Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16- 17 D 7 LOS DOMINGOS DE Bono, en las filas ya enclenques de la teología de la liberación y a la vez besando manos episcopales JAIME GARCÍA so por Madrid entre dos vuelos trasatlánticos. El tour d horizon es breve: Montilla manda todo lo que puede y busca poner en cintura a ERC, en CiU hay mar gruesa, el PP paga por la ligereza estratégica de Piqué y su equipo más inmediato. El catalanismo tal como se concebía en los años del pujolismo parece más bien una carcasa vacía. Sobreviven las pirañas. El poder institucional y mediático de los socialistas no tiene precedentes. Incluso Barcelona, por efecto mimético, acusa indicios de dejadez y, sobre todo, de falta de autoridad, como ocurre también con la política de seguridad que tan desastrosamente lleva el conseller Saura, eco- comunista. La revuelta de los mossos de esquadra debe tener desquiciado al presidente de la Generalitat un político que cree que la izquierda le cedió gratuitamente el concepto de seguridad a la derecha Luego pasamos- forma ya muy sobada de perder el tiempo- a comparar los restaurantes de Barcelona con los de Madrid. LA SEMANA EN UN BLOC Lugar y hora Supe del final de la tregua de ETA ante la pantalla del ordenador, porque el chip transmite el bien y el mal con la misma celeridad fulminante, sin saber ni tan siquiera que bien y mal existan. De que existen, da fe ETA, mensajera de la muerte. De Bono a Boff Hace años que la parroquia de San Carlos Borromeo no está autorizada para dar servicio religioso. Allí ha acudido José Bono para comulgar en solidaridad con los justos y los marginados. Bella estampa, después de haber bordado con hilatura de oro su arrogancia política en un canal de televisión, la noche de las elecciones municipales. Bono en las filas ya enclenques de la teología de la liberación y a la vez besando manos episcopales para saberse centro del mundo: tragicómico dilema, ya hibernado, del congreso socialista en el que estuvo a punto de ser elegido frente al desconocido Rodríguez Zapatero. Sabe que San Carlos Borromeo, con los auspicios del arzobispado de Madrid, es ahora un centro asistencial en manos de Caritas pero por si acaso no quiere perder comba. Luego aparece Leonardo Boff, otro ego que no necesita de masajeo mediático para dilatarse en forma cósmica. Si Bono y Boff saben como llevar la Iglesia católica al tribunal supremo, ya debieran fundar de una vez esa nueva religión tan justa, necesaria y verdadera. Dos años antes de la caída del muro de Berlín, el perspicaz y visionario Leonardo Boff visitó la Unión Soviética y dijo que aquellos regímenes socialistas eran muy éticos y limpios. Suya es la equiparación entre la Cuba castrista y el Reino de Dios en la tierra. Gran compañía para Bono en la procesión del Corpus. vpuig abc. es Dos padres Para indagar en la fascinación sombría por el nazismo, dos libros magníficos: Yo no de Joaquim Fest, biógrafo de Hitler y Albert Speer; de Klaus Mann Cambio de rumbo su mejor libro. En las dos autobiografías, la figura del padre- -admirada o elidida- -salva al hijo de cualquier tentación totalitaria. Honrar a padre y madre: pasión inútil para quien prefiera el espejo de Narciso. Mejor con cartucheras Antes de su transfiguración física, era una mujer alegre, pizpireta, con una gracia natural que daba envidia. Fatalmente su marido se empeñó en hacer de Pigmalión, hasta convencerla de que pasase por el quirófano: remozamiento pectoral, labios de fresón apisonado, cartucheras fuera, lifting integral. Apareció una mujer distinta, insegura, más torpe en su movimiento antes grácil. La que antes mariposeaba con tanta naturalidad, se apalancó en el sofá. La que antes quedaba chic con cualquier trapo que se pusiera acabó acartonada como un nuevo tapizado. El marido ha decidido cambiar de vida: se fue a un apartamento, a vivir con una joven bollicao a la que se le ve el tanga debajo del pantalón escueto. Ella, la esposa de toda la vida, no sabe cómo regresar a su perfil del pasado, cómo recuperar aquella personalidad ligera, de colibrí con cartucheras y pecho un poco caído. Tragedias de la sociedad de la abundancia. VALENTÍ PUIG En Palma de Mallorca está la calle más cara de España, la milla de platino. Es el Passeig D Alt Muralla, a 15.000 euros el metro cuadrado. A precio similar- -y simbólico, claro- -debe de estar el escaño en el juego de poder balear, según el índice Dow Jones que marca Maria Antonia Munar, líder de Unió Mallorquina, un minipartido que se infiltró en la vida pública por los resquicios del sistema electoral. Tiene entre manos un problema de conciencia porque a veces considera un dilema de gravedad elegir entre la derecha o la izquierda balear como socios por cuatro años. La solución la da el Ibex o apostar en un casino online Todo cotiza Piraña catalana En la vida pública de Cataluña casi todo tiene un aspecto alicaído, dice el empresario catalán, de pa-