó León Arsenal, en sus páginas Doctorow se despoja de todos los tics de la novela histórica para contar una historia muy grande en muy pocas palabras razón por la que el fallo acabó siendo unánime. Doctorow envió un comunicado en el que dice: Me alegra sobremanera que el Premio de novela histórica Ciudad de Zaragoza haya recaído sobre La gran marcha Aprovecho para alabar a mis traductores Isabel Ferrer y Carlos Milla por su trabajo fiel y cuidadoso y a Roca Editorial, por su magnífica edición Blanca Rosa Roca, directora de la editorial, agradeció el galardón, asegurando que la trayectoria comprometida y consecuente de este auto habla por sí misma. Su papel como cronista de la historia americana, su inmensa capacidad de crear personajes que nos cogen de la mano para conducirnos, a través de sus vidas, por la existencia de un país tan admirado como vilipendiado y su extraordinario manejo de la lengua lo convierten, sin lugar a dudas, en un clásico contemporáneo de la literatura en lengua inglesa, continuador de Faulkner, Hemingway o Scott Fitgerald. Se entregó el Premio de Honor de Novela Histórica a Gisbert Haefs, que revelaba que va a abandonar el tema de las civilizaciones clásicas para ambientar su próxima obra en época de Lutero. El anuncio del fallo y la entrega de premios por Juan Bolea, por parte de la Asociación de Escritores, y Belloch, por el Ayuntamiento, estuvo impregnado del recuerdo por la muerte del periodista aragonés y escritor Alfonso Zapater. Una excelente iniciativa, la de esta feria zaragozana, que pone sobre el tapete de la discusión literaria la profundización en un género novelesco que ha existido siempre, con grandes nombres como Dumas, Graves, Yourcernar, o Mújica Laínez, por decir algunos de los más reconocibles, y en el que la crítica malintencionada y no siempre formada, han distorsionado sus márgenes. E. L. Doctorow declaró a propósito: No acepto que el adjetivo histórico pueda modificar el sustantivo novela y el historiador cuenta lo que pasó, el novelista llega al fondo de los sentimientos Un buen punto de partida como esta feria y este premio. Enhorabuena. JESÚS GARCÍA Economía Poder catalán R do y multiplica compulsivamente las bocanadas de humo de su cigarrillo cuando le preguntas si va a jubilarse pronto. Igual que Botín y otros banqueros odian esa cuestión por que simplemente no saben hacer otra cosa que ser banqueros. Fornesa, a punto de cumplir 76 años, se ha vuelto a librar. Ha contribuido, dos años antes de lo previsto, a la sustitución en la presidencia de La Caixa por Isidre Fainé, de 65 años, 8 hijos, de profunda convicción religiosa. Corona sus ambiciones tras aquellos años difíciles que compartió como director general con un Antoni Brufau con el que no se entendía. Don Ricard, 30 años en La Caixa, se levantó de la mesa el pasado viernes en mitad de la rueda de prensa y se fue. Dejó que los focos se centraran en Fainé. Pero Fornesa sigue en el holding de participadas como presidente. Será centro de las miradas de aquí hasta noviembre con el parto bursátil de Caixaholding. 20.000 millones de euros de perímetro y un pellizco del 20 por ciento para vender y hacer las europas La mayor caja española se ha convertido con el tándem Fornesa- Fainé en la primera corporación industrial del país. Ahora la ponen en valor. La construyeron cuando los bancos vendían a manos llenas para iniciar su aventura latinoamericana, que tantos quebrantos provocó con los efectos Samba y Tequila. Nosotros- -las cajas- -no podemos ampliar capital insiste Fornesa así que es una buena forma de anegar dinero para la expansión. Además al sacar el holding a bolsa limitan la presión del Banco de España, contrario a la acumulación de riesgos industriales. Conseguirán probablemente más me- icard Fornesa respira hon- dio millón de accionistas a los que dar cuenta. Una pata semipública y otra privada, una especie de híbrido, en el que la intervención de cualquier Gobierno de turno se torna más dificil. Fainé ha acelerado el cambio justo después de las municipales en un momento tranquilo pero que, sobre todo, deja atada la sustitución evitando cualquier veleidad política. José Montilla se lleva bien con ambos, pero mejor con Brufau, vicepresidente de La Caixa, y presidente de Repsol, con el que compartió ideas a su paso por Madrid. Brufau se ha aliado con Luis del Rivero, Sacyr. El mismo que intentó el asalto fallido al BBVA, compró el 20 por ciento de Repsol. Mientras Florentino Pérez comparte con La Caixa en Abertis el proyecto de crear la mayor empresa de pistas europea con Atlantis. El Gobierno Prodi se niega a que Barcelona sea la sede. Decía hace una semana José Montilla queremos multinacionales catalanas Esa es la idea que surge cuando se plantea la posibilidad- -ahora pura especulación- -de que La Caixa trate de construir la gran energética con Gas Natural, Repsol, quién sabe si con Iberdrola y con Suez. Por supuesto, con Florentino y los March. Demasiados gallos para un solo corral. Pero Fainé ha vestido el santo de La Caixa y ha dejado en cuadro la cúpula del Sabadell, que cedió a Astroc su director financiero y ahora le birlan a Juan María Nin, su consejero delegado que asume la dirección general la caja. Nin ha sido clave en las digestiones del Sabadell para crecer y ha llegado a La Caixa para algo parecido. Es el trabajador más audaz del bolo alimenticio de las fusiones. Llega compra, une, adelgaza y crea. A Fornesa no le gustan las fusiones entre cajas catalanas por que simplemente las ve inviables y su presencia en otras comunidades es lo suficientemente amplia- -en Andalucia es numero uno por sucursales- -como para no esperar grandes operaciones. Sin embargo quiere crecer en el Este. Dentro de La Caixa la idea del holding no ha sentado igual a todos los presidentes de las participadas así que hay que limar diferencias igual que con el Gobierno de la Generalitat, con el que hay que llevarse bien esté quien esté. El poder empresarial catalán es otra vez notable y encuentra sus sistemas para sobrevivir en la jungla política, aunque Montilla parece dispuesto a dar la batalla en la Generalitat por la creación de multinacionales catalanas. Veremos en qué queda. Un trabajador audaz